La culpa es mía. Biografía de Tabaré Rivero de Federico Ivanier. Foto: Federico Meneses

…y también culpa de él, entrevista a Federico Ivanier

Please try entering https://graph.facebook.com/698081466905436/photos?fields=source,link,name,images,album&limit=1000 into your URL bar and seeing if the page loads.

Fue el propio Tabaré Rivero el que hace unos días nos contó el proceso para llegar a La culpa es mía, el libro que recoge su biografía y será presentado el jueves 22 a las 19:30 hs. en el bar El Tartamudo.

Pero aún faltaba tener en cuenta a la otra parte fundamental para que esta obra pudiera ser presentada, hablamos de Federico Ivanier, quien escribió y se tomó el trabajo de “organizar el caos de recuerdos y sensaciones” que el líder de La Tabaré expresó en numerosos encuentros entre ambos.

Ivanier es escritor, docente y sociólogo. Publicó una docena de novelas infantiles y juveniles, ganó dos veces el Bartolomé Hidalgo y el Premio Nacional de Literatura del MEC. Fue columnista en radio El Espectador y actualmente dicta clases de guión cinematográfico en la Universidad Católica del Uruguay.

Motivado por el interés personal en la vida de un artista multifacético, sumamente uruguayo y curiosamente universal, Federico encaró este, su primer trabajo de no ficción, entendiendo y anhelando que sea un documento creíble.

“Me interesaba su multiplicidad: su carrera musical, su carrera en el teatro, la metamorfosis de su producción, su presencia dentro del panorama cultural (…) y, paralelamente a todo eso, la realidad de un tipo que vive en Uruguay y debe ser empleado municipal”

¿Qué quisiste reflejar en “La culpa es mía”?

La vida de un artista que me interesaba desde el gusto personal. Me interesaba su multiplicidad: su carrera musical, su carrera en el teatro, la metamorfosis de su producción, su presencia dentro del panorama cultural (al punto de ser una suerte de ícono, aunque él odiaría ser llamado así) y, paralelamente a todo eso, la realidad de un tipo que vive en Uruguay y debe ser empleado municipal.

¿Cómo fue el proceso de trabajo para sacarlo adelante?

El trabajo fue muy simple y muy complejo a la vez. Las entrevistas (decidí hablar sólo con él) fueron lo más fácil y lo más divertido. Por eso, terminé haciendo el doble de las que pensaba hacer inicialmente. Luego, el procesar todas esas entrevistas fue algo mucho más complejo de lo que esperaba, porque la vida de Tabaré sigue muchos rumbos paralelamente. Organizar todo lo que él me decía en un libro coherente, que mantuviera el interés, que fuera comprensible, fue otro cantar. Además, tenía menos tiempo del que yo pensaba inicialmente. Pero siempre fue un laburo que disfruté mucho.

¿Cómo fue la relación en cuanto al trabajo con Tabaré Rivero?

No lo tomé nunca como una relación de trabajo. Lo tomé como la oportunidad de conocer a alguien y siempre traté de establecer una relación tan amistosa como con cualquiera. Tabaré, además, siempre propició eso y se preocupó mucho porque yo me sintiera bien. Todo esto hizo que yo realmente deseara que todo funcionara lo mejor posible. Y así fue.

¿Cuál fue tu primer acercamiento con Tabaré?, ¿lo conocías anteriormente?, ¿te generaba incertidumbre su reacción?

El primer acercamiento se dio a través de una editorial. Yo no quería que el contacto llegara desde un lugar informal, que fuera a parecer amateur. Quería que Tabaré supiera que el trabajo iba en serio, así que preferí que el primer contacto llegara así. Al final, resultó que Tabaré no me conocía, pero sí conocía algunos libros míos: su hijo Camilo los leía, su esposa Lourdes, que colaboró mucho también en que todo saliera bien, los había comprado. Eso lo llevó a “aceptarme” y a partir de ahí ya el contacto fue directo entre él y yo. Parte de todo esto está contado en el libro, junto con una serie de coincidencias que me resultaron divertidas.

Si nos tuvieras que recomendar algo de la biografía ¿qué sería?

Creo que la vida de Tabaré es interesante por lo sumamente uruguaya que es. Al ser nacido en el 57, recorre una parte importante de la historia de nuestro país, historia que se ve reflejada constantemente en su vida, desde la violencia vinculada a la dictadura, pasando la salida democrática, el descreimiento posterior y el culto de la imagen en que terminamos hoy. Además, él corporiza una historia del rock nacional, una historia que no es el centro del libro, pero que se cuela constantemente.

Por otra parte, la vida de Tabaré también es curiosamente universal, con varias cosas que ocurrieron fuera de fronteras y con sueños que, muchas veces, se rebelan contra lo que tenemos como imagen del uruguayo típico. Su canción, Las raíces desteñidas, muestra exactamente esto: algo muy uruguayo que a su vez no es nada uruguayo. Así es él.

Otro polo de atracción pasa por el lado de ver el backstage de un músico/autor/actor/director. Me parecía copado mostrar era cómo tal o cual canción, cómo reflejaba quién era él o cómo fue el proceso por el cual escribió tal obra y cómo es que, en definitiva, Tabaré realiza su producción artística.

¿En qué momento después de tantas charlas dijiste “ahora tengo el libro”?

Sinceramente, apenas un par de semanas antes de que el libro fuera a imprenta.

Cuando consultamos a Tabaré nos decía “no me considero absolutamente nada interesante. Quizá justo eso fue lo que encontró de interesante el autor para desarrollar el libro”, ¿qué te parece esta afirmación? ¿por qué es interesante para vos?

La autopercepción de Tabaré es también una parte muy reveladora del libro. Esta no es la vida de Keith Richards, lleno de millones de dólares, kilos de cocaína, centenas de groupies y fans. Esta no es una vida de ésas, de un superstar. ¿Y qué? Es mucho más interesante justamente por eso, porque es la vida de alguien a escala humana. Más allá de todo lo que Tabaré ha hecho como artista (que es mucho) sigue siendo un tipo que va al súper como yo o cualquier otro montevideano, que tiene problemas con el jefe, que más de una vez tuvo ganas de largar todo y que cuando el nene se puso a llorar toda la noche, no pudo contratar a un ejército de niñeras para que se hiciera cargo.

Tabaré también nos decía que vos le habías encontrado la vuelta para descubrir cosas que él no había dicho y que quedaban flotando en el aire para dejarlas abiertas a la opinión del lector, ¿de qué manera lograste eso? ¿en qué te apoyabas para lograr encontrarle esa vuelta de tuerca?

El secreto para mí fue escuchar con atención lo que Tabaré decía y abrir eso al lector, excluyendo mi opinión. De hecho, Tabaré no estuvo en desacuerdo con nada de lo que incluí en el libro, por tanto, seguramente todo lo que yo escribí él lo dijo de alguna manera. Quizá no literal, pero sí implícita. Y ese era mi trabajo también. Escucharlo no solo para quedarme con lo más obvio, sino también con lo que corría por abajo.

¿Cómo pensás y esperás que la gente va a recibir el libro?

En realidad, por ahora quiero disfrutar que el libro está saliendo. Escribir es compartir. Eso, en sí, ya es todo un evento. Después, no me sorprende nada ver que a mucha gente le atrajo la propuesta. Será porque al igual que yo, tienen una imagen de Tabaré que les genera un interés inmediato. Y después… no sé. De a poco estoy entendiendo que, al ser mi primer libro de no ficción y al ser sobre alguien como Tabaré, también es un documento. Espero que sea un documento creíble.

¿Te gustaría realizar alguna otra biografía de otro artista uruguayo?

Me gustaría hacer alguna que otra biografía, sí, pero no sé si necesariamente de otro artista. Como sea, no estoy pensando en eso, sino ahora en sacar una novela para adultos, un cómic y en estudiar cine (además de mantener una producción sólida en literatura infantil-juvenil). Creo que, al igual que Tabaré (aunque él no lo diga) lo más importante para mí es la búsqueda, plantearme cosas nuevas, desafiantes, y buscar conseguirlas. Quedarme en la misma de siempre y hacer la fácil es algo que no me sale con mucha naturalidad, je. Me gustan los partidos difíciles.

Imagen portada: La culpa es mía. Biografía de Tabaré Rivero de Federico Ivanier. Foto: Federico Meneses

Facebook API came back with a faulty result. You may be accessing an album you do not have permissions to access.

 
 

   

 
 

(Visited 41 times, 14 visits today)

Mauricio Conde

Mauricio Conde

Nació en San José el 23 de mayo de 1983. En 2010 conoció a Federico Meneses, impulsor de óbolo cultural y más tarde de cooltivarte.com, y se incorporó como co-director y editor responsable de ese medio digital. En COOLTIVARTE también redacta y diseña artículos, entrevistas e información sobre el quehacer artístico y cultural existente en el país. Siempre curioso por seguir aprendiendo elementos vinculados a la cultura, el arte y la educación.







Recomendaciones destacadas