imagen - bella foto del general - fuente: http://gerardobleier.blogspot.com/

Seregni, la política y la autoridad

Apuntes para un marco conceptual de la transformación de la sociedad en el Siglo XXI

El “republicanismo crítico” y la experiencia del Frente Amplio de Uruguay en el esfuerzo por construir la democracia más avanzada del planeta.

VI

Todo Estado nación que no logre, en el mundo que viene, generar equilibrios entre igualdad y libertad está condenado a la descomposición de sus estructuras de estabilidad.

Y como decíamos en el capítulo anterior “la estabilidad administrada políticamente es el único escenario en el que se desenvuelve la potencia creativa del ser humano”.

La estabilidad es un fenómeno complejo. En el proceso de evolución político – cultural y biológico de la especie humana necesita para realizarse de un acuerdo singular entre los individuos que componen una comunidad.

La mera observación de la naturaleza permite por lo menos intuir que es en escenarios de estabilidad donde la vida se desarrolla con mayor pujanza.

A veces ocurren acontecimientos (crisis) que modifican la estabilidad que para desarrollarse procuran, necesitan, casi todos los seres vivos, pero la naturaleza parece buscar nuevamente escenarios de estabilidad para evolucionar y lo mismo, “a su imagen y semejanza”, hacen las comunidades humanas.

El general Líber Seregni, el creador de la cultura frenteamplista en el proceso de unificación del Frente Amplio de Uruguay, que había leído a Macchiavello, a Rousseau, a Spinoza, a Kant, a Hegel, a Weber y a Marx por citar a los más lúcidos pensadores de la ilustración, ese movimiento histórico político que observó que el hombre es el creador de su propio destino en los límites de la naturaleza, le asignaba a la consecución de la estabilidad social y política una enorme relevancia.

(La crítica de la ilustración como voluntarismo, como crítica de la potencia de la racionalidad humana para diseñar y lograr construir sociedades al mismo tiempo igualitarias y libertarias, sobre todo luego de Auschwitz, la vamos a realizar más adelante en estos apuntes, tanto como la crítica del relativismo cultural postmoderno -por lo tanto como defensa encubierta del statu quo- pero no es ahora el lugar para hacerlo).

El general Líber Seregni sabía, por su instrucción militar tanto como por su experiencia vital, que la estabilidad se alcanza únicamente cuando las sociedades se organizan democráticamente y democráticamente eligen, mejor, constituyen, los instrumentos de generación de esa estabilidad mediante la política.

Volvamos al principio, “todo Estado nación que no logre, en el mundo que viene, generar equilibrios entre igualdad y libertad está condenado a la descomposición de sus estructuras de estabilidad”.

La institucionalidad político – económica que más ha contribuido a lograr la estabilidad con base en incrementar los niveles de igualdad y libertad ha sido la que la ciencia política denominó como Estado de Bienestar.

El proceso de expansión del capitalismo denominado “globalización” al facilitar el desplazamiento del capital a los países donde obtiene mayor y más rápida rentabilidad pagando peores salarios y menos impuestos puso en jaque al Estado de Bienestar.

Al mismo tiempo, puso en jaque el predominio de la política sobre el capital en la conducción de los procesos sociales pues representó un debilitamiento dramático de la capacidad de decisión, de autonomía, de los Estados Nación, aún de los más poderosos.

En el último diálogo que mantuve con el general Líber Seregni me llamó la atención que hiciera referencia, una y otra vez, sin explicitar que me ocupase pero con su estilo, como saben todos los que lo conocieron, intimándome a que me ocupase, de lo que denominó la crisis de “legitimidad de la autoridad política” en occidente.

Para él, lo político era lo singular de la especie humana, la aptitud del ser social separado de la naturaleza por su capacidad de transformarla que posibilitaba la adopción de decisiones racionales en principio en procura de asegurar la supervivencia de la especie, luego, ya con ambiciones más elevadas, la de la generación de las condiciones para el desenvolvimiento de la potencia creativa de todos los integrantes de la comunidad.

Cuando reclamaba a sus sucesores en el liderazgo de la izquierda uruguaya que lo político orientara las decisiones económicas lo hacía desde el profundo conocimiento de la “irracionalidad” implícita en las meras lógicas de acumulación y reproducción del capital que inexorablemente se desenvuelve en el sistema de producción denominado por ello capitalismo.

El general sabía, que esa “irracionalidad” contenía al mismo tiempo una “racionalidad de poder” y por eso estaba hondamente preocupado por la “legitimidad de la autoridad política”.

De la legitimidad de la autoridad en general, y de la política en particular nos vamos a ocupar en el próximo capítulo de estos apuntes.

Imagen portada: imagen – http://gerardobleier.blogspot.com/

 
 

   

 
 

Gerardo Bleier

Gerardo Bleier

Gerardo Bleier nació el 26 de noviembre de 1960. Escritor, Periodista y Asesor en Comunicación Estratégica. Dirigió revistas, radios y programas de televisión. Publico varios libros de poesía entre ellos Ideanimas (Arca) y Cenizas (Artefato) y una novela Cráneo de Vaca (Cruz del Sur). http://gerardobleier.blogspot.com/







Recomendaciones destacadas