Serrat "Mediterráneo Da Capo" en Montevideo - Antel Arena - Noviembre 2018 Foto © Carla Peña www.cooltivarte.com

Un viaje a la arena del Mediterráneo en el Antel Arena

Cuando era pequeña mi madre me decía que Serrat era el amor de toda su generación. Es curioso irte a la otra punta del mundo y ver que toda una generación del otro lado del planeta también tiene la misma sensación. Y fue erizante ver un Antel Arena recientemente estrenado llenándose de gente poco a poco hasta ocupar todo el lugar. Pero más erizante aún fue ver aparecer a una parte viva de la historia cantando en el escenario, en un aplauso inmenso que llenó los corazones. Lo primero que sonó fue de lo más esperado, las notas de la guitarra anunciaban el coro de “Mediterráneo” y mirar las caras de emoción del público ansioso no tenía precio. Antel Arena, arena de playa, mar Mediterráneo que fue cuna de tantos y tantos abuelos y abuelas, madre y padres, inmigrantes que en otras épocas viajaron e hicieron hermandad entre España y el paisito. Imágenes de esa playa son las que se proyectaban detrás de las canciones en una especie de gran mariposa blanca como telón que decoraba el escenario. Joan Manuel Serrat poniendo voz y versos a muchos sueños uruguayos, recordó el Cilindro, lugar que antes se erigía en la misma locación donde lo estábamos disfrutando y donde recordaba nostálgico haber interpretado sus composiciones alguna que otra vez.

“Mediterráneo Dacapo” se llama esta gira, y aclara que el término musical “dacapo” es italiano y que significa “ir de vuelta”, por eso él lo había elegido para volver a su disco “Mediterráneo”, interpretar y sentir de nuevo esas diez canciones que aunó en 1971 y que tanto viajaron. Este año se cumple el 47º aniversario del disco y él reconoce que es un número de aniversario raro para celebrar, pero que para qué esperar al número 50, “uno no está para esperar”, admitía entre risas mientras hablaba de la fragilidad de la vida y añadía que eso “lo hacía pecar de prudente” y animaba a que celebremos todo lo que queramos celebrar.

“Qué va a ser de ti lejos de casa” cantaba Serrat en estos primeros pasos del concierto y nos hizo volar a los rincones que nos hicieron crecer, mientras de fondo brillaban constelaciones y galaxias. “Vagabundear”, fue la siguiente y despertó gritos del público que ya no se aguantaba “¡Qué grande, Serrat! ¡Te amo!”. Siguió “Barquito de papel” en este recorrido por el disco y “Pueblo blanco”, entre proyecciones de árboles en otoño y hojas volando con el viento.

Llegó el momento de hablar de la memoria histórica, de confesar que el tío Alberto de su canción no era su tío, sino que era Alberto Puig, uno de los pioneros en hablar de la izquierda en los encuentros de la noche artística de Barcelona en un local llamado Bocaccio, que el propio Serrat frecuentó y del que trajo un taburete que lo acompaña en muchos escenarios. Siguió la canción al mismo acompañada por unos pasos de baile que el artista regaló sobre el escenario. “Ángel que yo quiero” fue el precedente a la presentación de los músicos que regalaron un espectáculo musical de gran nivel, con Ricard Miralles al piano y “al timón de la nave”.

“Lucía” demostró ser una de las más esperadas por el público, una canción que se hizo lugar en la historia de la música y es conocida y cantada allá donde viaja. Habló también de una persona de Castilla La Mancha que es más famosa que “Iniesta, Almodóvar y Sarita Montiel” y cantó la canción que dedicó a “Don Quijote”. Continuó con “Aquellas pequeñas cosas” y sonó de nuevo “Mediterráneo” para cerrar este recorrido tan especial.

Tras una pausa, comenzó la segunda parte del espectáculo, una parte en la que Joan Manuel Serrat se mostró muy conversador con el público, hizo bromas y comentó que le gustaba que sus conciertos tuvieran “una pincelada cultural”, y demostró un gran interés por el significado de las palabras, saber qué le contaban, afirmó que es un hombre “enamorado de la semántica”. Y fue por eso mismo que compartió con los asistentes que el nombre del mar al que tanto le canta, el Mediterráneo, viene del latín y significa “en medio de la tierra”.

Hablando también de palabras y de mares, lanzó una reflexión muy importante en estos tiempos sobre el género, pensando que el mar es oscuro, es bravío, pero que también uno se hace a la mar, la mar salada, “¿masculino o femenino?”, planteó.

Cantó al mar y la mar, a la luna, y llegó el momento en el que el Antel Arena coreó “Cantares”, otro de los grandes regalos del cantautor. Pero el músico catalán se pronunció también sobre las aguas contaminadas del Mediterráneo, sobre cómo un lugar tan hermoso se está llenando de plástico por la acción humana y sobre el gran tema que se ha convertido tristemente en noticia protagonista de la actualidad, la violencia que se está ejerciendo contra los movimientos migratorios. “Europa creció gracias a las migraciones”, afirmaba Serrat, y el mar donde el cantautor levantaba castillos de arena y que es cuna de vida se ha convertido hoy en “un inmenso sarcófago”.

No terminó ahí el contenido social del concierto, Serrat entre canciones como “Algo personal” o “Menos tu vientre”, canción compuesta con los versos del poeta Miguel Hernández, también comentó que él se había criado en un matriarcado y afirmó que “nadie muere de mal de amores pero muchos mueren por amores malos”. Con un gran aplauso, entonó otro de sus himnos, “Para la libertad” y deleitó al público con una delicada “De vez en cuando” hablando sobre la vida que se compone de momentos buenos y otros más complicados.

“Hoy puede ser un gran día” fue el primer intento de despedida del aclamado músico, pero vino después “Una de piratas” que dedicó a esos personajes de cuentos que tanto lo habían hecho soñar y que tan mala fama tenían. Y ya sabiendo que todo tenía sabor a despedida de una noche magistral, nos imaginamos ese pueblo vestido de “Fiesta” , nos pusimos melancólicos con “Esos locos bajitos” y nos enamoramos de maniquíes bailando con “De cartón piedra”.

Serrat, historia viva que canta, que habla sin tapujos, que enamora y que acorta distancias en el océano, celebremos, celebremos todo lo que haya por celebrar, y celebremos pronto tu vuelta por este país que tanto te quiere.

 

Ver cobertura en nuestra comunidad de facebook

 

 

Serrat "Mediterráneo Da Capo" en Montevideo – Antel Arena – Noviembre 2018 Foto © Carla Peña www.cooltivarte.com—

Posted by cooltivarte.com on Monday, November 19, 2018

 

 

 

(Visited 130 times, 15 visits today)



Paula De Alba

Paula De Alba

Periodista y comunicadora audiovisual, nací en Cádiz, viví en Madrid y ahora improviso en Montevideo. Dedico mi tiempo y mi energía a contar y cantar historias acompañada de mi guitarra. En la actualidad trabajo en un hostel en el que cada día viajo sin moverme de la ciudad. Soy de la opinión de que las cosas que nos pasan y las personas que nos cruzamos siempre tienen un por qué. Y me gusta preguntarlo. Incorporación a cooltivarte en 2016.

<





Recomendaciones destacadas