Siempre queda donde ir… y esta vez es al “Durazno Rock”

El día lunes 23 de octubre, fuimos a visitar a la capital de nuestro país a una de las bandas que fué parte del tan ansiado “Durazno Rock”: Los Sapos Tetones.
El encuentro tuvo lugar en la sala “El Acorde”, ubicada en Yaguari 1963 – 11800 Montevideo.

En uno de los últimos ensayos antes del sábado, dialogamos con algunos integrantes de la banda.

Muy buenas noches, gracias por recibirnos, imaginamos que deben ser días de mucho movimiento previo al show del sábado.

Bueno, buenas noches, somos Los Sapos Tetones, estamos acá, en la sala donde ensayamos siempre, queremos agradecerte por la nota.

 

¿Cómo está formada la banda?

Somos 8 integrantes: Fabián Curuchet en las teclas, Gabriel de los Santos en el bajo, Nicolás de los Santos en la primera guitarra, en la segunda guitarra a Mauricio Melgarejo, en la batería está Emiliano Peralta, en el saxo a Hernán Castro, y dos voces que son Guzmán Hernández e Ignacio Duffau.

 

¿Cómo están viviendo este momento?

Bueno, la verdad que viviendo la previa de este mega recital, más bien mega escenario para nosotros que estamos acostumbrados a tocar en “mesitas de luz”, por decirlo de alguna manera, todos apretados. La verdad que muy contentos, con muchas expectativas de esto que vamos a vivir el sábado que viene en Durazno, que para nosotros es una posibilidad increíble y como te digo, disfrutando de eso que es el escenario más que lo multitudinario, ya que es una experiencia fuerte para nosotros como banda, como amigos que somos. La banda es eso, un grupo de amigos que se juntó y hoy en día estamos acá, haciendo realidad un sueño.

 

Sin dudas que algo que llama la atención es el nombre, cuéntennos un poco la historia.

El nombre, viene desde hace años, nosotros empezamos a tocar para cumpleaños, y empezó siendo “Los Sapos tetones y sus secuaces”, y fue cambiando, entonces era parte de la diversión también, aparte de tocar. Yo (Ignacio) leía las letras, no me acordaba de nada, hacíamos covers, teníamos solo un tema nuestro, pero bueno, lo disfrutábamos a full y hoy en día fuimos creciendo, fuimos evolucionando y estamos en un proceso re lindo.

 

¿Cuántos años tiene la banda?

La banda tiene 7 años, fue formada en 2009, capaz que tiene alguno más, lo que pasa que claro, es como te decía, la banda era muy cumpleañera, muy fiestera, pero como presentación de banda tiene 7 años. No hay firmeza en la edad. Yo (Guzmán) los iba a ver a los sapos, y vine por una changuita y quedé efectivo (risas).

 

¿Cuál es el género que hace la banda?

Creo (Ignacio) que me animaría a denominarlo “rock barrial” porque la banda se basa mucho en el barrio, en la gente, y en el día a día, y nosotros contamos eso, puede ser un día oscuro, un día gris, un día soleado, un día en el laburo, pero, en fin, son historias cotidianas, las cuales creo que todos las podemos compartir, pero en sí, técnicamente hablando, hacemos rock and roll fusión con ska, reggae, y algún blues mechado. La banda tiene un estilo, por más que seamos 8, cada uno fue incorporando un poco de lo de él, si bien a todos más o menos nos gusta lo mismo, es bastante variado. En fin, es un rock barrial, en el barrio tenés para todo el mundo, y luego, todos juntos lo congeniamos y lo canalizamos a través de una canción y sale, y está demás como la gente del barrio, y no del barrio, que ha llegado y que se copan, y no te voy a decir que tenemos 5000 seguidores, pero esos seguidores que están son de fierro, y son un millón para nosotros. En uno de los últimos toques en “El Barril”, veías a la gente cantando todos los temas, todos, y eso está salado para nosotros. No venimos a cambiar nada, pero si a que nos escuchen, porque tenemos cosas lindas para compartir.

 

¿Como es el proceso para que la banda esté hoy en el Durazno Rock?

Largo, vivido con mucha ansiedad  y cambiante, siempre fue cambiante. Se fue incorporando gente linda a la banda, uno de ellos fue Martín (Martín Fuentes) que fue el principal causante de que estemos ahí adentro  en el Durazno, si bien obviamente la banda tiene su algo para dar, Martín fue el que hizo la gestión y toda banda necesita eso. Junto con Etze (Etzequiel Urman), que estuvo siempre con la banda, están laburando a full, y personas lindas que se acercaron.

 

¿Qué sienten en ese momento cuando se les confirma la presencia en el Durazno Rock?

Creo que todavía estamos cayendo, de a poco. Fue algo que también nos hizo cambiar, siempre pensando en la gira de boliche en boliche y pensando que íbamos a terminar en esa, y bueno, cuando vino esto lo empezamos a tomar con pinzas, no sabíamos cómo era. De un día para otro tuvimos que cambiar cosas, ponernos a trabajar a full, y darnos cuenta que había algo y te hace cambiar, te hace pensar que en verdad hay algo, porque también, a veces vos no crees que hay algo. El tema es que somos muchas bandas emergentes en la vuelta y el hecho estar en esta movida, obviamente como banda uno dice “¡Bien!” porque suponemos que alguna otra banda también estuvo ahí y está buenísimo, y eso capaz que es la gotita, el puntapié para decir “Bueno, vamo´ arriba los Sapos Tetones”, estamos acá y vamos a seguir alimentando este sueño, vamos a seguir sembrando para poder cosechar. Trajo muchas ganas, muchas formas diferentes de ver las cosas, fue un impulso. Nos plantamos como banda y con la humildad que tenemos.

 

¿Qué se imaginan estando en ese momento, tocando, cómo va a ser?

Faaa, ver ese mar de gente va a ser salado, yo me lo imaginé siempre (Guzmán) y ahora me lo entré a imaginar con gente y todo. Por momentos no quiero imaginarlo mucho tampoco, porque te dan ganas de estar ahí y a su vez te genera ese temor que… palpita el corazón. A su vez va a ser fugaz, seguramente cuando queramos acordar ya terminamos y no nos dimos cuenta, pero nos estamos preparando para eso, lo vivimos con ansiedad y con mucha preparación, va a ser un show trabajado, y algo va a pasar seguro, pero vaya a saber qué.

 

Y si, esta todo el entusiasmo, la incertidumbre…

Claro, ni hablar, curtir esa experiencia nueva, tremendo escenario, sonido, organización, tener un plan de laburo que para nosotros es todo nuevo. Con esas bandas importantes, está salado. Ya cuando nos dijeron que teníamos que tener iluminador, quedas de cara, porque no estás preparado para eso, y después el iluminador te manda el trabajo que hace en la casa, y decís “pah, mirá”, pila de cosas que tiene que tener la banda que uno no las tiene y va aprendiendo.  Pero felices y contentos, con tremendas ganas, ansiosos.

 

Después del Durazno cuál es el futuro de la banda?

Estamos terminando el EP, en breve ya lo culminamos, que también con la producción de Sebastián Tripaldi, en la sala “El Acorde”, fue todo un aprendizaje, porque grabamos, volvimos a grabar, fuimos descubriendo cosas, aprendiendo como hacerlo. Van a ser 7 temas. Lo vamos a sacar cuando esté bien y estemos conformes.

 

Se habla de disco?

Ahora vamos a esperar a terminar y sacar el EP, que ya sacamos unos cortes de difusión: “Sin pensar en mí”, “Tramitando mi cerebro”. Se habla de corte de difusión, de demo, y cuando tengamos un disco, van a estar incluidos estos 7 temas. A la par seguimos creando y tenemos pila de temas que están buenísimos para nosotros. La idea después de salir de todo esto es seguir componiendo y a seguir armando las cosas. En el Durazno vamos a tocar algunos temas, pero tenemos un repertorio mucho mayor. Siempre tratando de dejar un mensaje claro, creo que la banda deja un mensaje, más allá de todo, un mensaje para decir.

 

Después del Durazno Rock, ¿ya tienen alguna fecha confirmada?

Si, el 4 de noviembre tenemos el Colón Rock, el 18 de noviembre en Cuchilla Alta vamos a estar en “El Salvador” y el 2 de diciembre, en la noche blanca de La Floresta, y hay alguna cosilla más por verse.

 

Bueno chiquilines, un gustazo realmente charlar con ustedes, muchas gracias por su tiempo, sabemos lo valioso que es y más en estas instancias. Muchísima suerte y esperemos encontrarnos después del 28.

Muchas gracias a vos. Nos vemos el 28 de octubre en el Durazno, y el que no pueda que se vaya para Colón en 4 de noviembre, y el que no pueda para Colón  que se vaya el 18 a Cuchilla Alta y el que no pueda que se vaya en diciembre a la Noche blanca. Siempre queda donde ir.

 

 

(Visited 6 times, 6 visits today)

Jennifer Schuty

Jennifer Schuty

Nacida en el mes de setiembre de 1994. Maestra y estudiante de fotografía, ha encontrado la combinación de pasiones como es la música y la fotografía a través de la cobertura de eventos hace poco más de un año. Con la bandera de siempre llevar la música no tan conocida a la vista de todos, en un aprendizaje constante.







Recomendaciones destacadas