Sophie Taeuber bailando dadá en 1916

Ruidismo y Metafísica

“¿Hay en el ruido una medida?

  – No hay ninguna.”

 

Hace muchos años, mientras estaba postrado en Dinamarca con problemas de salud, incursioné en una serie de reflexiones metafísicas acerca del noise y  del quehacer experimental en general en un libro que se iba a llamar Ruidismo y Metafísica.
Al carajo el texto, mejoré de salud.
Lo siguiente es, en parte, un impulsivo collage aleatorio de esas cuantiosas páginas resumidas a una, motivado por la realización del Feminoise Uruguay, la primera edición del Festival del Ruido que se realizará en el predio del MUME y la estridencia que se avecina en Montevideo.

Ha pasado ya más de un siglo en que el manifiesto “El arte de los ruidos” de Luigi Russolo irrumpiera en el mundo del arte. Aún hoy en día el ruidismo sigue siendo un campo de exploración que se mantiene al margen y que sigue yendo contra de la hegemonía del mercado y de las jerarquías sociales que la “música” y el mainstream supone.  “Si nos referimos al noise por un sonido incómodo, entonces la música pop es ruido para mi” Masami Akita

El noise como expresión, desde un punto de vista de la Metafísica de la Calidad -esa enseñanza iluminada que nos dio Robert M. Pirsig- es Calidad Dinámica pura, es decir, ausencia total de patrones estáticos.
Es más, creo que el noise -el ruidismo- ilustraría bastante bien la Calidad Dinámica metafísica. Si Pirsig aún viviera podríamos planteárselo. El nos diría, quizás: El ruido no es creado por los seres humanos, los seres humanos son creados por el ruido. Y podría estar en lo cierto. Esta afirmación parece denotar el carácter evocativo, preintelectual y colectivo- por no decir, ritualístico- que tiene en cierta parte el noise. En todos los casos parece haber una premisa metafísica implícita, y es la de la condición de la escucha. La escucha amplificada y expandida, la escucha en si misma, independientemente de lo que se escuche. Si no hay nada nuevo que decir, como algunos repiten hasta el hartazgo, entonces resta escuchar.

Pirsig dejo clara la analogía de la Calidad Dinámica pura con el caos y la muerte. Siempre que uno muere es porque la fuerza de la evolución nos ha alejado tanto de las cuestiones estáticas y parásitas de la vida, con la ausencia ya de toda repetición posible, que uno solo puede “morir”, porque respirar es repetir. Cómo en el tarot, la muerte como algo positivo. Ruptura. Cambio. Al hablar de la muerte en esta perspectiva, aparece un aforismo Zen que dice “Mientras estés vivo tenes que estar muerto” Insinuando que llevar a cabo una acción (artística o no) que no suponga repetición humana alguna (es decir patrones estáticos) supone la muerte (la calidad dinámica pura). El noise supone, desde la metafísica, poner en marcha este sacro-profano valor: dinamismo, irrepetibilidad, ruptura, rito.

Redimensionar y profundizar la escucha, postura que aparenta cierta pasividad, pero que entraña en si misma una postura subversiva y potente, ya que implica reconfigurar los lazos de comunión. Desde la escucha, cualquier intercambio se profundiza.
“¿Hay en el universo una medida? No hay ninguna” Desde esta desmedida es que podemos hacer y contribuir, hacer, hacer y observar que en algo indecible se avanza. Entonces avanzamos sino es que vemos, quizás, al fin de cuentas, que es la mierda estática que retrocede.

El Colectivo Feminoise Latinoamérica, impulsado inicialmente en Argentina por Maia Koenig y que se sigue expandiendo cada vez más, volviéndose un faro en la escena, reuniendo y aunando diversos proyectos a lo largo del continente -en 2016 lanzaba el primer compilado de mujeres latinoamericanas en experimentación sonora a través de Sister Triangla Records y sacando a luz Feminoise Latinoamérica Vol 3 en el corriente año- es un ejemplo cumbre de cómo ha de retroceder esa mierda, tan compleja, tan ubicua, tan mitológica y arcaica mierda, si se trabaja mancomunadamente. La resistencia es de alguna forma una gran danza metafísica. En la imagen superior vemos a Sophie Taeuber bailando dadá en 1916.

En un presente cargado de estridencia, de subversión coloquial, acción conjunta y cuestionamiento a los patrones -donde se ha realizado recientemente Xónica, ciclo de experimentación sonora en Tundra que reunió diversos proyectos, organizado por Lucía Chamorro e Ingrid Palacios, donde suceden nuevos cruzamientos, colaboraciones, colectivos gestándose como No Hay Olas y el avecinamiento de la primera edición del Festival del Ruido- se realiza, este miércoles 26 de setiembre desde las 20hs en Tundra Bar, el primer Feminoise Uruguay.

 

Maia Koenig estará en la ciudad arrojando luz a la causa, dando talleres, charlas, y tocando con su proyecto solista Rrayen en el Festival del Ruido.
El Domingo 30 de Septiembre a las 16hs dará en Tundra Bar un imperdible workshop de programación con ldsj.
+: maiafkoenig@gmail.com

Feminoise Uruguay.
Tocan:
Rrayen(Ar)
poesiaperformaticasonora (Ingrid, Magdalena, Flavia)
Lucía Chamorro
Endometrias
Letix Beat

Visuales:
Euge Azul
Camila Rizzo
Valentina Artaud
Cabe Trust

Empredimientos de la feria autogestiva:
La morrigan
Blue dot
Ommmaria
Limona & Maracuyá
Mano chueca
Pecosas art
Cachivache
Ácida
Libretas Mamarrachas
Las Nocti

“Feminoise es RUIDO. Es inventar el lenguaje del juego. De la experimentación colectiva mutante. De aquello que ha permanecido en secreto” Mariela Arzadun

+: feminoiselatinoamerica@gmail.com

(Visited 339 times, 339 visits today)

Matías Ygielka

Matías Ygielka

Matías Ygielka (Montevideo, 1987) ha publicado su obra en España, Argentina y Uruguay. En 2014, sale a luz el manifiesto La escritura sin escritor por editorial Yaugurú. Su último libro, La máquina de dejar de escribir, fue republicado recientemente por editorial Wu Wei. Ha realizado publicaciones-objeto, colaborado con proyectos de teatro contemporáneo y música experimental en Buenos Aires, así como participado en exposiciones en Argentina y Brasil con sus exploraciones visuales. Vinculado a acciones de literatura expandida y guerrilla artística, en 2015 co-crea e integra el colectivo CAS, que funciona también como sello sonoro. En 2014 realiza la intervención pública Salid del tiempo al espacio, en el cual mediante una pegatina masiva de afiches por todo Buenos Aires increpaba a los habitantes a reportarse a una casilla de correo para intercambiar experiencias. Acción que tuvo su replica recientemente en Berlín, donde comenzó el proyecto Conferencia definitiva sobre usted mismo (final conference about yourself), un experimento literario sin fin que se irá construyendo con predicciones de videntes y gurús de todo el mundo.







Recomendaciones destacadas