La Tabare presento (El comfort de los esclavos ) en el Sodre. Fotografia © Alvaro Faviere

Sigue siendo La Tabaré

Ciclo de recitales “El confort de los esclavos”

Crónica de la segunda noche de un clásico que sigue vigente.

 

Tabaré Rivero ha forjado a lo largo de su carrera artística, un vínculo indestructible de fidelidad con su público, que ya va en la tercera generación. Aún hoy, a más de tres décadas de conformada, y de innumerables cambios de formación, excepto obviamente Rivero, La Tabaré sigue siendo una de las propuestas musicales más convocantes, siempre renovándose y adaptándose a los tiempos.

Con un lleno total, algo habitual en los recitales de la banda, es que se desarrolló el segundo de los tres shows programados en esta sala y que tienen como nombre “El confort de los esclavos”, vinculado con el concepto del último disco de La Tabaré “Blues de los esclavos de ahora”, editado en 2017. Como en otras ocasiones, no se trata solamente de un “toque de rock”, que claro que lo es, pero también mezclado con teatro, algo que Tabaré lleva en la sangre desde antes incluso que el rock.

En este sentido, la banda alternaba las canciones, con performances que realizaba el grupo de teatro independiente de Federico Guerra y los Cretinos Solemnes, y que giraban en torno a la sociedad de consumo moderna y sus efectos y estragos, y a la supuesta libertad individual de elección, entre cosas ya impuestas por otros. Según los temas, los actores subían al escenario, y representaban sketches humorísticos plenos de sarcasmo e ironía, (que además incluyó la rotura de una piñata), en los cuales se exhibía la alienación en la que se puede caer en una sociedad de consumo. Se mostraba el grado de necesidad de consumir y de comprar al que se puede llegar, y la frustración de no tener todo lo que se quiere. Uno de los actores (Federico Guerra), abrumado por todo lo que el consumismo le impone tener, se desespera, y piensa suicidarse desde un primer piso… tirándose diez veces, cometido que no logra… Todo el show, tanto musical como teatral, estuvo muy bien apoyado visualmente en imágenes que adecuadamente se proyectaban en la pantalla gigante detrás, según el momento y la temática.

En cuanto a la música en sí, la banda desplegó un show de gran calidad, basado en su último disco, pero recurriendo a algunos clásicos eminentes de su trayectoria. Con la formación intacta que grabó ese más reciente disco (Lucía Ferreira en voz, Leo Lacava en guitarra, Martín García en bajo, Marcelo Lacava en batería, Sebastián Gagliardi en teclados, Enzo Spadoni en trombón, y por supuesto Tabaré), el grupo se cimenta muy bien en la participación de cada uno de sus integrantes, incluso hubo un momento vocal de Spadoni, y la gran presencia en escena de Leo, un “lead guitar” de primer nivel. Pero además la base musical de García, (Marcelo) Lacava y Gagliardi es la plataforma sólida desde la cual Tabaré y Lucía desarrollan su trabajo de vocalistas, en ese contrapunto que siempre tuvo La Tabaré de un cantante (él) y una cantante, en este caso Lucía, quien se impone de gran manera en el escenario. Así sonaron entonces, y sólo para mencionar algunas, del último disco canciones como “Rasga corazón”, “Corrido del mundo”, “Ella hace/Magia”, “Distopía en blues”, “Pagar y pagar”, alternando con temas de discos anteriores de la banda, como “La enemistad”, “Un romancero”, “Zooledades”, “Clítoris letal”, “Estoy bien”, “Buscando Amerikua” y “Una pintura de Chagall”, este último tema con dos invitados especiales, como el histórico baterista de La Tabaré Andrés Burghi, y Matías Rivero en voz, hijo de Tabaré, con muy buen aporte vocal. Para cerrar la noche, la banda eligió como bises, esos clásicos que hacen que el público de La Tabaré se pare de sus asientos, y ensaye en un lugar como este un digamos “agite moderado”. Estos clásicos fueron: “Malambo delictivo”, “Las raíces desteñidas” y “Contra crisis: Sociedad alternativa”. Agradecidos y satisfechos, tanto en el escenario como en las butacas, en un show que duró casi dos horas, cabe destacar también, la diversidad etárea del público de La Tabaré, la fidelidad de los que siguen a la banda desde sus comienzos, los que se sumaron en el trayecto, y la renovación de público que hace de La Tabaré una propuesta más que vigente, un clásico del rock nacional, y a Tabaré Rivero una personalidad emblemática del arte y la cultura uruguaya.

 

 
 

Ver fotogalería


 
 
 

Ver fotogalería


 

(Visited 272 times, 272 visits today)



Paulo Roddel

Paulo Roddel

Nació e1 13 de octubre de 1977, en Montevideo, Uruguay. Ha publicado poesía y cuentos en revistas y antologías de escritores. Editó fanzines y publicaciones de rock de circulación under en Montevideo (1997-2000). Co-fundó los grupos de poetas 7 Segundos y Seis50, grabó los cds de poesía “Siete Segundos en la vuelta de tu oreja” (Grupo 7 Segundos, 2002) y “Ablación del Habla” (Grupo Seis50, 2006). Ha publicado cuatro libros de poesía Trapos (2004), Palidezco (2010), Ama/zonas (2014), y "El ceño del sueño" (2016). Ha colaborado en los periódicos La Diaria y La República, fue co-redactor de la revista cultural Fango (Premio Fondos Concursables del MEC, 2010-2011), colaboró en las revistas culturales H-enciclopedia, El Boulevard, Revista Ricardo Reis, Revista Vadenuevo, Artesuburbano, Revista Once, Magazine Montevideando, Suplemento El País Cultural, entre otras publicaciones. En 2014 participa de la realización Poetas - Proyecto Cross Media. Colabora desde el 2010 en el portal cooltivarte.com. Participa en ciclos literarios y encuentros de escritores tanto en Uruguay como en Argentina, y como columnista invitado en radios tratando efemérides vinculadas al rock. Como periodista cultural ha entrevistado a numerosas destacadas figuras de la cultura, tanto uruguayas como extranjeras en diferentes disciplinas artísticas. Colabora también en la revista digital Lamás Médula, de Buenos Aires. Es docente de inglés, librero, y actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR.

<





Recomendaciones destacadas