imagen - SEÑOR FARAÓN y MATADOR presentan CABALÁ en Tractatus 11 de julio Foto © Jeronimo Lopez

¡Tremendo Cabalá!

El Centro Cultural Tractatus abrió sus puertas este sábado para recibir a Señor Faraón y Matador. Un dúo que en la vida cotidiana son músicos independientes, pero decidieron juntarse para presentar su nuevo proyecto Cabalá.

Desde la entrada, en el lienzo de un cuadro a mano derecha, una mujer vestida de rojo daba la bienvenida mientras mostraba el culo. Estando en el living la luz tenue, el sofá, la estufa a gas que estaba puesta frene al baño para no helarse, la biblioteca con textos en idiomas foráneos y una copa de vino tinto hacían la espera más corta y entretenida.

Por ahí estaba Miriam, como siempre atenta y pendiente de todos los detalles, atendía a los invitados, cobraba la entrada, buscaba a los músicos, respondía preguntas sobre el restaurante y a pesar de todo, su sonrisa mientras daba la bienvenida a Cooltivarte (y al resto de las personas) venía bien cargada de amabilidad.

A las 21:42 abrieron las puertas para dar entrada a la sala y una luz azul se proyectó hacia afuera, pero a cada paso que se daba para entrar a la sala se desvanecía la claridad para entrar en la penumbra. La sala se hizo enorme y al fondo, bañados de luz naranja estaban el Señor Faraón y Matador, uno frente a otro enfrentando sus miradas con guitarra en mano, entre la complicidad y seriedad. A la espera de que los asistentes terminaran de ponerse cómodos para empezar.

Cuando hubo silencio, comenzó el viaje. Sin preámbulos, sin bienvenidas. Las guitarras comenzaron a sonar y las voces fueron internando al público a otro lugar, en vista de la densa oscuridad, la imaginación podía correr por cuenta propia.

Estábamos entrando al Cabalá, así que todos se pusieron los cinturones y comenzaron a volar su imaginación.

Al principio la presentación era convencional, cada uno tocaba y cantaba, pero a medida que pasaban los minutos, las acciones se iban transformando hasta que llegaron a grabar sonidos que se reproducían de forma automática por determinado tiempo; un acorde de guitarra, un grito, una frase en susurro, una lluvia producida por una especie de cabalash, el retumbar de la percusión, un silbido… Todos repitiéndose al azar, pero en conjunto.

Faraón y Matador utilizaron todos los recursos que tenían y adentraron al público en su tema. La oscuridad ayudó lo suficiente para que nadie se resistiera. Mientras uno hacía un sonido en el micrófono, el otro buscaba otro instrumento para seguir el ritmo, y así pasaron un buen rato, turnándose para producir efectos abstractos.

La música dejó de repetirse y los sonidos ahora se presentaban como un juego de niños y un poco de melancolía. Hasta que llegó el silencio.

Los asistentes tardaron en entender que se había terminado, estaban volviendo del viaje, pisando tierra. Así que los aplausos llegaron con unos segundos de retardo.

“La idea es grabar esto si tenemos los mangos. Sus mangos, si quieren” Comentó Matador (muchas risas).

Fueron alrededor de 35 minutos de tocar sin parar, así que un corte de 15 minutos era necesario para volver a enfrentar lo que venía.

“Pa, qué viaje. Bo, estuvo de más. ¡Qué zarpado!” eran los comentarios que se escuchaban a las afueras del Centro Cultural, mientras otros ya estaban prendiendo el pucho para asegurar su próximo viaje en el segundo tiempo de la presentación.

Ya todos habían visto a los dos en acción, ahora tocaba presenciar el talento de cada uno por separado.

Señor Faraón tiende al género folk, su ritmo es lento y su voz poderosa. Tiene un talento increíble para variar sus cuerdas vocales y darle efectos, su respiración nunca se escuchó y su cara demostraba que estaba disfrutándose hasta el último movimiento de su cuerpo para transmitir su música. Acá lo pueden escuchar.

Matador es mucho más abstracto, cuando cantaba, el sonido podía ir desde una frase hasta un grito o un susurro. Aprovechaba las guitarras hasta el máximo, cuerda por cuerda, acorde por acorde. Sobre el género que interpreta, cito sus palabras textuales: es “raro”, tendrían que escucharlo y cada quien obtenga sus propias conclusiones.

Tanto se disfrutó la presentación que, después que ambos ya se habían levantado y habían agradecido, todos seguían sentados exigiendo otra canción, gritando “¡otra, otra!” o anonadados por la experiencia.

Tuvieron que volver a tocar y al final dieron su despedida al estilo Broadway:

¡A lo grande!

PD. Si quieren gastar unos mangos, inviertan para ver a este dúo, será una inversión para ellos y para ustedes.

Imagen portada: imagen – SEÑOR FARAÓN y MATADOR presentan CABALÁ en Tractatus 11 de julio Foto © Jeronimo Lopez

[fbalbum url=https://www.facebook.com/media/set/?set=a.894288007284780.1073742495.163210523725869&type=3&uploaded=10]

 
 

[sam id=»21″ name=»notas y articulos» codes=»true»]

 
 

(Visited 33 times, 1 visits today)



Sinay Medouze

Sinay Medouze

Venezolana que se vino al sur buscando un norte. Comunicadora de título, escritora de corazón. Una viajera más que busca transmitir a través de palabras lo que ve y siente a partir de vivencias positivas y constructivas. Creo en la magia del verbo y en la palabra Gracias.