VeRa

«The Awakening» – Entrevista a Verónica Ramos (VeRa)

VeRa es el proyecto de música electrónica de la cantante, compositora y productora uruguaya Verónica Ramos. Actualmente radicada en Montevideo, VeRa también es conocida por desempeñarse como DJ, e integrar el colectivo femenino Not Dolls.

Su disco más reciente es “The Awakening”, publicado a través del sello argentino Clap Your Hands Records en agosto de 2020. En ésta entrevista, repasamos el camino que la condujo a la edición de éste nuevo disco, y analizamos cómo ha evolucionado su sonido en relación al primer álbum editado como VeRa en 2013: “A Void Filled With Sounds”.

–¿Dónde dirías que se sitúa VeRa en la escena musical uruguaya? ¿Dónde te gustaría estar situada?

–Sin dudas formo parte la escena under/electrónica. Un nicho que se ha formado en estos últimos años con un crecimiento global de la música electrónica, formado por proyectos solistas y bandas de músicos/as que en muchos casos venimos de otros géneros. Personalmente me siento muy cómoda con el lugar que ocupo en la escena musical uruguaya, lo que siempre busco es poder llegar a más oídos y compartir mi música con cuantos más se interesen.

–Transcurrieron siete años entre la creación de “A Void Filled With Sounds” y “The Awakening”. ¿Se ven las circunstancias que inspiraron éste nuevo álbum reflejadas en el uso de recursos compositivos distintos a los que empleaste en el anterior?

–En ese interín formé parte de Cacciatore como tecladista y estuve muy presente en la composición y producción de Unificar, hasta que en 2018 aproximadamente volví a retomar VeRa como proyecto solista. En ese año se suma Hugo Angelelli como baterista con su bata electrónica al formato en vivo y en 2019 empieza a gestarse The Awakening. En 2019 empiezo a componer los temas de The Awakening con más trabajo en lo vocal, creo que la ejecución vocal es algo que he pulido en este último tiempo. También las situaciones de vida son muy distintas A Void Filled With Sounds fue compuesto mientras vivía en Buenos Aires y fue más un ejercicio de producción. The Awakening fue compuesto en Montevideo, con más herramientas técnicas adquiridas.

–¿Qué hay de su producción propiamente dicha? ¿Cuáles son las diferencias más inmediatas que notás a nivel de concepto sonoro?

–Pasaron años, pero el amor por los sintetizadores no cambió, creo que en este disco la producción es más despojada y directa que en A Void Filled With Sounds. Busqué darle más lugar al silencio, que también es fundamental en la música, aplicando la premisa del “menos es más”. En el disco anterior los climas son más recargados, en The Awakening cada elemento tiene su lugar bien marcado en el espacio sonoro pero algo que se mantiene como elemento que los unifica son las líneas de bajo bien marcadas.

–Y si te ponés en el lugar del oyente, ¿cómo pensás que van a percibir las composiciones de este nuevo disco con relación a las del primero? ¿Hay una continuación, o una ruptura?

–Yo creo que se percibe principalmente como una continuación. Poniéndome detallista con los estilos, me alejé un poco más del synthpop clásico para coquetear con el EBM, género que estoy escuchando y estudiando bastante últimamente y se vio reflejado en The Awakening en los criterios de mezcla y producción.

–¿Qué tanto incide en tus composiciones el hecho de haber estudiado cine? Dado que tus letras están en otro idioma, ¿sentís que eso puede facilitar la creación de climas emocionales más contundentes?

–Haber estudiado cine influye en la creación de climas, muchas veces trabajo las letras como una descripción de una imagen o escenario que se figura en mi mente. El hecho de que sean en inglés tiene que ver en gran medida por la falta de referentes en español que hay de estos géneros. Tu oído se acostumbra a asociar esos sonidos con el inglés. Por otro lado, considero que al ser “indirecta” la letra en inglés, ayuda a no dejar de tener la atención en lo musical.

–¿Qué tanto repercutió en tu proyecto haber estado un tiempo considerable radicada en Argentina? ¿Dirías que eso modificó tu percepción del arte, o más bien afianzó la que ya tenías?

–Claramente el tiempo que viví allá ha influido considerablemente, es una ciudad muy “efervescente” en cuanto a lo cultural. En la época en la que yo estaba era impresionante la oferta de consumo cultural gratuita que había y muy variada y de excelente calidad. El acceso a lo cultural y consumir cultura es mucho más accesible que acá y tuve la suerte de aprovecharlo. Allá fue donde me metí de lleno a aprender producción y a afianzar el tipo de música que quería hacer.

–¿Cómo es un concierto de VeRa? ¿Qué procurás transmitirle al público? ¿Y cuáles son tus expectativas como artista?

–La mayoría de los conciertos de VeRa han sido en contexto de fiestas o en recitales que se convierten en fiesta. Me gusta que el público se mueva, para los toques armo un set como un DJ, ordeno los temas en orden creciente de energía y siempre mezclados, sin perder la continuidad del beat. Por eso no es como ir a ver una banda que toca un tema, termina, aplauden, empieza otro y así sucesivamente. La idea es no darles respiro, que no puedan parar una vez que empezaron a moverse. Tampoco lo hacemos Hugo y yo, no paramos salvo una pausa estratégica a la mitad del toque para contactar con el público y tomar agua.

–Sos también conocida por tu faceta como DJ, y me parece especialmente destacable tu labor como parte del colectivo Not Dolls. ¿Podrías explicarle a los lectores en qué consiste ese colectivo, y cuál es el rol que desempeñás en él?

–Not Dolls es una movida a la cual me sumo en 2019. Ivanna fue la Dj propulsora de ese colectivo acá en Montevideo. Vi unas publicaciones en Facebook, me contacté y así empezó todo. El objetivo era concentrar Djs y productoras de música electrónica, hacer fechas en las que varias tocábamos y todas tenían visibilidad. Hablo en pasado porque lamentablemente con la crisis sanitaria no se ha podido seguir con ese tipo de eventos y el grupo se ha disgregado por eso. Espero que cuando volvamos a la normalidad también vuelva Not Dolls

–¿Cuáles son tus planes para lo que queda del año? ¿Ya comenzaste a visualizar un próximo disco, sea de material nuevo o de remezclas de “The Awakening”?

–Este año estoy produciendo un próximo disco. Hay varios temas que están en proceso de composición aún, otros más avanzados que otros, pero ya viene encaminado. Siempre participando Hugo Angelelli adicionando arreglos percutivos. También estoy explorando hacer letras en español y la incorporación de guitarras de la mano de Fernando Novelli (Capitán Tormenta y ex-Rouge) un instrumento atípico en mi música pero trabajada desde un lugar poco convencional queda muy bien.

(Imagen de portada: Milagros Luissi)

(Visited 86 times, 86 visits today)



Emilio Pérez Miguel

Emilio Pérez Miguel

(Montevideo, 2 de diciembre de 1979) Traductor público de idioma inglés, periodista cultural y organizador de eventos a beneficio de hospitales pediátricos en Uruguay y Argentina. Su labor periodística comenzó en junio de 2009 con la fundación de MusicKO, un sitio dedicado a la reseña de artistas emergentes. En la actualidad colabora con diversos portales entre los que se incluye Cooltivarte, al cual se integró a inicios de 2011. Como escritor, publicó dos libros de poesía en 2009 y 2010 (“Once” y “Ten”) y uno en prosa que vio la luz en 2013 (“Ayer La Lluvia”). "Once" y "Ten" fueron libros híbridos, con una propuesta enraizada en igual parte en la música y la poesía. "Ayer La Lluvia" aunó esta pluralidad de formas, y se presentó con los artistas que lo inspiraron en un festival de música y literatura que se extendió durante dos años, al término del cual Pérez Miguel se retiró como escritor. Las experiencias vividas durante ese tiempo fueron entonces sintetizadas en la "Campaña Del Juguete", una gira de conciertos que beneficia al Hospital Pereira Rossell en Uruguay, y al Hospital Garrahan en Argentina. Pérez Miguel fue asimismo el primer escritor uruguayo en subir todos sus libros a Internet, amparándose en el sistema de derechos libres conocido como Creative Commons. Basándose en que "el arte es para compartir y no para competir" y buscando "una democratización real de los bienes culturales", el autor comparte su obra en su propio sitio y en diversas páginas que fomentan la literatura, de manera libre y gratuita.