el cruce - Pabellón de las Bellas Artes - Antonio Briceño - mayo 2021

El mar como destino – Antonio Briceño

EL CRUCE
Antonio Briceño en el Pabellón de las Bellas Artes de la UCA – Muestra Virtual

De las muchas posibilidades que habilita la relación entre arte y política, la más virtuosa es la que se aleja de la literalidad y permite la aparición del componente colectivo como resultado del cruce entre lo visual y lo conceptual. Es allí donde aparecen las manifestaciones más ricas, menos obvias y más conmovedoras.

La muestra virtual del artista venezolano Antonio Briceño en el Pabellón de las Bellas Artes de la UCA es una demostración de este maridaje virtuoso y, al mismo tiempo, una confirmación sobre las posibilidades de los entornos virtuales para mostrar arte contemporáneo.

El espacio de la UCA, bajo la dirección de Cecilia Cavanagh, se ha mantenido en esta modalidad desde el inicio de la pandemia sin perder calidad y presentando exposiciones de jerarquía.

El Cruce, de Briceño, aborda una temática de alta politicidad y alcance global. La cuestión de las migraciones forzadas hace tiempo se ha instalado como problema geopolítico relevante y mueve recursos de todo tipo, al mismo tiempo que se presenta como un muestrario cruel de la naturaleza humana. Las grandes masas en movimiento involuntario, en busca de un futuro mejor, o al menos de un futuro, se dan en todos los continentes y tienen al mar como un escenario de privilegio. Todos los días, lo advierte el mismo artista, cientos de personas se aventuran a las aguas sin ninguna certeza, escapando de situaciones límites e inhumanas.

Este es el guión dramático de la exposición y el artista lo resuelve mezclando imágenes con textos. Sus antecedentes artísticos están allí. Antes que nada, Briceño es un gran fotógrafo y las piezas de video que presenta en El Cruce, revelan esto con mucha claridad. Así como antes usó la figura humana para graficar la diversidad cultural de los aborígenes americanos o la flora de la región para reinscribir a los arcanos del tarot, en esta ocasión, la cercanía de su historia creativa con la naturaleza se evidencia tomando el agua y el mar como vehículo narrativo, visual y político.

Lo que se presenta en la web del pabellón es una serie de ocho piezas de video, un total de nueve minutos, en los que la visualidad solo es comprendida si se completa con el texto. Que la obra sea, efectivamente, una combinación de estos soportes, no implica una disminución en la potencialidad estética de las piezas de video. Todo lo contrario, cada una de ellas tiene una cantidad de texturas, una lógica de compaginación y edición, y un tratamiento del efecto final que los convierte en hechos artísticos por sí mismos. Más allá de eso, los textos ayudan al visitante a entender la intención de Briceño y a mirar los videos con ojos distintos, informados y alertas.

Briceño vive en Barcelona, pero la pandemia lo tomó en Venezuela. No hay mucho que abundar sobre el drama de migración que ha sufrido el país por razones políticas, hasta convertirse en el fenómeno demográfico más importante de estos tiempos. El Mediterraneo y la Boca de Dragón del mar Caribe unifican el hilo dramático de la propuesta, mostrándose en su perversa doble lectura, solaz para algunos, sepultura para otros. También Asia y Africa comparten la triste presencia en el mapa de Briceño.

Las historias que sirven de sostén textual son tan cortas como demoledoras. Chiquitos muertos, mujeres ahogadas, hombres que no llegan a destino. Biografías cruzadas por la crueldad que, pese a todo y a pura pulsión de vida, intentan algo que es, a primera vista, imposible.

Briceño logra una obra fantástica, llena de matices en la que la segunda voz de la humanidad aparece como un fantasma. En los videos se escuchan voces de personas, en segundo plano, inentendibles pero presentes. Un ruido humano sin forma, perceptible, pero sin definición. El Cruce tiene aires de familia con No cruzarás el puente antes de llegar al rio, el film de Francis Alÿs, el tema es el mismo y el uso del agua como recurso estético es similar, pero los videos del venezolano llegan más lejos, alcanzando incluso una intensidad mayor.

La presencia de El Cruce en Buenos Aires, aunque sea de forma virtual, se la debemos al buen criterio del curador chileno Ernesto Muñoz, conocedor desde hace tiempo de la obra de Antonio Briceño, y que vió la necesidad de hacer llegar este fragmento de su obra a los ojos del cono sur.


uca.edu.ar

Sobre-el-artista









(Visited 74 times, 84 visits today)



Gabriel Palumbo

Es sociólogo, analista político y crítico de arte. Estudió en las escuelas de Bellas Artes Manuel Belgrano y Prilidiano Pueyrredón, antes de hacer la carrera de Sociología en la Universidad de Buenas Aires. Siendo profesor en la carrera de Ciencia Política organizó grupos de reflexión e investigación sobre filosofía política, enfocados especialmente en el pragmatismo americano. En ese rol, participó de encuentros académicos y fue disertante en congresos en Argentina, Brasil y Estados Unidos. Es profesor de grado y posgrado y dicta, desde hace 10 años, un seminario sobre Arte y Política en la Argentina para el Institute for Study Abroad de la Butler University. Fue director de la Casa de la Cultura Victoria Ocampo y se ocupó de la curaduría de la muestra patrimonial con que ese espacio cultural se reinauguró en 2016. Fue asesor para proyectos especiales del Ministerio de Cultura de la Nación hasta 2019. Compiló y escribió el ensayo preliminar de La Ciudad Lineal y en 2015 publicó El mejor presidente de la historia. Actualmente, escribe sobre política en distintos medios y es colaborador habitual de la revista cultural Ñ del diario Clarín, haciendo críticas de exposiciones en el ámbito local y en el extranjero.