Silveira y Abbondanza - MNAV - Setiembre 2015 Foto Federico Meneses www.cooltivarte.com

La patria en peligro III (y final).

En el mundo que emergerá cómo saber cuándo de la crisis de la pandemia y de la crisis del neoliberalismo, y de la crisis del aislacionismo supremacista y de la crisis del irracionalismo (que todos esos fenómenos juntos están afectando a la humanidad) … serán tan peligrosas las perversiones del capitalismo como las de la pasión dogmática.

Las ansiedades de cambio tanto como la pretensión de jugar al juego suicida del ¡aquí no ha pasado nada!

En las naciones democráticas, las tensiones que caen del mundo no anularán el diálogo, que es consustancial a sus formas políticas, pero incrementarán las diferencias de intereses y de clase, las disputas entre las diversas composiciones ideológicas, los conflictos por la distribución de la riqueza producida socialmente.

Por ello la capacidad de respuesta a la crisis global ya instalada y que se ahondará (entre otras cosas porque el sistema financiero tambalea, y el mercado de trabajo sufre presiones contingentes y tecnológicas) será diferente según si los sistemas políticos y las elites más influyentes son capaces o no de producir acuerdos nacionales.

Será muy diferente la capacidad de las naciones y la fortaleza de los gobiernos (legitimidad) de hacer frente a la crisis según si logran articular una orientación consensuada en los aspectos principales para hacer frente a la crisis o si se plantan en la lógica amigo – enemigo de las tradiciones populistas o clasistas vulgares.

Lo que en el futuro inmediato va a diferenciar a las naciones y muy sustancialmente, es la capacidad de orientar todas las energías en la dirección de la superación de la crisis o si en cambio ingresan en las formas salvajes de las disputas de intereses y de clase condicionadas por la simple lucha por la supervivencia.

Porque eso es lo que está en juego para muchos Estados

Esto último refiere a que los intereses de clase, tanto en cuanto necesidad -de los empresarios por reducir sus costos, por ejemplo, para decirlo rápido y muy parcialmente- como en cuanto ideología, (las formulaciones político culturales que expresan y procuran legitimar esos intereses) operarán erosionando la capacidad de las comunidades políticas como totalidad político jurídica para dar respuesta dialéctica a la crisis del Estado nación como entidad autosuficiente.

El Estado nación está en crisis porque el mundo es estructuralmente ya uno y el mismo: las condicionalidades de la naturaleza, las necesidades de recursos escasos para una dinámica expansiva incontrolada, las pretensiones imperialistas o neoimperialistas vs las necesidades de autonomía (no aislacionistas, pero de autonomía política de las comunidades nacionales, pues sin ella la democracia misma deja de ser viable), establecen como una necesidad social universal la reestructuración del orden mundial.

Y por ello mismo esa reestructuración va a tener lugar, pacífica o violentamente.

Los líderes económicos, políticos e intelectuales que no comprendan la complejidad de estos fenómenos interrelacionados errarán en sus prácticas. Agudizarán aun más las perturbaciones estructurales y socio culturales que afectan ya a la civilización occidental y que se acentuarán.

En otros textos, en el futuro, procuraré describir la razón por la cual estimo tales y cuales fuerzas económico sociales y políticas se están moviendo en tal o cual dirección, las consecuencias del fin de la hegemonía de occidente, (que se prolongó durante 500 años) – ¡menudo cambio! -, las tensiones orgánicas que están afectando al capitalismo y sus consecuencias geopolíticas y para la especie humana que de ello se derivan… aquí me proponía fundamentar por qué considero absolutamente esencial que la elite política uruguaya alcance un acuerdo nacional -temporal, pero consistente- para hacer frente a la muy desafiante crisis global que está en curso.

Comprendo perfectamente que hay fuerzas que se mueven en otra dirección, procuran radicalizar una polarización política que fue alimentada durante la disputa electoral para debilitar A TODO EL SISTEMA POLÍTICO y erigirse luego como salvadores autoritarios de la patria en peligro… porque está en peligro… por las razones arriba esgrimidas y por otras que por ahora por prudencia me reservo.

El presidente Lacalle Pou no obstante, parece no haber comprendido la entidad de la crisis general de occidente de modo que anda riendo por ahí, saludando con los nudillos y confiado. No está mal, el sentido del humor ayuda a superar tensiones. Pero una cosa es reír y otra reirse de la realidad.

Puede tomarse algo livianamente la realidad, quizá, porque sabe que la izquierda le garantizará la gobernabilidad con o sin acuerdo nacional.

Pero el Frente Amplio y el movimiento popular también conducirán la lucha por preservar los niveles de calidad de vida que alcanzó en los últimos quince años la abrumadora mayoría de la población.

Con prudencia, para evitar que los movimientos neofascistas y los que procuran alinear al Uruguay con tal o cual superpotencia (atados como están sus intereses a esos intereses) logren dividir a la sociedad uruguaya ante un evidente momento de peligro, pero con la firme determinación de evitar que lo logren.
La madura y fuerte izquierda uruguaya, como ha hecho siempre, se adaptará a cualquier escenario.

GB
Nota: Este texto, que si se lee por encima puede parecer algo ambiguo, no lo es en absoluto. Casi con frialdad, para evitar producir antagonismos en momento de incertidumbre, deja expuestos los principales problemas que están afectando a la civilización. Y ese es precisamente su único propósito.

 

 

 

Imagen portada: Archivo – Silveira y Abbondanza – MNAV – Setiembre 2015 – Foto © Federico Meneses

 

 

 

 

(Visited 17 times, 4 visits today)



Gerardo Bleier

Gerardo Bleier

Gerardo Bleier nació el 26 de noviembre de 1960. Escritor, Periodista y Asesor en Comunicación Estratégica. Dirigió revistas, radios y programas de televisión. Publico varios libros de poesía entre ellos Ideanimas (Arca) y Cenizas (Artefato) y una novela Cráneo de Vaca (Cruz del Sur). http://gerardobleier.blogspot.com/