imagen - carretera interior del Uruguay -foto: Daniela Hernández

Uruguay 2015: Lo que vendrá

Es altamente probable, que salvo algún fenómeno externo muy adverso, el próximo sea el gobierno más “hacedor” de la historia nacional.

Durante el próximo quinquenio resultará necesario concluir el proceso de “modernización solidaria” que Tabaré Vázquez inició en 2005, (ahora veremos cómo) y al mismo tiempo tendrá las condiciones para terminar de diseñar institucionalmente a la democracia más avanzada del planeta desde la perspectiva del “republicanismo social” que ha ido consolidándose en la izquierda uruguaya como su teoría de la democracia.

Acerca del “republicanismo social” procuraré escribir en breve. No obstante, es necesario formular un apunte. Tabaré Vázquez es el líder político uruguayo más compenetrado con la “descentralización política y administrativa como forma de democratización de la gestión de los recursos comunitarios”.

Ha sido parte de sus inquietudes permanentes desde que se involucró a pleno en la vida política pública. El gobierno de José Pepe Mujica trabajó muy seria y sistemáticamente el proceso de descentralización hacia el interior, de coordinación calificada y no politiquera con las Intendencias en áreas muy sensibles como las obras de infraestructura y la educación, pero será necesario impulsar más activamente estas políticas y seguir avanzando en el traslado a las localidades de capacidad de decisión con recursos económicos pero evitando al mismo tiempo una posible propensión de las unidades políticas más pequeñas a mirar la primera línea del bosque y no el bosque en su conjunto.

Este es siempre el principal problema de la descentralización, organizar su ingeniería para que los intereses locales no entren en conflicto con los intereses nacionales.

Pero concentrémonos ahora en los desafíos que plantea la modernización solidaria cuya implementación inició el FA en 2005.

La modernización solidaria es el proceso político institucional mediante el cual la izquierda uruguaya ha fortalecido la presencia del Estado en áreas estratégicas, (para salvar al Estado de Bienestar desprovisto de sus componentes burocráticos y amiguistas) y el proceso económico mediante el cual, para conseguir autonomía política para los intereses nacionales, ha promovido inversión extranjera directa e inversión local fomentado la actualización tecnológica de las industrias (ya sean de capitales nacionales o extranjeras), y la apertura de mercados, al mismo tiempo que organizaba los instrumentos para distribuir mejor la riqueza generada socialmente. (Consejos de Salarios, creación de empleo, programas de asistencia a la pobreza crítica, reforma impositiva, formalización de la economía, etc.)

En relación a la desburocratización y el combate al amiguismo queda mucho por hacer pero como veremos en seguida el próximo gobierno tendrá las mejores condiciones para lograrlo.

Por una parte, porque se continúa implementado muy profesionalmente el proceso de inversiones en tecnologías de la información desde el punto de vista estructural por parte de ANTEL y desde el punto de vista administrativo por parte de AGESIC (la agencia para el gobierno electrónico).

Pero por otra parte por las condiciones político – sociales que tendrá el próximo gobierno y en las que no se repara suficientemente.

Tabaré Vázquez, que no hay que olvidarlo, es el líder político que nos trajo hasta acá, ganando la Intendencia de Montevideo primero, el gobierno nacional luego y la segunda presidencia ahora (la mayoría parlamentaria obtenida por el FA no permite gobernar eficientemente a ningún otro partido de suerte que es altamente improbable que la izquierda no acceda a la Presidencia el 30 de noviembre) tendrá a su favor en el armado del próximo gobierno la voluntad expresada por todos los sectores del FA de no aspirar a una conformación según reparto político, aunque naturalmente siempre hay que buscar equilibrios.

Pero tendrá a su favor algo más relevante: la experiencia.

La de él personal, pero aún más importante, la de miles de cuadros políticas frenteamplistas que han participado de una y otra manera en la gestión o en los debates sobre la gestión de la cosa pública y que por tanto saben ahora que administrar y gestionar recursos de las sociedad “no es soplar y hacer botellas”.

Esto es, el próximo gobierno contará a su favor con el aprendizaje colectivo en el arte de gobernar que ha hecho la izquierda y que tampoco hay que olvidar, comenzó en las peores condiciones económicas y del tejido social del Uruguay contemporáneo.

Se accede al gobierno ahora en un proceso de movilidad social ascendente, de modernización de la economía, con un incremento significativo de los sectores sociales con capacidad de ahorro, (aunque también aquí queda mucho por hacer) y con las reformas estructurales casi todas hechas.

La reforma del sistema educativo, el incremento de la inversión y calidad del gasto en infraestructura, la implementación del sistema nacional de cuidados que posibilitará el ingreso al mercado de trabajo de miles de jóvenes madres en particular podrá realizarse en condiciones favorables, algo muy diferente a lo que ocurrió durante el primer gobierno del Dr. Vázquez.

Imagen portada: carretera interior del Uruguay – Foto: Daniela Hernández

 
 

   

 
 

(Visited 12 times, 5 visits today)



Gerardo Bleier

Gerardo Bleier

Gerardo Bleier nació el 26 de noviembre de 1960. Escritor, Periodista y Asesor en Comunicación Estratégica. Dirigió revistas, radios y programas de televisión. Publico varios libros de poesía entre ellos Ideanimas (Arca) y Cenizas (Artefato) y una novela Cráneo de Vaca (Cruz del Sur). http://gerardobleier.blogspot.com/

<





Recomendaciones destacadas