PACO IBANEZ - 28SEP2015 - AUDITORIO NACIONAL DEL SODRE - MONTEVIDEO - URUGUAY - Foto: Gastón Pimienta

Vale la pena vivir por una canción, Paco Ibáñez en el Sodre  

Please try entering https://graph.facebook.com/931595673554013/photos?fields=source,link,name,images,album&limit=1000 into your URL bar and seeing if the page loads.

“La patria de todos es el canto” dice Paco Ibáñez cubierto de negro. Se ilumina la atmósfera y saluda. “Uruguay me hace dormir bien” comenta.

Paco, espectador del existencialismo, es un trovador, un contador de historias que nos relata sus vidas posibles. Las pasadas. Las presentes. Habla de España como República. De la iglesia y del Papa con vértigo. Del fútbol con asco. De la juventud con pena y con rabia. Paco es un ciudadano del mundo. Habla de su infancia, de Valencia, Cataluña, País Vasco y París. Canta en gallego y en euskera, pero afirma con fuerza que “antes morir que hablar inglés”.

Hay muchos invitados. Están los presentes, los ausentes, los cantantes, los guitarristas, los poetas y algún que otro taxista sabio. Le canta “como tú” a Galeano. Homenajea a Osiris Rodríguez Castillo. Nos “desalambra” con Viglietti, y revela, finalmente, que él es toda la música que le gusta, así que también es uruguayo.

Al final del concierto somos cuatro españolas y un uruguayo esperándole para darle un beso y decirle que la juventud no está dormida, que algunos estamos despiertos, activos, sintiendo y luchando. Hay locos todavía, Paco. Hay locos todavía.

Imagen portada: PACO IBANEZ – 28SEP2015 – AUDITORIO NACIONAL DEL SODRE – MONTEVIDEO – URUGUAY – Foto: Gastón Pimienta

Facebook API came back with a faulty result. You may be accessing an album you do not have permissions to access.

 
 

   

 
 

(Visited 29 times, 6 visits today)



Lucía Baltar

Lucía Baltar

Ciudadana del mundo, mendiga en la tierra. Gritó por primera vez una mañana de marzo de 1987. A los 12 años escribió sus primeros poemas –todos ellos prescindibles-. Llenó libretas durante años. Ganó un premio literario a los 19. Estudió la carrera de psicología pero nunca se atrevió a ejercerla. Terminó un Máster de Escritura Creativa y realizó un poemario. Emigró de España en abril de 2014 –su pasaporte dice que nació en las Islas Canarias. Ella no lo niega–. La mayor parte de su tiempo lo pasa observando la vida de otros, leyendo la vida de otros y escuchando la vida de otros. Ahora se entretiene escribiendo con la luz y robando suspiros con la cámara fotográfica. Ha aprendido a cebar mate, a decir “ta” y “bo” mientras habla y a cruzar en rojo. Se distrae con facilidad, se apasiona por completo y escribe para gritar con igual intensidad que aquella mañana del 87, es decir, con sangre, fluidos y la carne desgarrada.

<





Recomendaciones destacadas