TAMBALEANDO EN LOS CONFINES DEL MUNDO Lecturas Sobre La Contemporaneidad China

TAMBALEANDO EN LOS CONFINES DEL MUNDO

Lecturas Sobre La Contemporaneidad China

Se presenta en el marco de la Temporada 20 del Espacio de Arte Contemporáneo, que va del 26 NOVIEMBRE de 2015 al 28 de FEBRERO de 2016.

Curada por Zandie Brockett (Curadora, escritora, e investigadora nacida en Los Ángeles, Estados Unidos. Habiendo vivido en Beijing los últimos cinco años, ahora reside en Shanghai) y Sebastián Alonso Bessonart como curador asociado.

En oportunidad de esta muestra, que ocupa la totalidad del subsuelo del EAC, mantuvimos una conversación con Sebastián Alonso, para que nos contase un poco los alcances de lo expuesto.

-¿Como surge la idea de la muestra y que propósitos curatoriales destacarías?

Esta exposición y encuentros en Montevideo surgen de habernos conocido con Zandie en mayo de 2014 en la ciudad de Beijing, más precisamente en un pequeño café, en el “789 district art”, nos sentamos a conversar junto con Norbert Jocks (Alemania) y Dominique Garaudel (Francia), colegas de “El ojo colectivo”.

Por aquel entonces participábamos en la segunda instancia de este proyecto (iniciado en Montevideo en 2012), un simposio con colectivos artísticos, artistas, curadores, teóricos, que puso en foco la subjetividad colectiva en las prácticas artísticas, instaurando en las conferencias y discusiones de grupo algunas preguntas: ¿Cómo influye la cultura en el trabajo artístico de un colectivo?; el “excedente utópico” de lo colectivo; diferencias de las prácticas colectivas…

De varios cafés, baratos cigarros chinos y cierta complicidad sobre temas de interés común a ambos, supimos que colaboraríamos a futuro.

Durante un año, en diálogo via skype, en primera instancia, propuse a Zandie realizar una exposición en Uruguay que contemplara un panorama del arte chino contemporáneo desde una perspectiva social, que abordase trabajos que instauren un pensamiento crítico, donde el dialogo con el acontecer social fuese centro de las prácticas artísticas.

Mi interés inicial fue, por un lado, continuar trabajando y reforzando en la escena artística local la relación entre las prácticas artísticas y las prácticas sociales, esta vez, a través de ejemplos internacionales, considerando en este caso la eclosión de los movimientos colectivos en China. Por otro lado, instaurar un canal de colaboración entre ambas ciudades, en principio una colaboración curatorial necesaria para desarrollar la exposición y su devenir y la idea de proponerse esta instancia como un lanzamiento hacia futuras colaboraciones.

Zandie proviene de la curaduría, la escritura y la investigación interdisciplinaria, trabajando desde un compromiso por redefinir metodologías alternativas de investigación, circulación de materiales (publicaciones) y canales de financiación. Valiosa modalidad de trabajo que propone el encuentro, el diálogo y la investigación. Estos modos de hacer y particularmente el trabajo que Zandie viene realizando desde su estancia en Beijing desde hace 5 años, dio forma a “Tambaleando en los confines del mundo”. Un relevamiento ­panorama subjetivo de producciones y prácticas artísticas asentadas en China, que ofrecen un sentido crítico a una nueva realidad urbana – territorial – social, considerando las recientes y profundas modificaciones políticas, sociales, identitarias de China.

En este marco, destacaría dos aspectos de lo curatorial. Por una parte, el aspecto instrumental, la relación que Zandie establece con los artistas (1:1) es un ejercicio propiamente curatorial, que da lugar a obras que trabajan el discurso, lo retórico y la escritura. Es imprescindible valerse de estas formas de relato y construcción de relato, para una comprensión crítica de esta compleja realidad mencionada. Por otra parte, un “modo de lectura – ­enunciación a distancia” que introduce una escala de la imagen un tanto totalizadora, abarcativa. No hay modo de imaginar otra posible Beijing viendo “Kapital Creation”, un documental de Neiderhauser + Fitzgerald, o entrando en la video instalación del tríptico instalado en el EAC de Zhao Liang, donde confluyen imágenes – hombre con un paisaje distanciado, operado por la máquina demoníaca del progreso.

Entre estos aspectos, espacios y distancias, discurre una curaduría en construcción que formula hacia los públicos un llamado de atención.

-En la charla con Zandie Brockett ella se centró en la idea de la modernidad que parece regir los destinos de la renovación cultural china, con un marcado acento eurocéntrico, ¿que pensás de los alcances geopolíticos de esto, en particular para la producción artística?

En una noche de mayo de 2015 en la confusa trama de los Hutong, Beijing, con un grupo de colegas entramos a un bar. Recuerdo que lo primero que se nos apareció, muy cercano al acceso, fue la imagen de Humphrey Bogart. Pero no solo una imagen espectral, alucinante, sino también, una imagen viva, real. Una gabardina anudada informalmente, un sombrero de felpa caído a un lado, un chino sosteniendo una impronta americana enigmática, independiente, mordaz. Fumaba al mejor estilo de Bogart en los cuarenta. Ahora pienso que esa instancia podría enmarcarse en un falso teatro – documental, en ese lugar ambiguo entre la ficción y la realidad, que expresa la historia de una modernidad acelerada, ficcionada y realizada. Una suerte de performances múltiples y continuas que a su vez se hacen documento de una breve porción de historia.

Digamos que los 100 años de modernidad se visualizan en China comprimidos en unos pocos años de apertura económica. Una súper producción de imágenes nos convierte en turistas­protagonistas de un inmenso parque temático abrumador, trágico y espectacular.

Es difícil sostener que en China se esta produciendo una especie de modernidad per se, diferente a la occidental, de lo que sí se puede estar seguro (citando a Rem Koolhaas) es que China desde los años 90 se convierte en un escenario donde los propios asiáticos son conversos turistas en tierras propias. Un gran parque – ­plataforma sin verdaderas arquitecturas, sin profesionales expertos en producción de ciudad como decía Koolhaas por los 2000. Todo esto en constante fricción (y comodidad a la vez) con una herencia patrimonial­ cultural inmaterial, difícil de comprender por occidente, el idioma, la caligrafía, sus modos y costumbres. Esto lo convierte en un fenómeno enigmático, inalcanzable…

Con respecto a los alcances geopolíticos de estos fenómenos en la producción artística, pienso que elaborar acciones y narrativas críticas desde lo local hacia lo local, y a su vez, hacia el mundo, es una necesidad imponderable. Pienso también en el trabajo colectivo- colaborativo y extra­disciplinar (esa idea de Stephen Wright), como un lugar posible de elaboración de procesos e iniciativas micropolíticas que articulen con lo institucional, formando nuevos relatos y posibilitando transformaciones a distintos niveles, social, educativo, artístico. Favorecer modos de resistencia a fenómenos como la gentrificación, turisficación, disneyficación, espectacularización, el simulacro.

Esto me lleva a pensar en elaborar formas y narrativas que nos posicionen en el sur real en el que vivimos.

-¿Como se seleccionaron las obras a exponer, teniendo en cuenta la diversidad de soportes y estrategias? Hay algo abrumador en la multiplicidad de registros e imágenes, ¿pensás que esto da cuenta de una dimensión de inmensidad que no es solo poblacional sino también cultural?

Es más una pregunta para Zandie que para mí. De igual modo, y desde mi punto de vista, veo varias posibles respuestas.

La exposición puso el foco curatorial en la narrativa en distintos soportes y lenguajes.

En primera instancia hay una lectura enfocada en la transformación de una región de China en una megalópolis que reúne a Beijing, Tianjin y la mayor provincia de Hebei acogiendo a más de 130 millones de personas. Una suerte de proyección que el gobierno chino formula estimulando la migración interna acelerada del campo hacia las ciudades, con ánimo de producir y estimular el consumo y por ende la economía china.

Esto produce fragmentación territorial y urbana, modificaciones en la cultura urbana, transformaciones radicales en los comportamientos de los ciudadanos y en sus matrices identitarias, como Zandie nos señalaba en su conferencia. En ese marco las narrativas se vuelven imprescindibles para denunciar y poner en evidencia estas transformaciones.

Los artistas involucrados, chinos y occidentales residentes en China, ofrecen desde sus experiencias y producciones simbólicas, reflexiones en torno a sus propias subjetividades en este voraz marco de transformaciones. Las narrativas oscilan (o tambalean) entre la realidad y la ficción, entre los recuerdos y un presente objetivo y cuantificable, entre el miedo y la esperanza.

El trabajo de video de Hu Xiangqian, “Speech at the Edge of the World”, expuesto en una de las celdas del EAC, da cuenta de una conferencia del artista que ofreció a estudiantes de 12­-14 años de secundaria en su pueblo natal, donde se condensa por un lado un vacío existencial del artista (el vacío del páramo del que nos habla Ernesto Vila) y por otro lado la esperanza que él deposita en la “lectura de libros” como posibilidad de ampliar la “visión del mundo”. Es una pieza extraordinaria de un artista que pone su cuerpo y su ser en pura vocación militante hacia la confianza de hacer un mundo mejor.

La oralidad, el texto, la cultura visual, publicaciones, el dibujo, objetos, dan cuenta de un panorama. Esta multiplicidad de formas y soportes no solo hacen posible aprehender una diversidad cultural de China, compleja y real, sino que también la considero necesaria como dispositivo de enunciación para otras realidades, incluso la nuestra.

-Contanos ­someramente­ para quien aún no haya visitado la muestra, con que se encontrará en cada espacio expositivo?

Creo que esta exposición requiere tiempo de observación y lectura. Esto es condición necesaria para la misma.

Es posible encontrar relatos maravillosos en primera persona, historias de grupos de artistas derivando por las ciudades, piezas de video de gran calidad visual, animaciones producidas con dibujos en gran escala, publicaciones que dan testimonio de todo lo antedicho, recuperación de miles de negativos 35 mm desechados de retratos familiares, trabajos con desechos, poesía, una video instalación sobre una mina de carbón, la vida cotidiana de los trabajadores de China…

Tengo especial interés en que los estudiantes de primaria y secundaria puedan acercarse a esta propuesta. No en vano, en algunas escuelas se está dictando actualmente mandarín…

Imagen portada: Temporada 20 del Espacio de Arte Contemporáneo

Ver Programa

(Visited 37 times, 9 visits today)



Fernando Barrios

Fernando Barrios

Fernando Barrios Boibo: Integra el Programa de formación permanente y curaduría del fac (fundación de arte contemporáneo) y el staff editorial de la revista HUGO. Realiza crítica literaria en revista Relaciones y de arte contemporáneo en Cooltivarte. Poeta y narrador. Ha publicado: en prosa El sótano y otros cuentos, Desaforismos, apócrifos y otras herejías, en poesía Parto de gallina, Desamorados o del tiempo perdido, Tri(i)logía y Vórtice textual: caja­juego con textos. Practica el psicoanálisis; miembro de la ecole lacanienne de psychanalyse

<





Recomendaciones destacadas