Entrevista a Sebastián Martínez y Santiago Quintela de Orbitando Marte

Sebastián Martínez y Santiago Quintela son los fundadores de Orbitando Marte, un nuevo dúo que reafirma el momento especialmente fructífero que atraviesa la escena indie uruguaya.

Orbitando Marte integra también esa generación de artistas cuyo primer disco se editó durante la pandemia, concretamente en septiembre de 2020. Conversamos con Sebastián y Santiago respecto a todos los cambios de paradigma que eso conlleva y sobre sus proyectos a futuro, incluyendo la presentación de su disco a mediados de éste año en la Sala Hugo Balzo.

–Como proyecto, «Orbitando Marte» integra la camada de artistas que editaron un primer disco durante una pandemia que desdibujó por completo la relación entre los músicos y la audiencia. Ésta situación es inédita – hay toda una serie de discos que se publicaron y que no solo no se presentaron sino que quizá ya nunca se presenten, bien porque los artistas naturalmente graviten hacia otros proyectos, o bien porque sigan creando y esas obras publicadas durante la etapa más árida de la pandemia ya no tengan la misma significancia.

¿Qué tanto los preocupan éstas cuestiones, y en qué medida sienten que el contexto actual ha condicionado su proceso creativo?

–Nos preocupa la situación que vivimos y estamos al tanto de lo que sucede. Con nuestro proyecto intentamos hacer todo lo que podemos dentro de lo que permite esta situación, si bien la pandemia nos agarró a punto de terminar el disco y eso nos atrasó el lanzamiento y nos cambió todos los planes que teníamos, intentamos buscarle la vuelta para igual poder seguir adelante, aunque haya sido sin un contacto directo con público. Las redes sociales como Instagram y YouTube fueron fundamentales para mostrar lo que hacemos y llegarle a la gente por ahí. El año pasado no pudimos hacer la presentación del disco, esperamos poder hacerla a mitad de este año. 

–¿Cuándo inició propiamente Orbitando Marte? ¿Cuándo y cómo se conocieron? ¿Cuál fue el nexo musical que los unió al punto que decidieron crear éste proyecto que terminó cristalizando en un disco?

–Nos conocimos en la navidad de 2014 a través de amigos que tenemos en común, y a los días de habernos conocido nos estábamos juntando a grabar canciones. Se dio una amistad de forma natural, nos unen gustos musicales en común y la forma que tenemos de entender la música. Teníamos ganas de armar un proyecto con canciones propias, ese fue el motor para crear el dúo, en un principio le pusimos Gran Café y lanzamos un ep de 5 canciones que no tuvo ninguna repercusión más allá de nuestros amigos, pero nos sirvió para aprender sobre composición y producción musical. Con esa primera etapa del dúo y ese ep sentíamos que algo faltaba y que podíamos ir por más, así que empezamos a grabar canciones nuevas que se transformaron en el disco actual, no solamente son canciones nuevas, sino que cambió la propuesta estética del proyecto, pasando del rock al indie, también surgió el nombre Orbitando Marte que nos cerraba más con la nueva dirección que habíamos tomado.

–¿Cómo fue el proceso de gestación del disco en sí? ¿Hubo algún hecho o circunstancia que inspirara más de una canción, y que puedan identificar como el pilar del álbum?

–El proceso de gestación del disco es la composición de las canciones, eso surge como una necesidad de expresar sentimientos, ideas. Si bien cada canción del disco expresa cosas distintas, se puede encontrar un hilo conductor que atraviesa a todas, quizás el sentimiento de melancolía es el que mejor define al disco, es desde ese sentimiento que surgió la inspiración para las canciones en general. 

–¿Y cómo fue la experiencia de grabarlo? ¿Fue un proceso más bien directo, o las canciones mutaron cuando empezaron a intercambiar conceptos con su productor?

–Fue una experiencia de la cual aprendimos mucho, nos dio bastante trabajo grabar el disco porque lo hicimos solos. Nos llevó tiempo encontrar que cada canción conviviera desde el punto de vista arreglístico y sonoro con la obra en general, pues no es lo mismo grabar una canción aislada que hacer un disco entero. La producción total del disco representó un logro en lo personal para nosotros y cada vez que alguien escucha nuestra música y le gusta, nos llena de alegría.

–Si tuvieran que elegir una -y solo una- de las ocho canciones de su disco que sea la estampa perfecta de qué es Orbitando Marte al día de hoy, ¿cuál sería y por qué?

–Es difícil elegir solo una canción que describa qué es Orbitando Marte hoy, porque el disco entero es lo que define al dúo, pero “Vamos a Nadar al Río” creemos que puede ser, en esa canción se resumen varias cosas que hacen al disco, desde lo que dice la letra hasta los arreglos que tiene.

–Y si tuvieran que escoger una que ejemplifique la dirección futura de la banda, ¿cuál elegirían, y por qué motivo?

–No estamos seguros cual va a ser la dirección futura de Orbitando Marte, capaz la respuesta está en la totalidad del disco, no hay una canción sola que defina la dirección futura del dúo, pensamos que en el próximo disco en el que nos embarquemos ya tendremos una forma más definida de trabajo lo cual seguramente aporte positivamente a seguir refinando nuestra música.

–¿Con qué artistas uruguayos tienen más afinidad? ¿Con cuáles les gustaría colaborar, ya sea en el estudio o sobre el escenario?

–Hay varios músicos uruguayos que nos gusta lo que hacen, hemos escuchado bandas como Ángel, Niña Lobo, NME, La Mujer Pájaro, que creemos están formando una nueva corriente independiente en la escena musical uruguaya que está muy buena.

–Y hablando del escenario, ¿manejan alguna posible fecha para presentar este primer disco? Si pudieran presentarlo dónde fuera y con quién fuera en Uruguay, ¿cómo sería ese «show ideal»?

–Sí, tenemos fecha para la presentación del disco, si todo marcha bien y no hay inconvenientes por la situación sanitaria va a ser el 28 de julio en la sala Hugo Balzo. Se acerca bastante a un “show ideal” hacer la presentación del disco en la sala Hugo Balzo acompañados de músicos amigos en la banda es algo que nos tiene muy contentos.

–¿Cuáles son sus próximas actividades como banda? ¿De qué modos van a continuar difundiendo su disco? En su canal de YouTube ya tienen subida una primera sesión acústica. ¿Proyectan publicar más contenido similar?

–Ahora estamos concentrados en la presentación del disco y en seguir difundiendo nuestra música. Seguramente luego de eso, lo próximo que hagamos sea un videoclip, así como también generar más contenido para nuestras redes. Por suerte ya tenemos varias canciones en el tintero que nos hacen ir pensando en otro disco.

(Fotografía: Agustín Correa)






(Visited 62 times, 62 visits today)



Emilio Pérez Miguel

Emilio Pérez Miguel

(Montevideo, 2 de diciembre de 1979) Traductor público de idioma inglés, periodista cultural y organizador de eventos a beneficio de hospitales pediátricos en Uruguay y Argentina. Su labor periodística comenzó en junio de 2009 con la fundación de MusicKO, un sitio dedicado a la reseña de artistas emergentes. En la actualidad colabora con diversos portales entre los que se incluye Cooltivarte, al cual se integró a inicios de 2011. Como escritor, publicó dos libros de poesía en 2009 y 2010 (“Once” y “Ten”) y uno en prosa que vio la luz en 2013 (“Ayer La Lluvia”). "Once" y "Ten" fueron libros híbridos, con una propuesta enraizada en igual parte en la música y la poesía. "Ayer La Lluvia" aunó esta pluralidad de formas, y se presentó con los artistas que lo inspiraron en un festival de música y literatura que se extendió durante dos años, al término del cual Pérez Miguel se retiró como escritor. Las experiencias vividas durante ese tiempo fueron entonces sintetizadas en la "Campaña Del Juguete", una gira de conciertos que beneficia al Hospital Pereira Rossell en Uruguay, y al Hospital Garrahan en Argentina. Pérez Miguel fue asimismo el primer escritor uruguayo en subir todos sus libros a Internet, amparándose en el sistema de derechos libres conocido como Creative Commons. Basándose en que "el arte es para compartir y no para competir" y buscando "una democratización real de los bienes culturales", el autor comparte su obra en su propio sitio y en diversas páginas que fomentan la literatura, de manera libre y gratuita.