bambi

Una búsqueda personal, entrevista a Gonzalo “Bambi” Moreno Charpentier

Gonzalo Moreno Charpentier, conocido como “Bambi”, el bajista de Tan Biónica, acaba de editar su primer disco como solista llamado “El Encuentro”. Luego de quince años integrando una de las bandas argentinas con mayor convocatoria y proyección de los últimos años, “Bambi” decidió transitar un camino personal, íntimo, en el que la introspección ocupa un lugar importante dentro de su creación artística y musical. “Bambi” se presentará este próximo sábado 28 de octubre en La Trastienda Club Montevideo, y esta es la entrevista que le realizamos para este portal.

 

-Hablanos acerca de este disco tuyo llamado “El Encuentro” ¿es un encuentro con vos mismo?

-Bueno, ya desde la portada, en la que estoy frente a un espejo es simbólico de un encuentro conmigo mismo, que no siempre es un encuentro del todo feliz. A veces uno se encuentra con todos los matices que tiene una personalidad. Este disco nace en un contexto muy particular, porque es un poco hijo de ese aire que me quedó de dejar de hacer conciertos y grabaciones con Tan Biónica, a la vez que me encontraba en un momento muy particular de mi vida ya había sido recientemente padre, con todo lo que esto implica, en cuanto a movilización de sentimientos, y me empecé a encontrar con canciones que por primera vez sentía que no tenían un destino para la banda, como era antes que yo componía y después hacíamos un álbum, y también comencé a componer sin ningún tipo de reglas, no tenía una estructura de banda. Entonces me encuentro con un material que tiene una impronta más personal, y empiezo a tener una, dos, tres canciones, me recluí para ver cómo entender ese proceso angustioso, extraño, que resultaba de no encontrarle la vuelta con la banda después de quince años en la carretera. No traté de interpretar mucho qué estaba haciendo, viste que es difícil tener una perspectiva de la obra mientras la estás haciendo, eso lo percibís después, con el paso del tiempo, te das cuenta a quien le estás hablando con tu obra. A medida que empecé a entender esas canciones me di cuenta que podían formar un disco propio, con todos los errores que puede tener un primer disco. Me dejé llevar bastante, no quise controlar mucho el proceso…

 

-Al ser integrante de una banda, en los shows en vivo la atención no estaba toda puesta en vos, ¿cómo sentís eso de que ahora sos vos el que está al frente de una banda, y que sos el centro de las miradas, y la gente te va a ver a vos?

-Lo siento como un viaje musical completamente diferente, y trato de no compararlo con nada que haya hecho antes, entonces eso ya me sitúa en un lugar distinto, porque eso lo había hecho con Tan Biónica, de cuatro personalidades y un proyecto, en el cual cada uno tiene su rol y aporta lo suyo, y viste que los grupos a veces tienen una química inexplicable. Lo que traté de hacer fue encontrar mi propia forma de interpretar estas canciones, que sentía muy auténticas, muy genuinas.

¿Sentías que era el momento para un disco como este? ¿era una necesidad para vos?

-Yo no soy de planificar mucho, me dejo guiar más por la música, por donde me va llevando. Hasta ahora no había tenido esta necesidad de un disco como este, no tenía esa ambición de hacer un disco propio y cantar, yo estaba muy cómodo con mi lugar en la banda, tanto como bajista, compositor o productor, pero ante ese impasse que hicimos con Tan Biónica, empiezo a tener canciones mías, y a descubrir que la mejor forma de representarlas era esta, y que además podían formar parte de un trabajo. Me servía la idea de enmarcarme en una obra, porque eso me iba a dar la posibilidad de verme como un artista nuevo, y no de tener una o dos canciones y hacer el resto con repertorio de la banda. Un disco es como una plataforma de expresión donde pensé que el proyecto se iba a entender mejor. Es un disco con letras introspectivas, es un mirar para adentro y encontrar sentimientos muy personales, o de cómo yo observo y me conecto con el universo. Además siento que como no tengo antecedentes con un disco propio, no hay una escala con la cual medirlo, que puede generar una incertidumbre que te puede paralizar, no es que la gente esperara un nuevo disco mío, entonces el hecho de no saber muy bien cómo iba a resultar todo fue en realidad un motor para mí.

 

La situación de Tan Biónica es entonces “en pausa”…

-Sí, nosotros tuvimos la decisión honesta de comunicarnos con nuestros fans y decirles “bueno, no le estamos encontrando la vuelta, vamos a hacer una pausa…”, yo lo vivo así, pero no puedo pronunciarme en nombre del grupo, porque cada uno tiene su propia opinión al respecto, y tampoco creo en volver a algún lugar muy anterior, sino que quiero reanudar, y si en algún momento nos encontramos haciendo música juntos, que ojalá así sea, que sea desde un lugar de reconexión. Yo tengo relación con todos en la banda, pero cada uno está como haciendo su trayecto. Igual hace un año y medio que hicimos nuestro último concierto, de modo que no ha pasado tanto tiempo tampoco. Como cantante de la banda “Chano” (Moreno Charpentier) fue el primero que se animó a sacar una canción, después sacó dos más, era como el que tenía más definido una vocación solista, pero yo me propuse hacer un disco entero, tal vez sorpresivo para muchos, porque lo más común es que el primero en lanzarse como solista sea el cantante, pero en mi caso fue tan natural, porque en gran medida fluyó, y estoy disfrutando de hacer algo diferente a una escala más pequeña, en un tono más intimista. De hecho me gusta poder hacer un álbum en este tiempo, cuando podía haberme quedado llorando un año en mi casa porque la banda de toda mi vida había decidido parar, que también hubiera sido válido (risas).

 

Y a todo esto, agregarle la experiencia de tu paternidad…

-Sí, eso sucedió poco antes de que yo comenzara a hacer el disco. Y sí, la llegada de un hijo te ilumina, los pibes tienen esa cosa de que no sabés muy bien qué va a pasar, tener un hijo te da vuelta el mundo, yo soy feliz con esta experiencia, porque además es alguien que viene a ayudarte en la vida. En algún punto ser padre te conecta con una espontaneidad que perdés cuando sos adulto. De modo que esta experiencia vino a ponerle una impronta colorida a todo el proceso de creación de este disco.

 

¿Qué cosas creés que hay en común o diferentes entre tu trabajo individual y lo que hiciste con Tan Biónica? ¿te presentan como “Bambi de Tan Biónica”?

-Siento que es algo como que si bifurcó, me refiero a mí y la banda. Ni siquiera sé si me presentan como “Bambi de Tan Biónica”, me da igual (risas). Yo me presento así porque es como un atajo para la gente que ya me conoce de Tan Biónica, aunque pienso que son diferentes el de algún modo “personaje” que yo “hacía” en la banda a éste, que es de un tono más personal, más profundo. Yo produje y compuse muchas de las canciones de la banda también, y aquellos que escuchen el disco van a notar una forma mía de decir diferente, y si bien hay una cuestión genética con “Chano”, de parecido físico o timbre de voz porque es mi hermano, y hay una comparación inevitable, no trato de compararme con nada de lo que hice antes porque siento que es un viaje nuevo musical diferente. Creo que comparar esto que hago yo solo, con lo que llegamos a lograr con Tan Biónica es demasiado pretensioso…

 

Además con Tan Biónica lograron un fenómeno de masividad muy importante ¿cómo era manejar eso en ese entonces, y cómo te ves vos ahora, en un plan más íntimo, en recintos más pequeños?

La masividad es algo que uno no maneja, es mucho más de lo que una persona puede procesar, no estás preparado para eso. Hemos tenido la suerte o la bendición de que a mucha gente le guste lo que hacemos, y eso es algo que no podés planificar, simplemente sucede por lo que hacés con tu música, por la autenticidad que le ponés, porque desde algún lugar conectás con la gente. Este viaje musical individual que estoy haciendo ahora tiene su escala en relación al mismo proyecto mío. Pero me pasa que en lugar de compararlo con el último recital que hice acá con Tan Biónica, lo comparo con el primero que hicimos acá, entonces digo, sí, la última vez que toqué acá fue con el Velódromo lleno, pero la primera vez que toqué acá fue en el teatro Lindolfo hace unos años y había cincuenta personas. Me animo a comparar este proyecto mío con los viejos tiempos de la banda, porque quiero pensar que este es un recomienzo para mí. Con este trabajo individual no doy nada por sentado, aunque sí estoy agradecido que a tres meses de salido mi disco haya gente que me quiera ir a ver en vivo, que mis canciones suenen en la radio, y demás, en ese sentido sí las cosas son mejores a cómo eran hace quince años, pero te repito, no dejo de pensarme como un artista nuevo, entonces deseo que a este disco le toque la suerte que le tenga que tocar…

 

Y en cuanto a música uruguaya ¿qué conocés y te gusta?

-Siento que la distancia entre los dos países no es tal, en muchos puntos estamos muy hermanados, y musicalmente también. Yo creo que toda la historia en común que tenemos nos une, y por eso muchos artistas uruguayos tienen tanta llegada en Argentina y argentinos acá también. Yo he tenido la suerte de tocar con bandas y músicos uruguayos y siempre hay que agradecer la posibilidad de compartir música con artistas de acá. Las veces que hemos venido a Uruguay, hemos tocado y tenido un buen vínculo con por ejemplo Santé Les Amis, con los que compartimos festival con Tan Biónica en el Teatro de Verano, y fue una muy buena experiencia, de hecho en este recital del 28 van a abrir los chicos de La Santa. También admiro mucho a Jorge Drexler, pienso que tiene una genialidad y calidez enormes. Hay muchos músicos uruguayos que admiro y respeto, porque además acá hay una tradición musical muy auténtica y muy personal, y yo soy muy admirador de esa pasión por la música local, por lo autóctono, así que me parece que estamos muy conectados.

 

¿Qué podemos esperar de tu show este próximo sábado 28 en La Trastienda?

-Voy a tocar principalmente las canciones de “El Encuentro”, pero también voy a mechar canciones de Tan Biónica, sino no me van a dejar irme, no me dejan subirme al barco (risas). Lo vengo haciendo y lo tomo como un momento de celebración, yo quiero mucho lo que hicimos con la banda, mucha de la gente que me va a ir a ver tiene la expectativa que yo haga algo de lo que hice antes con el grupo. Un concierto es una experiencia irrepetible y colectiva, entonces hay que ir allí para disfrutar, es una interacción de energía que lo vuelve algo único, de modo que me gusta repasar cualquier momento de mi carrera, y sin dudas darle su lugar a estas canciones mías, que es lo que me ocupa en este momento.

 

Imagen portada: Gonzalo “Bambi” Moreno – Foto gentileza producción La Trastienda

 

 

Paulo Roddel

Paulo Roddel

Nació e1 13 de octubre de 1977, en Montevideo, Uruguay. Ha publicado poesía y cuentos en revistas y antologías de escritores. Editó fanzines y publicaciones de rock de circulación under en Montevideo (1997-2000). Co-fundó los grupos de poetas 7 Segundos y Seis50, grabó los cds de poesía “Siete Segundos en la vuelta de tu oreja” (Grupo 7 Segundos, 2002) y “Ablación del Habla” (Grupo Seis50, 2006). Ha publicado cuatro libros de poesía Trapos (2004), Palidezco (2010), Ama/zonas (2014), y "El ceño del sueño" (2016). Ha colaborado en los periódicos La Diaria y La República, fue co-redactor de la revista cultural Fango (Premio Fondos Concursables del MEC, 2010-2011), colaboró en las revistas culturales H-enciclopedia, El Boulevard, Revista Ricardo Reis, Revista Vadenuevo, Artesuburbano, Revista Once, Magazine Montevideando, Suplemento El País Cultural, entre otras publicaciones. En 2014 participa de la realización Poetas - Proyecto Cross Media. Colabora desde el 2010 en el portal cooltivarte.com. Participa en ciclos literarios y encuentros de escritores tanto en Uruguay como en Argentina, y como columnista invitado en radios tratando efemérides vinculadas al rock. Como periodista cultural ha entrevistado a numerosas destacadas figuras de la cultura, tanto uruguayas como extranjeras en diferentes disciplinas artísticas. Es docente de inglés, librero, y actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR.







Recomendaciones destacadas