imagen - Garo Arakelian con paulo roddel - foto Juan Fielitz

Volver al ring, entrevista a Garo Arakelián

Establecido como uno de los más sólidos e importantes guitarristas de rock de la escena local de las últimas décadas, Garo Arakelián fue el pilar fundamental de la clásica banda uruguaya La Trampa. Destacado compositor, ha sabido transitar otros caminos, menos trillados y más cercanos a lo poético, al momento de escribir y componer. Hoy en día, y desde hace unos pocos años, Garo viene afianzando una interesante carrera como solista, manteniendo el vínculo con la música, con sus seguidores, al tiempo que atrayendo nuevo público que lo comienza a conocer en esta etapa de su carrera artística. Con motivo de una nueva presentación de su disco “Un Mundo sin Gloria” (Bizarro Records), en un show titulado “Segundo Round” el próximo viernes 26 de setiembre en La Trastienda, conversamos con él.

 

“Me encanta pelear mis canciones en vivo”

 

-Contanos acerca de tu recital del próximo viernes 26 en La Trastienda, ¿cómo lo venís preparando? ¿Habrá invitados?

-Bueno, esta es una nueva instancia de presentación de “Un mundo sin gloria”. Le puse “Segundo Round” como título a este recital, como una suerte de argumento para presentarlo de nuevo. La razón principal es que tengo este disco para tocarlo, me pasaron un montón de cosas imprevisibles, pero buenas, como por ejemplo el reconocimiento y la aceptación del disco por parte de la gente que lo escuchó. Lo cierto es que saqué un disco para mostrarlo, tocarlo, para que llegara a oídos, si esto es así, entonces está bueno celebrar, tener eso como argumento. Básicamente voy a tocar todo el disco, más alguna versión y algún tema nuevo. En cuanto a invitados muy pocos, porque yo en lo personal detesto ese formato “show con invitados”, no me gusta eso, no lo comprendo. Si fuera, por ejemplo, no se, un homenaje a los 50 años de algún artista muy importante, con una trayectoria importante se justificaría más, pero el desfile de invitados por sí mismo cuando se trata de un recital no me gusta, nunca me gustó. Por eso es que lo mío en cuanto a invitados va a ser mínimo digamos, y serán dos: uno es Yamandú Gallo, quien además tiene también un disco solista muy bueno, y otro más que no te lo puedo adelantar -risas-, sólo te digo que es un gran amigo, un músico que admiro y es un referente para muchísima gente, pero hay que ir al show para verlo -risas-, o sea, dos invitados sí, pero algo bien puntual, no lo de hacer pasar y pasar invitados todo el tiempo, sino al final ¿de quien es el recital?, ¿cómo es esto que para que tu convocatoria sea importante tenés que mostrar de cuanta gente sos amigo?. Por otro lado, me gusta que mi banda esté ensayada, sin embargo a mi no me gusta ensayar mucho, me encanta pelear las canciones en vivo, me gusta sentir que no la tengo tan clarita, ni que las toco de taquito, pero mis músicos sí me gusta que estén bien ensayados. Por ejemplo, una canción como “Gloria”, no la puedo cantar de taquito porque la tengo recontra aprendida, la ensayo muy pocas veces y cada vez que la voy a interpretar la tengo que sufrir, y eso me encanta, porque es mi única forma que tengo de interpretar mi disco, cómodo no lo puedo interpretar…

-Hablanos entonces de “Un Mundo sin Gloria”, tu disco solista… ¿en qué momento de tu vida llegó ese trabajo?

-Este disco llegó luego de ponerle un freno de mano a la increíble inercia que tenía La Trampa. Inmediatamente después de eso, no voy a decir que fue una crisis personal, pero sí pasó que después de tanto tiempo teniendo un modelo de trabajo, una dinámica, vínculos con gente, todo eso se corta de golpe. Ese disco llega en un contexto en el que yo no tenía ninguna duda de todo lo que había hecho, y de las decisiones que había tomado, y llega para hacerme trabajar como compositor pero de otra manera. Tuve que cambiar la manera de componer, el sujeto que va a interpretar, que ahora soy yo, y tuve que encontrar mis recursos expresivos. La manera  de cantar y los recursos de Alejandro yo los conocía y conozco a fondo, probablemente yo sea la persona que mejor conoce su registro, es decir, yo componía para él, y estudié durante años la forma adecuada de hacerlo para él, porque además Alejandro es un gran cantante. Bueno, eso lo tuve que hacer en muy poco tiempo para mí, fueron muchas cosas muy mezcladas… Recuerdo bien lo que es alejarme de un disco, grabarlo y al poco tiempo sentir que ya es viejo, y que pasó el tiempo. Con este disco todavía me resulta reconfortante no sentirlo distante, de un modo que siento que las canciones siguen siendo novedosas para mi, y eso me deja muy tranquilo, lo digo en el sentido que si yo supiera que este show fuera de cosas que siento viejas, no me gustaría… Las canciones de este disco aún me llenan, me conforman. Es un disco que no tiene ninguna fórmula exitista, no es un disco de hits, no dice cosas como para pasarlo en un shopping mientras se compra, a mi me gusta el disco, pero no es un disco lindo ni divertido digamos, sin embargo la difusión y el reconocimiento fue muchísimo mejor a lo que yo esperaba que sucediera, superó mis expectativas y me siento muy conforme con eso.

-Si “Un Mundo sin Gloria” fuese uno o más estados de ánimo, ¿Cuáles pensás que sería?

-Creo que una cosa es de lo que hablan las canciones, y otra cosa es porqué vos decidís hablar de esas canciones. Para mi es un disco que da pelea, por ejemplo, la melancolía no es algo dinámica, que tenga una energía cinética, y este disco está cargado de energía cinética. Es el resultado de cantidad de decisiones que tomé, de dar pelea, de mi voluntad de reinventarme. Por eso te digo que una cosa es de lo que hablan esas canciones y otra es lo que me parece que transmite el disco.

-¿Qué te dejó La Trampa? ¿Te molesta que te pregunten sobre eso?¿Cómo es al día de hoy tu vínculo con tus ex compañeros de la banda?

-Si no me preguntaran supongo que no sería muy sensato, creo que es lógico que me pregunten sobre eso, una persona que estuvo durante veinte años con otras en una banda, es imposible que no hable de eso. ¿Y qué me dejó La Trampa? Y me dejó todo, este presente para mi también es resultado de todo el trabajo con la banda. En cuanto al vínculo todo bien, te repito, si uno no se interesara por cómo están y qué están haciendo personas que compartieron con uno veinte años de la vida, uno sería un canalla, un cretino, entonces, todo lo que le pase a cualquier ex integrante de La Trampa siempre va a ser parte de lo que me pase a mi, eso será así para siempre. Después las valoraciones acerca de lo artístico van por otro lado, pero las relaciones son muy buenas, como siempre. Pero no se puede mezclar todo, no es lo mismo el vínculo pasado, que las consideraciones sobre lo que están haciendo artísticamente, son cosas diferentes. Y siempre estamos en contacto sí…

-¿Considerás que un artista, necesariamente debe estar comprometido con la realidad al momento de crear?

-Si la pregunta viene por el lado de que si el artista debería de manera explícita manifestarse sobre lo que pasa, ah entonces me parece que no, no sirve eso de plantarte de manera comprometida, que tenés una visión política con respecto a esto y lo otro, si después en la música no lo tenés, pero bueno, esa es mi forma de ver… Por otro lado creo que la mayor parte de la gente que escribe sobre sí misma está en problemas, porque la mayor parte de las anécdotas y vida de los artistas no son interesantes. Una historia de amor de un músico, que se piensa que porque tiene una guitarra y cuenta su historia de amor con el fin de que le interese a la gente, bueno, es una historia pequeña, que seguramente no le interese a nadie, llegado el caso creo que es mejor inventarse una historia, que probablemente será más encantadora más atractiva que la propia, supongo…

-¿Para qué pensás que sirve la poesía?

-Bueno, yo no hago poesía. Yo no sé si sirve para algo. Para mi la poesía es un reserva de muchas cosas, pienso que es uno de los márgenes laterales de la cultura que por ahora al no tener una lógica de oferta y demanda, no se puede pervertir, no se puede corromper. La poesía sirve como promesa de una cantidad de cosas, alimenta muchas cosas, se debería mantenerla, cuidarla… La poesía creo que es como esos lugares con arenales, con dunas, por los cuales no deberían pasar las 4 x 4, que serían las cosas que la destruyen, la corrompen, o la utilizan para fines espurios…

-¿Cambiarías algo de lo que hiciste si tuvieses la oportunidad de hacerlo? ¿Te arrepentís de algo?

-No, no… Lo único que te puedo decir es que tal vez me hubiese gustado ser mejor instrumentista, cambiaría la arrogancia aquella de más joven, aquello de pensar que era suficiente con algunas cosas, pero en los aspectos fundamentales no, no cambiaría nada. Aprendí muchísimo, creo que pensar en el pasado, intentando ver qué cosas hubieran  podido ser diferentes, es en gran medida desatender el presente, el hoy.

-¿Planes a futuro para después de este show? ¿Tenés idea de empezar a trabajar en un disco nuevo?

-Si, tengo programado seguir tocando, tengo algunos shows ya agendados, y también componer nuevo material; estoy trabajando en el segundo disco, vengo adelantando mucho en cuanto a melodías, tengo avanzadas las letras, y espero que en el verano, que es cuando siempre tengo más tiempo para escribir sobre todo porque tengo licencia pueda dedicarme bien a eso. Así que espero que el año que viene pueda tener nuevo disco, que no va a ir por este mismo lado; “Un mundo sin gloria” es una mirada completa para mi pero ya cerrada sobre una temática especial. El próximo disco iría por el lado opuesto a éste, en cuanto a los tópicos, sobre de qué va a tratar; al no hablar de cosas tan trágicas, tan pesadas, de seguro tendrá otra dinámica, otra energía, más, digamos “para arriba”…

Imagen portada: Garo Arakelian con Paulo Roddel – Foto Juan Fielitz

 

   

 

(Visited 118 times, 46 visits today)



Paulo Roddel

Paulo Roddel

Nació e1 13 de octubre de 1977, en Montevideo, Uruguay. Ha publicado poesía y cuentos en revistas y antologías de escritores. Editó fanzines y publicaciones de rock de circulación under en Montevideo (1997-2000). Co-fundó los grupos de poetas 7 Segundos y Seis50, grabó los cds de poesía “Siete Segundos en la vuelta de tu oreja” (Grupo 7 Segundos, 2002) y “Ablación del Habla” (Grupo Seis50, 2006). Ha publicado cuatro libros de poesía Trapos (2004), Palidezco (2010), Ama/zonas (2014), y "El ceño del sueño" (2016). Ha colaborado en los periódicos La Diaria y La República, fue co-redactor de la revista cultural Fango (Premio Fondos Concursables del MEC, 2010-2011), colaboró en las revistas culturales H-enciclopedia, El Boulevard, Revista Ricardo Reis, Revista Vadenuevo, Artesuburbano, Revista Once, Magazine Montevideando, Suplemento El País Cultural, entre otras publicaciones. En 2014 participa de la realización Poetas - Proyecto Cross Media. Colabora desde el 2010 en el portal cooltivarte.com. Participa en ciclos literarios y encuentros de escritores tanto en Uruguay como en Argentina, y como columnista invitado en radios tratando efemérides vinculadas al rock. Como periodista cultural ha entrevistado a numerosas destacadas figuras de la cultura, tanto uruguayas como extranjeras en diferentes disciplinas artísticas. Colabora también en la revista digital Lamás Médula, de Buenos Aires. Es docente de inglés, librero, y actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR.

<





Recomendaciones destacadas