Adiós Blast

#Adiós_Blast. Parece increíble que 2 días antes de que se declarara la emergencia sanitaria -esto que hoy padecemos porque se trataba en realidad de una dictadura sanitaria global- yo estuve en Blast viendo en vivo nada menos que a la legendaria banda Black Flag. Fue el último gran show internacional que tuvo esta ciudad en la vieja normalidad. Los Black Flag esa noche del miércoles 11 de marzo de 2020, después de tocar en Blast terminaron en Las Palmas trasnochando. Nunca más volvió a tocar una banda extranjera en Montevideo desde entonces.

Para este gobierno, que asumió apenas 10 días antes de que Black Flag tocara en Blast, la cultura es lo último que importa, si es que acaso importa algo. La farsa de la pandemia le vino de maravillas al gobierno para cortarle la cabeza a la cultura y no quedar como el rey de la censura. «Camuflando en democracia este fascismo», como cantaba La Polla -otra banda que se presentó en Montevideo también antes de la maldita dictadura sanitaria- el gobierno se dio el gusto de silenciar todas las expresiones artísticas a las que, erróneamente, tiende a asociar con la ideología de izquierda.

No olvidemos la patraña que se mandó el gobierno orquestando en las sombras el escandalete de las cuentas de instagram «varones del carnaval» y «varones del rock». Con esa artimaña sucia y falsa buscaron debilitar al ya castigado rubro artístico de Montevideo y del país. La derecha de los blancos detesta la cultura popular. Detesta a la juventud reunida. Detesta que nadie quiera tocarles en sus putos actos partidarios porque la cultura no apoya dictadores ni represores.

En este contexto la cultura de este país va a tener que reinventarse para sobrevivir hasta que esta dictadura que gobierna caiga en las urnas en octubre de 2024. Hasta entonces, van a seguir cerrando lugares como Blast.

Pero hay algo que deberían considerar todos los artistas de este país: el que calla, otorga. Si no empiezan a manifestarse en público desde sus redes sociales al menos, si no se unen, si no alzan su voz, están avalando por omisión la nula política cultural de este gobierno, y están respaldando con su silencio a la dictadura sanitaria que les recorta los derechos de trabajar y vivir del arte dignamente.

Así que si no quieren que los sigan cogiendo, súbanse los pantalones y pateen este maldito tablero, que la lucha se gana o se pierde en la calle. Joder.

(Visited 136 times, 7 visits today)



Lorena Bello

Lorena Bello (1975) ha sido conductora y productora de los programas “No corras q’speor” (CX50 Independencia, 1990 – 1991), “El Pájaro de Mal Agüero (FM Del Molino,Pando,1995), “En busca de la radio perdida” (CX 36 Centenario, 1996), “Rocanrol del Arrabal” y “Agítese antes de oír” (Sodre 1050 AM,1996- 2001), “Transistor” y “Comando Spica” (1410 AM Libre, 2002), “Tarde Energy” (Energy FM 106.7,2004). Como locutora, ha realizado participaciones especiales en “La radio ataca” (810AM El Espectador, 1996), y “Red de Noticias Deportivas” (Circuito CORI, 2004) y trabajó en locución comercial para diversas agencias y productoras. Trabajó como conductora y voz en off para los programas de TV “Los de afuera son de palo” y “Gente en obra” (emitidos en red de canales cable de Ciudad de la Costa, Canelones, La Paz y Las Piedras, 1997-1999). En prensa escrita realizó la “Revista Digital Deltoya”(publicación web sobre cultura y medios, 2002-2007) y fue colaboradora de suplemento “Puro Rock” (diario La República, 1999-2000), Revista “Pelo” (Argentina,2000-2001), La Diaria sección Cultura y suplemento “R” (2007-2013). También se desempeñó como productora de espectáculos, creando los Primeros Premios al Rock Uruguayo “Agítese Awards” (desde el programa “Agítese antes de oír”, con tres ediciones realizadas, 2000-2002). Fue encargada de Prensa y Difusión del grupo La Tabaré Riverock Banda (1996-1999), de Los Traidores (1998) y de los sellos discográficos DBD y Koala Records (1998-1999). Asimismo fue miembro del jurado de la primera edición del concurso “Rock en Ruedas Solidario de Cutcsa” (2004).