Sucio y Desprolijo – Bondades de la web, liberan la historia mejor contada sobre el Metal Argentino

“Lo Primero que te voy a decir, es que No es el Heavy metal. El Heavy metal no es estar vomitando en un rincón, emborrachándose, no es  violencia, esa cosa marginal, postergada, que está todo mal, que la situación esta heavy, eso no es Heavy metal. Para mi Heavy metal es la lucha del hijo de la clase trabajadora, es levantarse a las seis de la mañana, todos los días como un obrero, un pibe que va a estudiar. El que siente el Heavy metal percibe que es como un amigo, una compañía, en los buenos y en los malos momentos, por eso es una forma de vida. El sonido del Heavy metal para mí es un grito de rebeldía con distorsión, porque el Heavy metal tiene mucho pensamiento, mucha ideología, las letras del metal tienen mucha bronca por la discriminación, por la injusticia social, es un grito de rebeldía y un sentimiento que esta innato, es vivir con dignidad y eso solamente se puede hacer con algo estridente, es como gritar en el medio del desierto o gritar en una multitud, tenés que sonar más fuerte para que te escuchen”.

Con esas palabras claras y simples de entender, como explicando lo que a muchos respetables melómanos, eruditos, especializados que opinan sobre música en todos lados, les llevaría horas de reflexión y racionalidad tratar de entender para explicar, Gustavo Zavala (fundador, bajista y principal compositor de Tren Loco) desde su lugar como protagonista de la poderosa y real escena metalera Argentina, define un género tan complejo, incomprendido, extremo, amado hasta niveles de fanatismo irracionales, pero siempre vivo, sobreviviente fértil a toda moda y siempre en el camino de la creación, logrando expresar de una manera perfecta, en tan solo unos minutos, luego de que los acordes de Evitando el Ablande de Hermética entre imágenes de en vivo, den comienzo y adrenalina al Capitulo I: “Luchando por el metal”, de Sucio y Desprolijo, más que un documental, una película, de Lucas Lot Calabró y Paula Alvarez, cabezas de un proyecto de muchas más, nada mejor que prestar atención en los casi siempre ignorados-justicieros créditos finales para poder conocer a cada uno de los que construyeron esto.

 

 

Si bien su estreno oficial fue en Octubre de 2015, su condición independiente y alejada de las comodidades de difusión que ofrecen las grandes corporaciones dueñas del mercado fílmico, su destino la obligo a transitar un largo recorrido desde ese momento. Se reestrenó durante todo 2016 y lo sigue haciendo en 2017, en salas de toda Argentina, tuvo su presentación en varios festivales (en marzo fue seleccionada para estar presente, o infiltrada diría, en el FICG 32, Festival del cine de Guadalajara, México, nada menor), se sigue haciendo camino día a día hoy y hace un par de semanas ha sido liberada por el portal multimedio Vorterix de la vecina orilla (aviso mediante de que será algo momentáneo, el porque de estas lineas), dando crédito a las bondades que parecen ser ajenas a internet, ese constante supra-caótico-fundamental-espacio virtual escenario productor de subjetividades en fase de prueba, ese conducto de búsqueda de hipercontenidos en modo scroll de casi todos hoy, en ese intento de administrar tanto, para tratar de comprender de la mejor manera, lo que “sucede” en los días de esta nueva era, en fin.

Sucio y Desprolijo (aunque para algunos sea innecesaria la aclaración, la acertada elección del nombre se debe a una canción fundamental del enorme Pappo Napolitano, el gran motor que le dio movimiento a esta historia, según la manera en que esta de cuenta), se trata de una secuencia de tomas merecedora de una nominación en cualquier ceremonia que premie categorías Rock Documentary, es el resultado de un trabajo largo, cuidado y cronológico, una recorrida de acontecimientos, origen y presente, que recopila un archivo inédito, ordenado de una manera que logra ser una obra perfecta tanto para quienes son ajenos de lo que aquí se cuenta como para los adoradores del genero.

El Reloj, Vox Dei, la influencia fundamental del Carpo, las oscuras y despreciables horas interminables de la dictadura gorila y organizada de manera efectiva para acabar con cada intento transgresor que se enfrentase a el sistema idiotizante que regulaba las vidas de esos días, V8, Osvaldo Civile, Ricardo Iorio (para muchos un personaje mediático que despierta opiniones de todo tipo desde hace unos años, con participaciones extrañas y bizarras en programas de la TV basura porteña, esta historia lo ubica en el lugar profético y serio que le corresponde, dentro de la historia grande del metal argento), Hermética, Horcas, Logos, Lethal, Brigadas Metálicas, Rata Blanca, el gran “Ruso” Berea, Nepal,  A.N.I.M.A.L., Pergolini,  Malón y Alma Fuerte, son algunos de los protagonistas que en primera persona, a través de sus relatos cuentan esta historia, los músicos, lo más importante, y todos esos héroes anónimos que no trascienden nunca, miembros de staff, entiéndase plomos, se entremezclan y tienen su voz entre productores, periodistas y fotógrafos especializados (no puedo no mencionar el aporte y archivo del gran Andrés Violante, seguramente sin los registros de su lente, la historia no podría haber sido contada de esta manera), todos fueron construyendo una obra fundamental, de referencia, reflexiva sobre el pasado y presente, critica y optimista sobre un género que nunca va a morir, como queriendo entender cuáles fueron los errores de esos años locos, esquinas, viscerales, que tuvo su época dorada y aquí se transmite, con el fin de aprender del camino recorrido, para que esto siga siendo música, incomoda y cruda, pero real, sin tanta parla, puro sentimiento.

Las dos horas mejor utilizadas de tu día, de eso se trata darle click al link que está acá abajo. Apto para todo público, en tiempos de tanto para ver, una excelente manera de usar tu tiempo al pedo, en vez de estar buscando nuevas series raras que no entendes por que las ves, o para cuando no sepas que hacer, algo mucho mejor que pensar en tus problemas mirando un punto fijo en la pared, queriendo entender lo que no hay que entender. Hasta capaz después te colgas a escuchar Acido Argentino o termines pagando una entrada para la próxima fecha del Metal Battle (la cuarta, 22/4, en BJ) “concurso” que elige un grupo local, que represente a Uruguay en el Wacken Open Air en Alemania, una “competencia” notable, donde todos tiran para el mismo lado, digna de orgullo para el under local, una de esas movidas que la mayoría no conoce, que está pasando en estos días y que pondrá a una banda de pibes músicos, que pueden ser tus vecinos (elegida por sus canciones y presentaciones en vivo) a levantar la bandera de nuestro país en el principal festival del genero del mundo y uno de los más importantes de la música en general en agosto de este año.

Y para los que nos apasiona todo esto, fundamental si no la vieron, mientras esperamos que se proyecte en alguna sala amable local (ojala así sea) entendiendo de que acá, en Montevideo, el metal late fuerte, algo que no es ninguna novedad, los cimientos son firmes, algo fundamental, donde cada movida a pulmón que se arma a base de pasión, los 365 días del año lo acreditan, en lugares que quizás sin ser redituables económicamente, abren, cierran, pero siempre van a estar. Sucio y Desprolijo muestra que con identidad y calidad se pueden contar las cosas de manera elegante y genuina para ser muchos más y que todos aprendan algo de los rebeldes que celebran la buena música y visten de negro. Para que esto nunca muera.

Click y Play.

http://vorterix.com/201-sucio_y_desprolijo

Mas info sobre futuras proyecciones, etc:  http://www.documentalsyd.com.ar/

 


 

Alejandro Hoffmann

Alejandro Hoffmann

Estudio Psicología y Antropología en la Universidad de la República. En 2013 se recibió de Diseñador Web. Realizó talleres de periodismo y gestión cultural. La música siempre lo ha acompañado durante su vida (música la cual considera más grande y abarcativa que conceptos filosóficos como el amor o la libertad juntos, o cualquier otro) y el ancho de banda de sus gustos se ha extendido con el paso del tiempo, aunque quizás no tanto, porque considera (en estos tiempos de mega democratización de los medios de difusión, donde todo artista tiene un lugar para compartir su creación) es sencillo diferenciar lo bueno de lo no tanto, porque según él, lo perceptivo influye más para el entendimiento de la música que lo intelectualizante snob, como esa canción que marca la diferencia en cuanto a las otras en un disco, y es claramente notorio que se destaca. Hoy transita sus días esperando escuchar y ver cosas que no haya escuchado ni visto antes. Se une a cooltivarte en 2014. Escribe para moog.uy - indiehoy.com - acapasancosas.com.ar - la revista Efecto Metal de Argentina y Zona de Obras de España. Desde 2016 lleva adelante Sudtopia, proyecto con el cual intenta difundir bandas latinoamericanas que están por fuera del circuito comercial masivo. Su eje central se desarrolla con publicaciones semanales en el portal http://cooltivarte.com/portal/ y bimensuales en su segmento de la Revista Wop! de Montevideo.







Recomendaciones destacadas