Don't Breathe 2 - Entrevista a Christian Zagia

La responsabilidad de defender y respetar el personaje siempre: Entrevista a Christian Zagia – Don’t Breathe 2

Él dice que es tímido pero que el teatro es el que lo ayudó a articular dicha emoción, aunque esto suene a cliché. Quería ser todo cuando de chico veía una película o una obra de teatro. Cowboy, pirata, aviador, todo le calzaba y la única manera de ser todo a la vez era hacer algo que se llama actuar.

Conoció a Federico Álvarez en el liceo y filmaban cortos que estrenaban hasta con alfombra roja en los cumpleaños para sus familiares y amigos. Es actor, director de teatro y a participado de varias producciones audiovisuales de tv y la pantalla grande a lo largo de su carrera-

Junto a su amigo actúa para la industria más grande del cine cuando se le presenta la oportunidad y se especializa en escenas de lucha.

A realizado participaciones en películas como “La chica de la telaraña”, “Don´t Breathe” y la secuela de esta última próximamente a estrenarse.

Su nombre es Christian Zagia.

La etimología de la palabra actor proviene de actoris (latín) cuyo significado es el que hace la acción. Vaya si en tu caso es el que hace la acción ya que muchas veces sos el encargado de dar carne a escenas de riesgo y contacto esculpiendo una coreografía para contar esa historia de movimiento. Tu especialidad le brinda mucho a la interpretación- Pero ¿y al revés? ¿Qué es lo más importante que te ha dado la actuación a vos hasta el momento en tu vida?

Muchas gracias por la presentación!

Me da la sensación de que la respuesta a tu pregunta en parte se desprende de lo que antes mencionabas. La actuación me ha dado la posibilidad de lidiar orgánicamente con la timidez, de compartir experiencias increíbles con gente que “incondicionalmente” y de modo completamente “irracional” sigue apoyando mis trabajos como en “aquellos cumpleaños”… Y algo que no es menor, la actuación me obliga permanentemente a ponerme en los zapatos de otro “ser humano”. Tengo la responsabilidad de comprenderlo y ayudarlo a defenderse en cualquier escenario que se le plantee. Es una experiencia que te guía por el camino de la empatía y claro me ayuda a ver distintas aristas desde puntos de vista diversos. Supongo me ha ayudado a tener una visión más amplia de las cosas y crecer.


¿Cómo llegaste a estudiar y donde la especialización en lucha dentro de la actuación?

Un actor inglés, Ian Harvey Stone, llegó hasta Uruguay casi por casualidad. Ofreció algunos talleres y parece que junto a mi amigo Javier Mazza nos vio “uña pa´ guitarrero”.

Nos invitó a entrenar con él durante un prolongado periodo en el que iba a residir acá.

La verdad es que mi ambición en ese momento llegaba hasta asistir a algún coreógrafo de combate en alguna producción internacional. Tal vez si tenía suerte me dejaran enseñar una coreografía de combate a un reducido grupo de extras en el fondo de algún plano perdido en una pieza de gran presupuesto de las que en esa época se realizaban en nuestro país.

Empecé a armar situaciones de violencia muy puntuales, generalmente en obras de teatro en las que además participaba como actor pero… ni la producción, ni el comercial internacional, ni ese “otro coreógrafo” llegaron… El que llegó fue César Charlone con “La Redota – Una historia de Artigas”, parece que alguien barajó mi nombre (seguramente lo había leído en algún programa de mano del teatro) nos juntamos para ver cómo hacíamos las luchas y de ahí hasta acá digamos que.: cada piña, patada o situación de violencia generalmente la hemos «esculpido» con un equipo de colaboradores.


Se te vio actuar y dirigir en “Luz negra”, obra que fue expuesta en “La cretina”, actuar en cortos como “El cojonudo”, participar en obras infantiles y hasta sufrir accidentes por gajes del oficio, pero ¿cómo manejaste o recordás aquellos nervios que supongo aparecieron cuando Álvarez te invitó a rodar en Budapest la primera parte de “Don´t Breathe”?

Cortando clavos con… jajaj (supongo ya sabes como termina la expresión)

Había participado de algunas producciones extranjeras y ya tenia bastante experiencia para ese momento.

Un buen día recibo una llamada de Fede para preguntarme si estaba preparando algún espectáculo infantil en vacaciones de julio de ese 2015.

Era Junio…

No me acuerdo por que motivo ese año laboralmente no me estaba saliendo nada de lo que pretendía llevar acabo…

Fede me pregunta si. ya que no iba a hacer teatro en Julio, estaba interesado en participar con un “pequeño” personaje en una película que se iba a filmar en Budapest llamada… “Don´t Breathe”?

Recuerdo claramente que se tomó el trabajo de remarcar “Mirá que es un personaje muy chico…

Somos muy amigos, nos conocemos mucho y seguramente, torpemente, yo habría hecho algún comentario imbuido de soberbia sobre la industria de Hollywood en su presencia.

No hay otra explicación lógica para que me haya aclarado con tanto énfasis las dimensiones de mi potencial rol.

Dos semanas después, estaba saliendo del tráiler de maquillaje, en Hungría, en un set “hollywoodense”.

Recuerdo que ese día caminar por primera vez al set y escuchar comentarios de algunos técnicos que habían trabajado en “The Dark Knight Rises” haciendo la moto de Batman en el garaje de uno de ellos.

Hicimos un ensayo de la escena en cuestión, pude percibir que a Fede no le estaba “copando” lo que yo estaba proponiendo.

Me llevó aparte y de la mejor manera que encontró, me enfocó en Raúl (mi personaje).

Siempre le voy agradecer el hecho, de que más allá de cuidar sus intereses en la película, estaba generosamente protegiéndome .

Creo que yo estaba profundamente abrumado por toda la situación.

Imagínate, un par de semanas antes estaba en la ciudad vieja renovando el pasaporte, me metí en un “agujero negro” y boom!… Ahora estaba filmando una película con algunos de los mejores técnicos de la industria.

Recuerdo siempre lo que me dijo y lo empleo a la hora de encarar cada nuevo trabajo.


Este año se estrena la segunda entrega de esta historia donde un ex-marine ciego llamado Norman Nordstrom (Stephen Lang) recibe visitas no deseadas por la noche. En esta segunda parte ¿te ha tocado interpretar nuevamente a Raúl, el mismo personaje de la primera parte? ¿nos podés contar un poco más acerca de él en esta entrega?

Raúl is back !! …Si, regresa ese muchacho…

Lo más interesante es que el público lo descubra junto con la trama en esta faceta que es más amplia. Recuerdo que cuando se estrenó la primera película algunas personas que sabían de mi participación me comentaban “no te vi en la película, te cortaron… no apareces!” Raúl y yo somos bastante distintos y creo que lo que primero que impacta es su apariencia. Es muy diferente de la de Christian, entiendo que no me hayan reconocido y lo tomo incluso como un cumplido.

Otro comentario bastante frecuente que se repetía hasta hace poco era; “Vi la película… tanto lio por un minuto que apareces”… Ojala esta vez tengan la chance de conocer mejor a “alguien” que se ha transformado en uno de mis mejores amigos… Raúl!


¿Cómo fue el trato con los demás colegas en el set? ¿se presentan situaciones de diálogo e intercambio profesional o es algo puramente ejecutivo?

Son tres meses donde convives con personas de la que has estado geográficamente separado toda tu vida pero de repente ahora estás unido por un vínculo relacionado a la sensibilidad.

Intercambias puntos de vista sobre la percepción del trabajo… hablas de teatro, autores, películas, libros, música y familia.

De verdad que fue un equipo increíble y esto por supuesto incluye desde el “Uruguayan team”. El director Rodolfo Sayagues, el gran Pedro Luque a cargo de la dirección de fotografía, y cada persona del reparto así como las involucradas en los roles técnicos y la producción.

Me resulta fácil asociar la experiencia con la que puedo imagino tenían los cómicos de la lengua en el Renacimiento y durante el Siglo de Oro español.


Sabemos que tu relación con Fede Álvarez es de larga data y que comparten una amistad.
A la hora de rodar con el ¿es difícil ver el límite entre el amigo y el director cuando este te dirige como actor? ¿cómo describirías esas instancias?

No es difícil, en realidad la mayor parte del tiempo somos un director y un actor ”X”.

Después que la jornada llega a su fin vamos a cenar juntos o dar vueltas por la ciudad en la que nos toca trabajar. No significa eso que entremos en una especie de trance y nos dirijamos la palabra solo para hablar de trabajo en el set y no hablemos de lo que pasó allí en la cena. Se da de un modo natural,… Si pasa algo que me parece puede ameritar un chiste mientras filmamos… lo hago, si tengo dudas de como encarar una escena al día siguiente y se me ocurre plantearlo mientras cenamos también.


Uruguay siempre fue una plaza más que interesante y rica en lo teatral. Tenemos la suerte de contar con grandes actores, directores y artistas en general que nutren las artes escénicas de nuestro país a nivel histórico. Pero si Uruguay tuviese una industria muy grande de cine como lo es Hollywood u otros mercados mundiales, ¿cuáles son las áreas que más habría que trabajar en lo actoral para poder solventar la exigencia, la rutina y las demandas de dicha realidad?

No se si soy la persona más autorizada para hablar desde ese lugar. Te puedo decir que en Uruguay desde que hubo una especie de resurgimiento del cine en la década de los 90 y mientras que yo estudié teatro escuché como se repetían ciertos “slogans” propuestos por algunos realizadores audiovisuales, y gente relacionada con la publicidad…”los actores de teatro no sirven para el audiovisual”…

Bueno,… he tenido la posibilidad de trabajar con actores y actrices provenientes de New York, Los Ángeles y Europa… aparentemente decir “eso” con la liviandad que alguien puede asegurar “hay vida en marte, yo sé lo que te digo” parece ser al menos… igualmente disparatado.

Puede que no todos los actores y actrices vengan del teatro en un mercado tan enorme pero a nadie se le ocurriría decir una cosa semejante. El entrenamiento teatral es altamente valorado y respetado en esos mercados y a mi personalmente a la hora de conocer colegas me ha servido para romper el hielo y entablar conversaciones oficiando como lenguaje en común. En presencia de personalidades, que han trabajado durante más de cuarenta años en cine y teatro, nombrar autores como William Shakespeare, Antön Chëjov o Bertolt Brecht y teóricos como Uta Hagen o David Mamet entre otros es moneda corriente..


A la hora de rodar en Uruguay una película y de hacerlo en el exterior, si bien un rodaje es un rodaje en cualquier parte ¿sentís que hay diferencias a la hora de trabajar en el set más allá de las idiomáticas?

Se invierte mucho dinero para que una película salga adelante.

Eso significa que además de los requerimientos técnicos que hacen que una película pueda tener el “look” deseado y aquella espectacularidad a la que más o menos nos ha acostumbrados el cine norteamericano, también en la medida de lo posible el equipo debe trabajar en la forma más cómoda posible y se trata a todo el mundo con mucho respeto.

Acá se invierte poco dinero en eventos culturales o artísticos porque han convencido a mucha gente que la “cultura” es aburrida, una falacia repetida hasta el hartazgo por gente que ha tenido la mala fortuna de acercarse a un experimento fallido o bien nunca ha estado cerca de un hecho artístico genuino.

También se cree, desde mi punto de vista erróneamente, que la cultura es un lujo como irse de vacaciones sin dinero en lugar de concebir la idea de que puede ser una inversión en un negocio a largo plazo.


¿Te animarías a contarnos una anécdota que te hayas traído del rodaje de la primera o segunda parte de “Don´t Breathe”?

Muchísimas!

Algo que me surge en este momento fue la relación con uno de los actores de esta segunda entrega…

Resulta que cuando Rodolfo me llamó para trabajar esta vez me advirtió que debería hacer algunos ajustes físicos para este personaje. Eso se traduce en que muscularmente debería estar más definido y magro.

Afortunadamente era noviembre y el rodaje comenzaría en abril para extenderse por los siguientes tres meses. Empecé inmediatamente a trabajar con un entrenador personal yendo a diario al gimnasio y sometiéndome a una estricta dieta. Al principio parecía abrumador, si bien estaba lejos de tener que combatir un problema de obesidad, estaba un poco desajustado para aparecer en cámara. Durante los próximos meses al ver los cambios empecé a ganar confianza y seguridad. Como los resultados eran cada vez más visibles estaba seguro de que ya era un atleta y que estaba preparado para las olimpiadas más o menos.

La primera sorpresa llegó cuando explotó el tema de la pandemia… Al principio quedé en shock porque la producción se suspendió hasta nuevo aviso. Eso quería decir que no sabía si iba a filmar en el 2020 o tal vez el 2021… Los gimnasios cerraron, ni siquiera me podría juntar a seguir trabajando con mi entrenador. Se sumaba la incertidumbre de cuando iba a filmar pero sabía que no podía dejarme estar porque tal vez de buenas a primeras me avisaban que tenía que tomarme un avión y estar listo para interpretar el personaje con la exigencia física requerida.

Desconcertado le pedía rutinas a diario a mi entrenador para hacer en casa mientras me mantenía riguroso con la dieta sin saber cuanto duraría este proceso.

Finalmente a finales de Julio viajé y al llegar, luego de una cuarentena, uno de los primeros actores que conocía fue Rocci Williams.

Su rostro me era familiar pero no identificaba precisamente de qué película.

Fuimos forjando una relación de camaradería que luego se transformaría en un amistad que mantenemos hasta el día de hoy.

En el transcurso del rodaje descubrí que lo había visto en una serie llamada “El alienista” y también en “Angels has fallen” junto a Morgan Freeman, una película de acción donde lo recordaba peleando con el protagonista… el mismísimo Gerard Butler.

Resulta que mi nuevo amigo era un competidor ex profesional de MMA y cinturón marrón de Jiu Jitsu.

Se ve que con las coreografías de golpes que he planteado y el paso de los años he ido perdiendo «eso” que se llama ”instinto de conservación”.

Empecé a darme cuenta una tarde que no íbamos a filmar y Rocci me invitó a entrenar juntos un par de horas;…

Respondí: “Claro!”… (los invito a que busquen a mi amigo en internet)

La respuesta de cualquier persona que valore su integridad física debía ser ”no, gracias… Tengo una familia que me espera en casa.

Esa tarde aprendí mucho de Rocci mientras limpiaba el piso del gimnasio conmigo y me hacía rebotar por los aires mientras comprobaba que los cambios físicos de los últimos meses eran muy útiles para Raúl pero que Christian en ese momento debería estar utilizándolos para salir corriendo del hotel.


Muchos pintores confluyen en la idea de que dibujar las manos de un personaje es de las cosas más difíciles por las expresiones que las mismas despiertan a la hora de contemplar la obra. Del mismo modo, si tuvieras que trazar un común denominador entre los papeles que más te han costado desarrollar en tu carrera ¿podrías? ¿sentís que los personajes que más difíciles se te hace interpretar se tocan en alguna característica común?

Los personajes más ligados al humor son para los que menos me convocan en cine o en televisión, No se si son en los que más me cuesta desarrollarme porque en teatro he podido articularlos muchas veces y los disfruto mucho. No es que no lo pase bien filmando situaciones generalmente vinculadas a la acción, es muy probable que si me preguntabas a los 15 años te diría que subir a un caballo y disparar desde allí con un arma podría llegar a ser un sueño. Capaz que como ya lo hice me gustaría filmar algo más cercano a lo que hice hasta el año pasado en “Luz Negra” en teatro..


Sabemos que la pandemia ha frenado todos los espectáculos en nuestro país, pero, aun así
¿te encontrás en algún proyecto nacional próximo a estrenarse cuando se reabran los teatros y/o salas?

Justamente; me gustaría volver hacer “Luz Negra”… De todas maneras últimamente se está filmando mucho en Uruguay. Eso me ha dado una gran continuidad laboral… algunas veces coreografiando las peleas, otras actuando. Eso me ha consumido mucho tiempo pero obviamente en algún momento los teatros van a reabrir y allí estaré seguramente.


Y, por último, si fueses otro artista, pero no actor ¿qué disciplina artística te gustaría dominar y por qué?

Me encantaría estar en una banda de rock pero más allá de que con un poco de entrenamiento y mucha buena voluntad de un público muy amable podría conseguir cantar desafinando poco,… tal vez podría dedicarme a la literatura y escribir algunos ensayos o quizá una novela. Seguramente porque no me es ajena la tarea de sentarme a escribir, ya he probado con la dramaturgia y si bien entiendo que no es lo mismo me siento confiado de que conozco un poco el ejercicio.

Creo es otra forma de darle vida a distintos personajes y situaciones.

En mi caso, creo podría ser una continuidad en la búsqueda por investigar a nuevos seres tratando encontrar nuevos puntos de vistas, aristas y empatías en territorios desconocidos de la potencialidad humana.




Don’t Breathe 2 / Fecha de estreno inicial
12 de agosto de 2021

Don't Breathe 2 - Entrevista a Christian Zagia









sonypictures.com







Imagen portada: Alejandro Persichetti







(Visited 228 times, 310 visits today)



Santiago Méndez

Lic. en Comunicación, nacido en 1980, escribió numerosos artículos en publicaciones editoriales como "Cine y totalitarismo" de Lisa Block de Behar (Universidad de Sarmiento - ARG) y en publicaciones “Maldoror”. Dibujante (caricatura/humor gráfico/storyboards) y realizador audiovisual desde el año 2005. Dirigió el corto documental "Rompiendo el silencio" y "SIMAO". Colaborador docente de audiovisual en LICCOM (UDELAR) durante tres años y cantante de oficio en diferentes agrupaciones de rock n roll sin nombre. Anónimo pero perseverante.