OSCAR LARROCA 100 SOBRE 100

Nuevo libro de Oscar Larroca “100 sobre 100; Ilustraciones para cien filmes del siglo XX” Ediciones de la Plaza, abril de 2020. 112 páginas.  

Dibujar el cine

 

Oscar Larroca es uno de los más destacados artistas visuales y ensayistas en el ámbito cultural nacional. Su dilatada y reconocida trayectoria artística y literaria, así como en el diseño gráfico, lo sitúa como un referente en esos campos de la creación, también llevando a cabo su tarea como docente. Pero además, Larroca es un consumado cinéfilo, y en este caso, unió sus esfuerzos intelectuales y creativos con otra figura relevante del ambiente cultural local, como lo es el también destacado crítico de cine y periodista Guillermo Zapiola, para dar vida en imágenes y textos a este libro, “100 sobre 100; Ilustraciones para cien filmes del siglo XX”.

La regocijante sensación lograda por este libro, es la de sentarse en una butaca y contemplar como una a una pasan las ilustraciones a medida que avanzamos de página, y nos vamos metiendo en cada uno de estos filmes, que representan diferentes estéticas y vanguardias cinematográficas a lo largo del siglo XX. El comienzo es nada menos que con un clásico que tiene aires a pionera ciencia ficción, como lo es “Le voyage dans la Lune”, del director francés Georges Meliès, de 1902. A partir de ahí, este viaje visual y plástico, complementado con acertadas y breves reseñas a pie de cada ilustración por parte de Zapiola, que dan un (y valga la palabra) “pantallazo” del argumento de cada film, a la vez que  aportan información como el  título y país originales, año de lanzamiento, director y duración del film, entre otros datos interesantes, deleita página a página, por la manera en que Larroca sintetiza el espíritu de cada film en líneas, trazos, contornos, matices, luces y sombras, en los que el cine se conjuga con la ilustración y a la vez con el texto. Este último funciona, empero, como un elemento complementario a lo visual, que a modo de comentario «en off», nos introduce en las ilustraciones, casi que para ser partícipes de las mismas (a modo del innovador video clip de la canción “Take On Me”, de los noruegos a-ha). Además, el gran tamaño del libro (32 x 24,5 cms.) hace que cada una de estas ilustraciones adquiera un porte visual superlativo, recordando a los viejos afiches que promocionaban las obras cinematográficas en otros tiempos. Sobre este punto, el lúcido comentario en la contratapa del libro a cargo del escritor Carlos Rehermann hace referencia a ese universo visual y gráfico de los afiches de cine, al tiempo que nos brinda un muy buen análisis general de esta obra, señalando además la labor artística del diseñador gráfico.

Cada ilustración se despliega majestuosa ante los ojos, y podemos descubrir en ellas guiños plásticos y estéticos, con los que claramente identificamos cada film. La recorrida finaliza con un estupendo doblete del año 1999: nada menos que “Eyes Wide Shut” de Stanley Kubrick, y “American Beauty”, de Sam Mendes. Como se podrá entender, esta reseña no mencionará cada uno de los filmes aquí referidos, sería cuestión, justamente de poseer este libro, e ir descubriendo, de manera más o menos sorprendente o previsible, las obras cinematográficas que Larroca nos literalmente dibuja, y que son parte de su memoria artística y creativa vital. En este sentido, Larroca expresa en el prólogo de su autoría, las muy variadas razones por las cuales fueron elegidos esos filmes, razones que tiene que ver con un “un vuelco expresivo novedoso”, la “revelación de un universo poético oculto bajo las costuras de una aparente formalidad, […] por sus climas, sus estéticas visuales, sus pinceladas humorísticas o descabelladas e inocentes narraciones”, además de que algunos otros fueron elegidos sencillamente por estados de ánimo. A modo de muestreo sólo mencioné obras del principio y del final, tanto del siglo como de este libro, todo lo del medio no se lo deberían perder, hay clásicos que todos conocemos y admiramos, y otros que sin llegar a tanto, son parte importante de la rica historia cinematográfica del siglo pasado.

Ya casi al final, Larroca nos ofrece un detallado técnico creativo, esto es, el método, los materiales y a la vez  la técnica empleada para la realización de cada una de las ilustraciones. Lo que nos da una idea de cómo fueron hechas cada una de estas. Hace además algunos agradecimientos importantes, a Zapiola por supuesto, al fotógrafo Trygve Rasmussen y al fotógrafo y diseñador gráfico Rodolfo Fuentes («cuyo talento en el área del diseño ha tutelado gran parte de mis publicaciones», subraya Larroca). En honor a la exactitud, la recorrida por esta personal historia del cine, aún no termina una vez concluido el paseo por esta galería de arte del “séptimo arte”, y esos detalles técnicos de cada ilustración, ya que, para enriquecer más aún el contenido y aumentar su selección de obras, Larroca esta vez, sin ilustraciones y simplemente en un listado, agrega en la última página algo que deviene en una muy acertada idea llamada “Mis siguientes cien títulos de filmes del siglo XX”, demostrando que cuando se tiene un gusto y conocimiento cabal y extenso por una temática, resulta muy difícil la antología, la síntesis, el recorte, elaborar un “Best of” en el que se quede uno mínimamente conforme  y menos aún conformar a todos, algo que por supuesto no se desea en este libro. Referido a esto último, Larroca, en ese mismo prólogo sentencia “No existen razones para que todos los aficionados coincidan con las obras seleccionadas; sobre todo en el entendido de que el ejercicio crítico que pudiera arrojar luz sobre los gustos ajenos (y a la derivación de alguna coincidencia) fue reemplazado, por el momento, por el silencio de un compendio personal sostenido apenas por las imágenes que lo ilustran”. Y de eso se trata. Porque como en cualquier antología, (ocurre en innumerables “Greatest Hits” de bandas y músicos), siempre, inevitablemente alguien dirá, “ah pero falta…”, y sí, obviamente “falta”, pero como muy bien lo aclara Larroca en ese mismo prólogo, “Toda selección, elección o recorte de un conjunto mayor […] responde a gustos, miradas y juicios subjetivos. Lo que se conoce como ranking personal, es introspectivo, aunque no menos legítimo que el promedio de la sumatoria de preferencias de un grupo de expertos…” Entonces, no se trata de “lo que falta” sino de “lo que está”, y lo que está son estas cien obras del cine que Larroca admira y en gran medida recomienda a través de sus creaciones gráficas, (doscientas si tomamos en cuenta el listado agregado mencionado más arriba, dejando la sensación que perfectamente podría sin dificultad elaborar una tercera centena de obras), y que nos dice y (de) muestra mucho sobre el extenso y exquisito gusto estético, en este caso vinculado al cine, de alguien que emprende la aventura de realizar semejante y audaz emprendimiento editorial. Que comience la función…

 

 

 

(Visited 135 times, 19 visits today)



Paulo Roddel

Nació e1 13 de octubre de 1977, en Montevideo, Uruguay. Ha publicado poesía y cuentos en revistas y antologías de escritores. Editó fanzines y publicaciones de rock de circulación under en Montevideo (1997-2000). Co-fundó los grupos de poetas 7 Segundos y Seis50, grabó los cds de poesía “Siete Segundos en la vuelta de tu oreja” (Grupo 7 Segundos, 2002) y “Ablación del Habla” (Grupo Seis50, 2006). Ha publicado cinco libros de poesía "Trapos" (2004), "Palidezco" (2010), "Ama/zonas" (2014), "El ceño del sueño" (2016), y "Efecto acumulativo" (2019). Ha colaborado en los periódicos La Diaria y La República, fue co-redactor de la revista cultural Fango (Premio Fondos Concursables del MEC, 2010-2011), colaboró en las revistas culturales H-enciclopedia, El Boulevard, Revista Ricardo Reis, Revista Vadenuevo, Artesuburbano, Revista Once, Magazine Montevideando, Suplemento El País Cultural, entre otras publicaciones. En 2014 participa de la realización Poetas - Proyecto Cross Media. Colabora desde el 2010 en el portal cooltivarte.com. Participa en ciclos literarios y encuentros de escritores tanto en Uruguay como en Argentina, y como columnista invitado en radios tratando efemérides vinculadas al rock. Como periodista cultural ha entrevistado a numerosas destacadas figuras de la cultura, tanto uruguayas como extranjeras en diferentes disciplinas artísticas. Colabora también en la revista digital Lamás Médula, de Buenos Aires. Es docente de inglés, librero, y actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR.