Foto: http://www.demasiadocine.com

Woody Allen: El Documental (2012)

De darse la situación de sentarse a ver este documental y que por alguna razón no sepamos nada de lo que veremos a continuación, entonces parecíamos estar ante una de las tantas ficciones escritas y dirigidas por el neoyorquino Allan Stewart, también conocido como Woody Allen.

Y es que la secuencia inicial está filmada y editada exactamente a muchas de las películas de Allen, con planos de la ciudad donde transcurrirá la historia (en este caso Brooklyn su ciudad natal), música jazz de fondo, y la tipografía Windsor para los créditos iniciales. Todo bien atemporal y clásico, en un homenaje puramente cinematográfico.

Si bien aquí se estrenó en el marco del 12° Festival de Cine de Montevideo y hoy se encuentra en cartel en Cinemateca, el filme es parte de la histórica serie televisiva estadounidense «American Masters».

Además la versión que se encuentra en cartel es un corte de reducido de los 192 minutos de duración de la película.

SI bien documentales sobre Allen no han faltado a lo largo de los años, este se lo reconoce como el primero en que el director deja ser entrevistado y autoriza a que la cámara pueda estar en el set de los rodajes de sus películas, especialmente en la que se encontraba trabajando al momento del propio rodaje del documental, «Conocerás al hombre de tus sueños» (2010).

Estructurado en dos partes, la película recorre de forma cronológica gran parte de los hechos significativos que ha tenido Allen a lo largo de su vida y de su carrera. Y si bien nunca se detiene mucho más de 5 minutos, se hace un repaso de prácticamente toda su filmografía, película por película, siendo un director que no se caracteriza por tener pocas.

Desde su infancia, sus comienzos escribiendo chistes para diarios, su paso por la comedia stand-up, hasta sus últimos proyectos producidos en Europa, que incluye a «Medianoche en Paris» (2011), que se estrenó casi al mismo tiempo que el propio documental.

De estructura bien clásica, pero de un notable trabajo de investigación, la película se cuenta a partir de su propio testimonio, de entrevistas a prácticamente todas las figuras más cercanas a Woody, tanto actores como técnicos, de imágenes y videos de archivo, de fragmentos de sus filmes, o de backstage.

Aunque si bien se hace un gran repaso paso a paso de sus trabajos, el filme nunca se detiene ni profundiza en ningún hecho de su vida, y el recorrido de la filmografía es algo general y anecdótico. Pero no está nada mal, teniendo una vida bastante más grande que lo que pueda abarcar una película.

Aunque incluye muchas valiosas anécdotas y entrevistas.

A pesar de su duración de poco más de 3 horas, la película nunca se toma demasiado partido por los hechos, incluso en las épocas más polémicas y discutibles que haya tenido Allen en todos estos años. De alguna manera, el filme es bastante oficialista, dejándolo siempre como un hombre simpático y sencillo.

Los momentos más interesantes surgen de cómo trabaja en sus películas, y cómo se ve, o cómo no se ve él como director de cine. Allen es una rareza que desde hace casi 40 años ha estrenado películas ininterrumpidamente, con un sorprendente alto nivel general. La cantidad de películas en su haber en relación a sus años de carrera prácticamente no tiene precedentes. Salvo quizá por Alfred Hitchcock. Allen es antes que nada un escritor quien fue aprendiendo el oficio de guionista y director de actores, roles en los que claramente se especializó en el cine. Pero Woody Allen prácticamente se ha destacado en todo lo que ha hecho, y esto incluye a la música, siendo un destacado intérprete del clarinete en un grupo local de jazz. Y por supuesto sus trabajos delante de cámara. Desde las épocas de cine mudo que alguien no era capaz de escribir, dirigir y actuar en sus propias películas con resultados brillantes en cualquiera de los rubros.

Es interesante la relativización que hace de su oficio, ya que no se considera un artista, y cómo se sincera con no ser demasiado obsesivo ni metódico a la hora de dirigir actores, algo que ha juzgar por los extraordinarios resultados, sugeriría exactamente lo contrario. También explica exactamente su proceso creativo y cómo llega a las ideas e historias que llega. Y que le hubiese gustado más ser un Clarinetista que un Director de cine.

Si hay un tema en donde se detiene un poco y justificadamente, es en las profundas inquietudes existencialistas que tiene, y que ha quedado plasmado en muchas de sus películas. Especialmente en su preocupación por la muerte.

A pesar de su extensa duración, en ningún momento deja de ser entretenido y atrapante, ayudando quizá su ligero montaje.

 
 

[sam id=»21″ name=»notas y articulos» codes=»true»]

 
 

(Visited 92 times, 17 visits today)

Agustín Fagetti

Agustín Fagetti

Nació el 28 de enero de 1991 en Paysandú, pero se muda con su familia a Rocha en 1993 y vive ahí hasta 2004. Desde entonces reside en Montevideo, donde termina secundaria en el liceo I.A.V.A en 2009. En 2009 y 2010 toma cursos de cine y empieza en 2011 la carrera de Realización Cinematográfica en la Escuela de Cine del Uruguay, donde se mantiene cursando. Colabora con una pasantía en el 30° Festival Internacional de Cine de Cinemateca uruguaya en 2011 y participa de rodajes diversos de cortometrajes estudiantiles de distintas generaciones curriculares y extra curriculares. Desde el 2013 miembro de ACCU - Asociación de Críticos de Cine del Uruguay. Desde 2011 como cuenta pendiente por su pasión por la crítica de arte, empieza a escribir reseñas musicales en su blog bron-yr-agu.blogspot.com, y algunos meses después comienza a colaborar en Cooltivarte.