cooltivarte - DANIELMELINGO/L I N Y E R A/13AUG2015/LATRASTIENDA/MONTEVIDEO. FOTO: ©Gastón Pimienta

Melingo en La Trastienda

Músicos sin música sobre un escenario. Aparece por la izquierda una figura vestida de negro, sombrero en mano, se acerca a nosotros y comienza el show. Melingo baila mientras canta, construye ruidos con los pies, con la boca, camina recorriendo el escenario de forma circular, hacia delante, hacia atrás, se tumba en el suelo, salta, grita, zapatea. Es un hombre de luces y sombras que juega entre el humo a volar. Flota sobre nosotros alzando los brazos con movimientos ligeros. Hace ballet de puntillas. Dibuja la silueta de su cuerpo y permanece inmóvil un instante en un dulce letargo. Mueve las manos como un bailador de flamenco. Agarra el clarinete y lo toca como un latido de corazón ralentizado que va consumiéndose y apagándose a medida que termina la canción.

Da besos y descorcha un champán ficticio.

Dispara al aire con una pistola que no existe. Se arranca el zapato, lo huele, lo lanza y con la media en la mano se va.

Regresa con un pie calzado y otro desnudo. Canta: “tengo una piedra en el zapato y me molesta, tengo una piedra, no me deja caminar”. Alguien se levanta entre el público, se acerca a él y le besa.

Juntos permanecen abrazados más de 15 segundos –silencio total –. Melingo se separa de él y comienza a nadar sobre el suelo del escenario. Él sujeto abrazador sigue sus pasos y se recuesta junto a él. Seguridad. Seguridad. Y todo vuelve a una loca normalidad extraña. Ya totalmente descalzo cantamos todos junto a él: “del barrio me voy, del barrio me fui”. Cruce de piernas de los músicos, cuerpos unidos mirando hacia abajo y cierre del show.

Imagen portada: DANIELMELINGO/L I N Y E R A/13AUG2015/LATRASTIENDA/MONTEVIDEO. FOTO: ©Gastón Pimienta

[fbalbum url=https://www.facebook.com/media/set/?set=a.908552549191659.1073742531.163210523725869&type=3]

 
 

[sam id=»21″ name=»notas y articulos» codes=»true»]

 
 

(Visited 47 times, 9 visits today)



Lucía Baltar

Lucía Baltar

Ciudadana del mundo, mendiga en la tierra. Gritó por primera vez una mañana de marzo de 1987. A los 12 años escribió sus primeros poemas –todos ellos prescindibles-. Llenó libretas durante años. Ganó un premio literario a los 19. Estudió la carrera de psicología pero nunca se atrevió a ejercerla. Terminó un Máster de Escritura Creativa y realizó un poemario. Emigró de España en abril de 2014 –su pasaporte dice que nació en las Islas Canarias. Ella no lo niega–. La mayor parte de su tiempo lo pasa observando la vida de otros, leyendo la vida de otros y escuchando la vida de otros. Ahora se entretiene escribiendo con la luz y robando suspiros con la cámara fotográfica. Ha aprendido a cebar mate, a decir “ta” y “bo” mientras habla y a cruzar en rojo. Se distrae con facilidad, se apasiona por completo y escribe para gritar con igual intensidad que aquella mañana del 87, es decir, con sangre, fluidos y la carne desgarrada.