Martín Volman

Urbana densidad, entrevista Martín Volman

¿Cuándo empezaste a hacer fotografía?

Recuerdo mi cara de felicidad cuando me regalaron una Polaroid a los seis años.  Seguí sacando fotos pero realmente me encontré con la fotografía a los 20 años cuando una amiga me pidió que la acompañe a hacer un curso de foto-

¿Qué es lo que más te entusiasma de la fotografía?

Me entusiasma la capacidad que tiene de hacer que “eso” que pasa en la imagen trascienda los planos, que te haga sentir el punctum barthesiano

El 9 de junio a las 19 hs. en Roggia Gallerie inauguras la muestra con dos trabajos, Densidad Urbana y otro de Patrones Urbanos. ¿Con que nos vamos a encontrar? Cómo fue el proceso de selección?

Son series en las que trabajé el año pasado. En “Densidad urbana” hice fotos de fachadas de grandes edificios, tratando de acentuar lo “impersonal” de esos grandes edificios. Como dice el texto curatorial: construcción deforme, sofocante y abarrotada.

En cambio, en Patrones Urbanos lo que me interesa es cómo el tejido urbano se va descomponiendo y rompiendo, huellas urbanas en las que el color, forma y por supuesto, textura, juegan libremente.

El proceso de selección se hizo en conjunto con el galerista, Marcelo Roggia.

¿De qué manera generas vínculos con agentes culturales en el exterior para hacer circular tus obras y realizar exposiciones?

Esta será mi primera muestra individual. Más allá de eso, trato de estar activo en las redes sociales, para mostrar mi obra, pero también para conocer y dialogar con artistas, críticos, teóricos y galerías.

¿En qué piensas cuando estas encuadrando?

En tratar de captar en una imagen lo que estoy pensando en mi cabeza, pero claro que uno se lleva sorpresas constantemente. En el último tiempo dejé de pensar tanto en temas técnicos y poder dejarme llevar por el momento de hacer las fotos.

¿Qué tan importante es ser objetivo en tu profesión?

Creo que depende del tipo de fotografía que uno haga. Pero en la fotografía que me interesa hacer creo que lo subjetivo es de suma importancia para la obra. Si no se ve el punto de vista del autor, si no se ve “dónde” está el fotógrafo,  no hay fotografía, no hay arte, no hay nada.

¿Cómo se te ocurren las ideas? ¿Tenés una libreta de apuntes?

Tengo varios cuadernos en los que voy escribiendo pequeñas ideas y vuelvo a ellos constantemente para tratar de darles forma. Por otro lado, en otros cuadernos y archivos en la computadora registro distintos artistas, textos y películas que pueden servirme de inspiración o como antecedentes.

En cuanto a las ideas, a veces hay que salir a buscarlas, otras veces vienen a uno. A la vez, muchas veces uno piensa que está haciendo cosas distintas y está haciendo lo mismo, y viceversa.

¿Cuantas tomas realizás hasta conseguir la imagen que querés?

Todas las que hagan falta. A veces es cuestión de azar porque son muchas las variables que juegan a la hora de hacer la foto.

¿Crees que los fotógrafos deben tener una filosofía para hacer un buen trabajo?

No sé si responde la pregunta pero creo que uno tiene que ser bastante metódico a la hora de trabajar.

¿Puedes contarnos tu proceso de edición?

Una vez que vuelvo de hacer las fotos, hago varias etapas de selección de las imágenes. Edito en Photoshop y Capture One y una vez que tengo la imagen hago impresiones pequeñas en papel para pensar mejor y mostrarlas a colegas o si estoy haciendo clínica de obra, seguir trabajándolas ahí.

¿Qué opinión tenés de los programas de tratamiento de la fotografía?

Para bien y para mal, se convirtieron en indispensables. Hay como cierta pulsión o presión a editar las fotos. Como decía el epistemólogo Enrique Marí con respecto al martillo: “sirve para clavar un clavo y para hundir el cráneo de una persona”.

Con los programas de edición pasa algo parecido, depende del uso que uno le de.

¿Trabajas con metadatos en una fotografía? ¿Cuáles son los ítems con más relevancia y porqué?

No, para nada. Muy rara vez vuelvo a una imagen para ver algún que otro detalle técnico.

Con la aparición de las cámaras digitales ¿se mira menos?

Se mira menos porque se da como una compulsión a sacar más y más fotografías. No importa para qué, no importa cómo, no importa si uno las va a volver a ver.

A veces, pareciera que se trata más de acumular imágenes que de hacer fotografías.

Hoy en día se maneja en cultura el concepto de prosumidor, donde todos somos productores y consumidores al mismo tiempo, ¿crees que esto es así? ¿se acentúa con la aparición por ejemplo de los smartphones, la invasión de imágenes y la velocidad de difusión

Con los teléfonos se acentuó de sobremanera la producción de imágenes, pero pienso que nos merecemos una “discusión”. ¿Imágenes para qué? ¿Para mostrarlas o para que se acumulen en las memorias?

El consumo es algo cada vez más instantáneo, por lo tano, más fugaz y veloz, efímero.

¿Qué esperás de la gente al ver tus fotos?

Que las disfruten pero a la vez que les deje algo.

¿Qué opinas del derecho de autor de la imagen y su relación con las redes sociales? 

Con Internet uno pierde el control de las imágenes. Si bien pueden rastrearse, toma un trabajo enorme comprobar qué pasa con ellas una vez que están en Internet, porque son cada vez más y más las fotos que circulan.

 

¿Es posible vender fotografías en Uruguay?

En unas semanas les cuento!

¿Qué te parece que hay que hacer para fomentar la fotografía en Uruguay?

Se está haciendo mucho y es un gran ejemplo para el resto de los países, en especial por la labor del CDF con la gran gestión de Daniel Sosa, desde las muestras que organizan, la importancia que la dan al debate en fotografía con las Jornadas que organizan, el programa F/22 en Teve Ciudad y tantas cosas más.

¿Se puede vivir acá de la fotografía?

Es difícil, pero sí.

 ¿Es fácil acceder a galerías y salas para exponer?

De a poco,  de forma muy lenta, creo que se está democratizando el acceso. A  la vez  en los últimos años, surgieron nuevas galerías y centros culturales, pero hay mucho por “democratizar”, desde la llegada al campo artítico, como la recepción de lo que se produce en este campo.

¿Qué consejo darías a un fotógrafo que recién empieza?

Mirar, mirar y mirar. Eso creo que es fundamental.  Tener un buen docente que te oriente y guie.

¿Estás trabajando en algún proyecto que nos puedas contar?

Estoy haciendo mi tesis de Lic. En Sociología sobre usos sociales de la fotografía en la fotografía digital. Eso que estoy investigando lo estoy volcando a un nuevo proyecto que si bien no será fotográfico, gira en torno a la fotografía.  En unos meses habrá novedades!

Imagen portada: Martín Volman

 
 

   

 
 

(Visited 27 times, 12 visits today)



Federico Meneses

Federico Meneses

Por el 2003 surge la idea de armar un boletín electrónico "óbolo cultural" para difundir eventos que poco se sabían. Con el surgimiento de las redes sociales el boletín deja de tener su efecto y nace www.cooltivarte.com A fines del 2010 invito asociarse como co-director a Mauricio Conde, junto a todos los amigos colaboradores que se sumaron a la idea de aportar un granito de arena a nuestra cultura potenciando los eventos y dando más valor al conocer a los artistas mediante entrevistas, artículos de opinión, análisis, reflexión y crítica. Cooltivarte está presente en el medio local comunicando las noticias, críticas, opiniones y entrevistas, tratando de generar un valor cultural conociendo de cerca a los protagonistas, generando una conciencia colectiva y sensibilidad para este rápido diario vivir.

<





Recomendaciones destacadas