FOTO-FERNANDO CABRERA-BY-POLLO-EPSTEIN

Entrevista a Fernando Cabrera

Lo simple no quita lo complejo

Fernando Cabrera es, desde hace más de cuatro décadas uno de los músicos, compositores y cantantes más destacados de la música uruguaya. Desde sus inicios artísticos con los grupos MonTRESvideo y Baldío, que conformó junto a otros destacados músicos del ambiente nacional, y desarrollando posteriormente una importante carrera solista, ha sido y es, un referente y una influencia por demás importante tanto para colegas suyos, como para más nuevos cantautores, que acuden al trabajo artístico de Cabrera para tomar influencia y aprender.
Su aporte a la música uruguaya es grande y diverso, grabando varios discos que ya forman parte del acervo cultural y la memoria musical de este país, clásicos de la canción popular uruguaya plenamente reconocidos y valorados, tanto en Uruguay como en la región. A fines del año pasado, Cabrera publicó su último trabajo discográfico llamado “Simple”, motivo por el cual, lo entrevistamos para este portal.



Hablanos acerca de tu último disco llamado “Simple”, editado a fines del año pasado, ¿cómo fue la grabación y producción del mismo, teniendo en cuenta que es un disco en el cual te encargaste de grabar todos los instrumentos…

La producción no sé si la hice yo o se hizo sola. Cuando junté estos temas (hay dos más que quedaron afuera) empecé a ir al estudio, pero con muchos intervalos de tiempo (dejando pasar a veces un mes entre sesión y sesión). Estuve más de un año y medio grabando; el estudio queda cerca de mi casa, iba y volvía caminando, fue muy placentero. Es el más antiguo estudio montevideano, de 1937. El técnico lleva cerca de 40 años trabajando y es el hijo del técnico anterior que llevaba otros 40 años allí.


¿Hay un camino en “Simple” hacia justamente una cierta simpleza por esto mismo de haberlo grabado solamente vos? ¿Te sentiste una suerte de “hombre orquesta”?

Estas canciones no son simples, a pesar de mi intención. Son canciones complejas tocadas con pocos elementos. Me encantaría ser un “hombre orquesta”, alguien con facilidad para tocar varios instrumentos como Prince o Steve Wonder, o Litto Nebbia, o Pedro Aznar. Pero soy torpe para el piano o la percusión o el bajo, por lo tanto ahí sí tuve que ser simple.


¿Qué papel sentís que viene a jugar este disco en tu extensa discografía? ¿Qué ves que le aporta a tu creación artística desarrollada hasta hoy?

Siento que es un punto de partida. Experimenté con mayor profundidad técnicas que ya conocía y había empleado pero en cuentagotas. Sentí también que puedo poner en práctica canciones que parecían muy difíciles de presentar.


El disco inicia con la canción “El águila de la libertad”, ¿si pensás en este disco, con cual valor podrías asociarlo inmediatamente ¿la libertad por ejemplo?

Sí con la libertad. Pero la libertad está presente desde mis primeras grabaciones, nunca me faltó. De hecho no tengo que proponérmela porque viene integrada a mi tarea musical, desde siempre. Yo no trato de que mis canciones sean libres porque ya vienen así. Lo que sí debo cuidar es de no entorpecerlas yo.


“La libertad está presente desde mis primeras grabaciones”


En la segunda canción “Estaba en otra vida”, decís, “estaba en otra vida, feliz quemando karma”, te referís a diferentes cosas que podrías haber sido; en la misma luego decís “yo me salvé guitarreando”. Este oficio de cantautor,  creador de canciones, y músico ¿te sigue salvando? ¿de qué cosas?

Sí me salvó. Si hubiera tenido una vida rutinaria, como estaba prefigurado por mi educación, destino familiar, etc., habrían pasado dos cosas: la depresión-amargura-resentimiento eterno (ya que yo creía en mis posibilidades musicales), o el suicidio.


Más adelante en el disco, “Mañana será otro día”, suena a una canción de despedida, o al menos, sobre algo que concluye…

Campamento, adolescentes, chica secretamente enamorada con esperanza de que pase algo, su secreto amor se ennovia con su mejor amiga, tiene luego que fingir alegría…


En la canción “Cartas de Cristo”,  encontramos un texto relacionado a la religión, haciendo referencia a Jesús y algunos de sus discípulos…

En realidad esta canción no está relacionada con la religión sino con hechos que relata la Biblia y son modificados por Jesucristo. El relator recibe unas cartas de Cristo donde éste le cuenta que va a destituir a Pedro del cargo de primer papa. Desconforme con actitudes de Pedro (“…el triple negativo”) resuelve nombrar en su lugar a Juan el Bautista. El asunto es que Juan estaba muerto, la hija de Herodes lo había mandado matar pidiendo su cabeza (en un plato). Jesús siempre tuvo facilidad para resucitar gente entonces le vuelve a enroscar la cabeza y lo revive.


En “Soy un hombre”, decís “pasé por muchas niñeces para llegar aquí”, ¿siempre se es niño? En todo caso, ¿cómo serían esas muchas niñeces? ¿etapas de la vida?

Bueno no es fácil tu pregunta. No tengo una explicación clara de mis canciones, en general tienen partes enigmáticas también para mí. Por cierto que no somos niños para siempre, además sería aburrido y fatal para la humanidad, tal vez ya estaríamos extinguidos. Pero en mi caso recuerdo una sensación muy fuerte que tuve a los 6 años respecto a qué y cómo es la vida, algo difícil de explicar con palabras, y que he seguido sintiendo hasta hoy. Tiene que ver con la relación de fuerzas.


¿La mejor época de la vida es la del liceo, como decís en la letra de “El Liceo”?

La mejor época de mi vida va de primero a cuarto de liceo. De los 12 a los 15 años.


Cerrás el disco con la canción “Creo que te amo”, y toda una sentencia, diciendo “y canté sin seguir el estilo de nadie…”

Sí, una frase extemporánea en esa canción, pero muy autobiográfica y de autoafirmación. Cuando estaba escribiendo la canción se me vino esa idea a la cabeza y no la pude reprimir, que hubiera sido lo lógico ya que se trata de una canción de amor.


¿Cómo llegás a ese momento en el cual sentís que tanto melodía como texto combinan y calzan perfectamente, y te das cuenta que la canción quedó pronta? ¿Qué sentís en ese momento?

Bueno, llegás luego de un proceso de pulimiento. Aunque hay algunas canciones que nacen ya terminadas, las más redondas y felices. Pero en general hay que trabajar en ambos terrenos, la palabra y el sonido, hasta llegar a sentir que calzan.


Contanos cómo fue colaborar con Andrés Calamaro, grabando una versión del tema “Horizontes”, incluido en su último disco “Dios los cría”…

Calamaro me honró con su invitación, sobre todo porque cuando me llamó me dijo que tenía sólo dos confirmados: Raphael y Milton Nascimento. Fui a ver una película de Raphael cuando tenía 8 o 9 años, al cine Censa con mi madre. Y unos 10 años después fui fanático de Milton por un largo período, gracias a García Vigil. La canción que me dio Calamaro es excelente, Horizonte.


¿En qué cambió tu forma de componer, grabar y difundir tu música con el problema de la pandemia?

En nada. Mi relación con la música es la misma.


¿Cómo ves el actual panorama de la música nacional, sobre todo de los nuevos artistas que desarrollan un estilo similar al tuyo? ¿Estás al tanto de nuevas propuestas musicales de artistas generacionalmente más jóvenes, te vinculás con ellos?

Estoy muy desconectado. Me resulta imposible mantener el interés en las novedades como hacía antes. Además en Uruguay y en el mundo cada vez hay más gente haciendo música y publicándola, se hace imposible estar al día, no tengo tiempo. Escuché hace poco el grupo de Diego Cotelo, La bolsa de Nylon…, me pareció asombroso, no hacen pop lavado como el otro 98,5 % de los músicos uruguayos actuales.


¿Cómo sigue la presentación y difusión de “Simple”?

Me presento en el Sodre ahora el 1 de agosto, también por streaming. Luego habrá otras presentaciones. La difusión se hace, entre otras maneras, por la atención de personas como vos y tus colegas.






Foto: Pollo Epstein





(Visited 1.127 times, 1.127 visits today)



Paulo Roddel

Nació e1 13 de octubre de 1977, en Montevideo, Uruguay. Ha publicado poesía y cuentos en revistas y antologías de escritores. Editó fanzines y publicaciones de rock de circulación under en Montevideo (1997-2000). Co-fundó los grupos de poetas 7 Segundos y Seis50, grabó los cds de poesía “Siete Segundos en la vuelta de tu oreja” (Grupo 7 Segundos, 2002) y “Ablación del Habla” (Grupo Seis50, 2006). Ha publicado cinco libros de poesía "Trapos" (2004), "Palidezco" (2010), "Ama/zonas" (2014), "El ceño del sueño" (2016), y "Efecto acumulativo" (2019). Ha colaborado en los periódicos La Diaria y La República, fue co-redactor de la revista cultural Fango (Premio Fondos Concursables del MEC, 2010-2011), colaboró en las revistas culturales H-enciclopedia, El Boulevard, Revista Ricardo Reis, Revista Vadenuevo, Artesuburbano, Revista Once, Magazine Montevideando, Suplemento El País Cultural, entre otras publicaciones. En 2014 participa de la realización Poetas - Proyecto Cross Media. Colabora desde el 2010 en el portal cooltivarte.com. Participa en ciclos literarios y encuentros de escritores tanto en Uruguay como en Argentina, y como columnista invitado en radios tratando efemérides vinculadas al rock. Como periodista cultural ha entrevistado a numerosas destacadas figuras de la cultura, tanto uruguayas como extranjeras en diferentes disciplinas artísticas. Colabora también en la revista digital Lamás Médula, de Buenos Aires. Es docente de inglés, librero, y actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR.