Diego Kuropatwa

Diego Kuropatwa – Ciclo: Tu burbuja pincharé. Arte y pandemia

Continúa el ciclo «Tu burbuja pincharé«, sobre la complicada situación que viven los artistas en esta época de pandemia, con la posterior medida del cierre de los espacios artísticos.

La falta de trabajo, incertidumbre económica, injusticias, frustraciones, medidas concretas, propuestas y posibles alternativas; de todo eso trata este ciclo.

Intentamos que los propios protagonistas, desde adentro, puedan comentar su situación y qué medidas pueden tomarse para mejorar.

Esta vez nos da su opinión respecto al tema el músico Diego Kuropatwa.

¿Cómo venís desarrollando tu actividad en la pandemia?

-Durante la pandemia he continuado con las clases de guitarra, los talleres de composición y mi actividad docente en liceos, todo de manera virtual. Ha sido un período donde he aprovechado también para terminar de grabar mi nuevo disco.

¿Cuáles han sido las principales dificultades que te trajo las medidas a causa del covid?

-Los músicos necesitamos tocar, no sólo por ser parte importante de nuestra fuente de ingresos (en algunos casos es la única) sino porque nos permite seguir desarrollándonos y creciendo en esta profesión. El no permitir la realización de espectáculos que cumplían con absolutamente todos los protocolos, 30% por ciento del aforo, distancia entre butacas, mascarilla, desinfección del local, etc, etc, fue un duro golpe para nuestro sector. En ese sentido esta fue la medida de más impacto.

¿Qué medidas concretas pensás que puede o debe impulsar el Estado para reactivar la parte artística?

-Creo que nuestro sector ha solicitado e insistido a las autoridades en la reapertura de espacios para la realización de nuestra actividad. No se ha constatado hasta ahora ningún caso de Covid en conciertos, o salas teatrales que han cumplido con los protocolos establecidos. La contradicción está a la orden del día: Shoppings abiertos donde la gente circula, entra y sale de los locales, se mueve por todo el espacio, mientras que no se permite a una persona estar sentada 1 hora y media con mascarilla a más de 2 metros de otra persona con los mismos cuidados observando un espectáculo musical. En este sentido es que abogamos porque el gobierno tome medidas al respecto y habilite las salas de espectáculos públicos que además representa la fuente laboral de un círculo más amplio de personas y no únicamente de los músicos (sonidistas, iluminadores, etc).

¿Qué medidas o acciones pueden impulsar los propios artistas para mejorar la actual situación de parálisis y pérdida?

-Hay varias organizaciones nucleadas por músicos que desde hace varios meses vienen denunciando la situación de nuestro sector sin encontrar soluciones concretas. Es muy difícil dar batalla cuando a nivel gubernamental se priorizan determinados sectores y el cultural siempre va quedando rezagado, en último lugar. Creo en alguna medida también que el problema es que carecemos de una organización que agrupe a todos los músicos del país y haga fuerza en ese sentido. Estamos bastante dispersos.

¿Qué papel juega la educación en relación con la formación de público?

-La educación es el pilar donde se sostiene el futuro desarrollo de las personas. Hablando de música, el que un adolescente del liceo no conozca a Alfredo Zitarrosa, Mateo, Los Olimareños, Jaime Roos, o confundan la murga con el candombe y cuáles son los instrumentos que se utilizan en esos géneros musicales, habla de un gran vacío que nosotros como adultos les estamos dejando a esos jóvenes. Por otro lado informarse no es formarse, y todos tenemos en alguna medida, de acuerdo a nuestras responsabilidades el deber de bucear más profundo y no sólo en la orilla. No quedarnos con lo que nos dan servido, ir siempre un poquito más allá.
Para esto también la educación necesita apoyo, contención, programas adecuados frente a determinadas situaciones sociales… “con hambre no se puede pensar”.
La educación nos permite tener más herramientas para poder analizar y ser críticos con lo que vemos y escuchamos.

¿Y desde los medios de comunicación, que entiendes se puede hacer?

-Los medios de comunicación en ese sentido tendrían que ayudar a visibilizar nuestra situación. Ser un canal de expresión que dé lugar a los reclamos de un sector fundamental para el desarrollo de la cultura de nuestro país como es el musical. Que las radios o la televisión difundan a más artistas uruguayos sería otra de las señales positivas en estos momento tan complicados… cuidado, no sólo en tiempos de covid, estaría bueno que fuera siempre así.

¿La virtualidad genera posibilidades nuevas para los ámbitos culturales?

-Tuvimos que adaptarnos a la virtualidad. Yo creo que llegó en muchos aspectos para quedarse. El ver un espectáculo de cualquier artista del mundo en tiempo real sentado en la comodidad de la casa es una dulce golosina que es difícil de resistir. Pero en mi opinión nada sustituye a la magia de estar en un concierto en vivo, el ida y vuelta con el público, la energía del ambiente, etc, eso no se consigue a través de una pantalla.



Diego Kuropatwa Kuropa

Montevideo, 1975, cancionista

Su música fusiona el folk, el rock, con elementos del folclorismo regional junto a una lírica cuidada alrededor de temáticas políticas, sociales, cotidianas y utópicas que hacen de su trabajo un nuevo eslabón del canto popular uruguayo.

Con el lanzamiento de Y qué dirán (Bizarro, 2007) su primer trabajo con el grupo Kuropa & cía, es que el nombre Kuropa adquiere una gran notoriedad en el ambiente musical uruguayo gracias en parte a la canción Yo no Pido convertida rápidamente en una suerte de hit.

Este trabajo que fue nominado a los Premios Graffiti 2008 dentro del rubro música popular, da a conocer el trabajo letrístico y melódico de Kuropa.

2010 es el año que consolida a Diego Kuropatwa dentro del panorama de la música nacional. Aparece entonces el Kuropa & Olivera (Ayuí, 2010) junto al reconocido músico Rubén Olivera, disco nominado a los Premios Graffiti 2010 como «Mejor álbum en vivo», el cual es recibido con excelentes críticas por parte de la prensa nacional.

A partir de ese momento surgen nuevas oportunidades como la de abrir los conciertos de Silvio Rodríguez ante 20.000 personas en noviembre del 2012 en el Estadio Centenario y de Jorge Drexler en el Auditorio Nacional Adela Reta en noviembre del 2014 así como también la invitación a participar en calidad de músico a la 44ta edición de la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires o, por ejemplo, su presencia en el prestigioso Festival Barnasants de Barcelona al cual concurre en dos oportunidades (2011 y 2019) y donde graba el disco Barnasants canta Benedetti junto a otros músicos uruguayos. Durante todo este tiempo se presenta en los principales escenarios de la capital así como también en el interior del país.

Herencia es su tercer trabajo, más cercano al pop y al rock el cual también es nominado a los Premios Graffiti (2016) como «Mejor álbum de pop alternativo» y «Mejor diseño de arte».

El disco alejado de lo que venía realizando Kuropa en sus anteriores trabajos merece críticas sumamente favorables.

2020 lo encuentra en el proceso de grabación de su 4to trabajo discográfico. Este material va a ser editado por Bizarro Records y contó con la producción de Diego Janssen.

Forma parte del primer y segundo cluster de música uruguaya en el rubro «Popular/Canción de Autor».



https://www.deezer.com

https://www.facebook.com/Kuropa

https://www.instagram.com/diego_kuropatwa/

https://twitter.com/kuropa_?lang=es



(Visited 118 times, 135 visits today)



Mauricio Conde

Nació en San José el 23 de mayo de 1983. En 2010 conoció a Federico Meneses, impulsor de óbolo cultural y más tarde de cooltivarte.com, y se incorporó como co-director y editor responsable de ese medio digital. En COOLTIVARTE también redacta y diseña artículos, entrevistas e información sobre el quehacer artístico y cultural existente en el país. Siempre curioso por seguir aprendiendo elementos vinculados a la cultura, el arte y la educación.