Andrés Bedó - Foto Federico Meneses

Tribu de Jazz, entrevista Andrés Bedó

Andrés Bedó y La Tribu se presentó hace unos días en el Teatro Solís, más precisamente en la sala Zavala Muniz. Este grupo de jazz, es el proyecto que encabeza Andrés Bedó, un músico y compositor uruguayo que recorrió otros lares y regresó devolviendo todo lo aprendido.

Comenzó su carrera como músico a mediados de los 70, a los 16 años. Luego, y hasta 1989, participó de conciertos y giras, como acompañante de solistas uruguayos (El Sabalero, J. Galemire, Lágrima Ríos, Rubén Olivera (músico), Rumbo, Dino, Eduardo Mateo, Los Terapeutas, Jaime Roos, Leo Maslíah, Urbano Moraes, entre otros), e integrando grupos de diferentes orientaciones como Baldío, Cuarteto de Nos, Jorginho Gularte, Bando Sur en los que ocasionalmente incluyó composiciones propias.

Paralelamente al trabajo de intérprete o arreglador compone música para obras de teatro, cortometrajes, e improvisa para grupos de danza y teatro experimental.

En 1984 llevó a cabo varios conciertos en dúo con Leo Maslíah (“Música y otras mentiras”) y en 1987 compuso e interpretó íntegramente el disco “Yo sé que ahora vendrán caras extrañas”. En 1989 se radicó en España vinculándose al flamenco, y realizó trabajos con Ketama como su tecladista, así como con Aurora, Tomatito, José Mercé, Enrique de Melchor, Vicente Soto, José Soto Sorderita, Antonio Canales, Belmonte, Manglis (“Manteca”), Nina Corti (Suiza). En España participó en varias decenas de discos como pianista, entre ellos, en discos de solistas a quienes frecuentemente acompaña como Pedro Guerra, Ismael Serrano, Jorge Drexler; y también en discos de grupos musicales como Ketama, La Calle Caliente, Kepa Junkera.

Ya radicado en Montevideo colaboró con artistas como El Sabalero, Cuarteto de Nos, Alberto Wolf y Los Terapeutas, Laura Canoura

En 2011, participa como pianista, director musical y con algunas composiciones en un proyecto de difusión del flamenco en diferentes partes del mundo del guitarrista y compositor Miguel Rivera.

“La Tribu”, en su formación uruguaya, debutó el 8 de diciembre del 2007 como un proyecto de diez de los mejores músicos del país. Para saber sobre esta formación y su útimo concierto con el cual brillara en la Zavala Muniz es que nos contactamos con Andrés y les dejamos sus respuestas.

“La búsqueda de La Tribu es el acto creativo instantáneo y en grupo, a partir de desencadenantes inspiradores. “

¿Cómo definen musicalmente a Andrés Bedó y la Tribu?

La Tribu busca ser un laboratorio donde los músicos encuentren territorios comunes y, en ellos, puedan crear colectivamente y abrirle las puertas a lo nuevo.

¿Cómo se sintieron en el recital que ofrecieron en el Solís?

La Sala Zavala Muniz ayudó a que se generara una comunicación muy natural con el público. Yo, personalmente, tenía que torcer la cabeza para verlo y, curiosamente, me sentía completamente conectado con el público y con los músicos. Riki Musso hizo un buenísimo sonido, el técnico de luces, casi sin conocernos, encontró el punto justo en cada pieza. No muchas veces se logra que el hecho musical se transforme en una forma simple y natural de comunicación.

-¿Qué significa presentarse en este teatro?

Para una música de éste tipo, que no arrastra grandes multitudes, es toda una satisfacción, no sólo por lo que acabo de comentar, sino también por hacernos sentir que nuestra propuesta es valorada. Gerardo Grieco, Director del Teatro Solís, se interesó en nuestra música desde su posición de gestor y promotor de eventos culturales que considera valiosos para la sociedad. Uno siente la necesidad de no defraudar esa confianza. Que el público pueda decir “valió la pena ir”, que el Director del teatro diga “valió la pena llevarlos”…

-¿Qué repertorio presentaron?

Sobre todo música que hemos comenzado a grabar. Piezas instrumentales y canciones que yo encuentro muy variadas en cuanto a sonido, instrumentación, etc., pero al mismo tiempo, muy unitarias. Creo que en conjunto intentan transmitir libertad, y una de las formas en las que la libertad se expresa, es mostrando un mensaje simple que trasciende apariencias muy diversas. Creo que muchas veces los músicos empiezan a componer dentro de los límites de una pequeña cárcel que la sociedad reconoce como “su estilo”. Se transforman en esclavos de sí mismos. A mi me gusta sentir la unidad de las músicas que provienen de una propuesta y, sin embargo, no ser capaz de explicarla con ese concepto de “estilo”.

-¿Cómo y por qué tienen como invitados a Hugo y Osvaldo Fattoruso , Laura Canoura entre otros? ¿qué significa para ustedes?

Bueno, la presencia de invitados casi siempre tiene varios significados paralelos. El aporte musical mismo, la afinidad, el gesto de los invitados de “avalar” el concierto con su presencia…En el caso de los tres invitados que nombraste, Laura Canoura es un redescubrimiento mío después de años de ausencia. Tuve la buena suerte de empezar a trabajar con ella a poco de llegado, y ahora me pude dar el lujo de oír dos canciones mías en su interpretación. En cuanto a los hermanos Fattoruso, cuando reaparecieron en Uruguay rápidamente se formó en torno a ellos un enorme círculo de músicos. Yo sentía que estarían agobiados por ese asedio, y me mantuve siempre a distancia por miedo de ser “otro pesado”. Por suerte ellos no vivían las cosas así. Leo Maslíah, con quien somos prácticamente primos, no pudo estar. Es un valorazo y siempre digo que en cada país tendría que haber por lo menos un Leo Maslíah. Encima es fan mío! Pelao Meneses y Gustavo Cúneo son enormes músicos y amigos y vinieron con la misma generosidad que todos los demás.

-Han pasado por varias formaciones, ¿en qué etapa como grupo se encuentren hoy en día?

Bueno, los cambios de formación más drásticos responden a la mudanza de la Central! Me gusta pensar que hay una Tribu en España, que es donde nació, es más me gustaría pensar que un día las dos Tribus (la última versión española y la de aquí) se encuentren en un escenario. La Tribu española ha tenido integraciones muy variadas en cuanto a nacionalidades. Eso es natural en países europeos. Es divertido especular con una Latinoamérica que vuelve a recibir inmigrantes. Me imagino el ping pong de tensiones sociales! Pero también me imagino a un músico senegalés aprendiendo candombe…los músicos sí que sacaríamos provecho.

-¿Cuáles consideran que son sus influencias musicales?

Bueno, aquí sí sólo puedo responder sólo por mi. A La Tribu cada uno llega con su folklore, pero pensando en una desviación de esa palabra. No es el folklore que cada uno trae de su terruño, sino el que cada uno trae conformado, como individuo. Me pongo a mí mismo como ejemplo, y veo que las músicas que tuve más próximas en mis primeros diez años de vida me marcaron profundamente. Tendría que poner esas músicas como influencias e ir sumando todo lo que vino después. casi sería preferible decir cuáles músicas no son influencias directas.

-¿Se pueden incorporar elementos locales propios a un estilo como al jazz?, ¿de qué manera?

Bueno, el jazz es de por sí una hibridación enorme. El enfoque jazzístico de músicas locales es apenas un posible paso más de hibridación. Más allá de que lo que uno haga suene más o suene menos a jazz, la mirada jazzística es muy valiosa enfocando cualquier música. El híbrido simple que podríamos llamar fusión puede dar resultados lindos, cualquier músico se siente tentado de realizarlos, pero los “grandes descubrimientos” a ese nivel no son tales. La bulla en torno a las fusiones y su “novedad” son movimientos de marketing o de buscar pequeños héroes en una civilización en decadencia.

-¿Cómo nos pueden resumir el proceso creativo para hacer un tema?

Los procesos creativos son variados. Si es individual, todo desencadenante es válido, desde la inspiración pura, la intuición o el mero trabajo sobre un material cualquiera puede llevar a la creación. La peculiaridad que a menudo se vive es la necesidad de desarrollar simientes creativas. Arquitecto y albañil deben ser uno. La búsqueda de La Tribu es el acto creativo instantáneo y en grupo, a partir de desencadenantes inspiradores.

-¿Cómo son recibidos internacionalmente como músicos uruguayos? ¿Cómo se ve desde el exterior, donde ustedes se han presentado, a la música uruguaya?

Esta Tribu nunca ha salido del Uruguay. La antigua Tribu era una “multinacional”. En general no hay especial preocupación acerca del origen de un músico o de un grupo. Si se vencen los escollos y si los intermediarios deciden apoyar una iniciativa, se llega a la gente en cualquier lado y ésta escucha y aprecia con mucha más sensibilidad de la que los intermediarios le atribuyen. Muchos intermediarios (productoras, sellos discográficos, políticos encargados de cultura, etc.) le atribuyen a esa cosa incierta que llamamos “la gente” una sensibilidad a imagen y semejanza de la suya propia. La realidad es que casi siempre ellos están bastante por debajo de la media.

Pero volviendo a tu pregunta, los músicos uruguayos suelen ser considerados más bien versátiles en el exterior. Desgraciadamente a veces pecamos de algo de lo que yo me siento representante: abarcamos mucho pero apretamos poco. Solemos ser bien vistos en lo creativo, en una aproximación poética a la música, pero no siempre proveemos un trabajo disciplinado o profesional.

-¿Qué músico o grupo uruguayo actuales les interesa? -¿Cómo ven hoy día la música uruguaya, tanto en el jazz como en general?

Sigo hablando en primera persona ya que me tocó responder. Prefiero pensar la palabra “actual” a la manera de qué músicos o grupos me interesan de los que conocí recién a mi regreso. Creo que está lleno de buenísimos instrumentistas. El nivel medio de guitarristas por ejemplo, es altísimo. Veo muchos veinteañeros tocando genial. Ya hay buenos contrabajistas, se puede tocar con buenos vientos y cuerdas en un ámbito no sinfónico, que antes era muy difícil. Hay cada vez más músicos y, el porcentaje de buenos aumenta.

Si hablamos de composición, de propuestas de grupos, en lo personal no conozco mucho pero me parece que el nivel es más bajo que en lo que se refiere a tocar un instrumento. Eso pasa también en otras partes. Abunda el que compone porque toca muy bien, pero cuando se oye esa composición se descubre que no alcanza el tocar bien. Hay que ser compositor, por más amplio significado que se le de a la palabra.

-Andrés Bedó y la Tribu difunde música también a través de las redes sociales como myspace ¿cuál es tu opinión en cuanto a la difusión del trabajo de los músicos por Internet ya que para muchos fomenta la piratería?

Con MySpace concretamente no sé qué pasa, no sé si es a nivel de todo el mundo pero en mi entorno está de capa caída. No sé que puede haber pasado, quizás se volvió sobrecargado, entreverado y lento, pero da pereza meterse. Yo lo tengo un poco abandonado. Pero en sí, difundir tu trabajo por las redes sociales me parece importante. Todavía no está bien organizado. Por lo que vi, Facebook es un gran hormiguero donde se mezcla la amistad con lo profesional, la intimidad con la publicidad, etc. Y todavía no hay algo tipo Facebook para la música. Lo más lindo sería que cada uno tuviera su web con su nombre donde se viera fielmente representado, pudiera comunicarse a través de ella con gente afín, y a su vez, hubiera organismos en internet que agrupan o clasifican cada una de esas web…

-¿Cuáles son sus futuras presentaciones o proyectos en los que están trabajando?

Ahora hay algunas presentaciones en Piriápolis y Maldonado, pero lo inmediato es seguir grabando y terminar un disco hacia primera mitad de 2012 con algo del repertorio actual de La Tribu y otras cosas que aún no se han tocado en vivo.

Imagen portada: Andrés Bedó – Foto Federico Meneses

 

 Ver fotogalería


 

 

 

   

 

(Visited 64 times, 20 visits today)



Mauricio Conde

Mauricio Conde

Nació en San José el 23 de mayo de 1983. En 2010 conoció a Federico Meneses, impulsor de óbolo cultural y más tarde de cooltivarte.com, y se incorporó como co-director y editor responsable de ese medio digital. En COOLTIVARTE también redacta y diseña artículos, entrevistas e información sobre el quehacer artístico y cultural existente en el país. Siempre curioso por seguir aprendiendo elementos vinculados a la cultura, el arte y la educación.

<





Recomendaciones destacadas