rec_promo - Imagen:calculotv.com

Rec, entrevista a Matías Ganz y Rodrigo Lappado

Cuando Matías Ganz y Rodrigo Lappado egresaron de la Escuela de Cine del Uruguay (ECU) sobraban las ganas y las ideas pero faltaban recursos. Decidieron entonces ajustar el ingenio a esta realidad y pensar una historia que pudiera ser original, de buena calidad y de bajo costo. Así nació Rec, la serie de ficción que desde hace unas semanas ya se puede verse en Televisión Nacional del Uruguay (TNU).

REC es una serie que trata sobre el mundo de Sebastián, un adolescente montevideano, quien generalmente no aparece en cámara ya que es él quien tiene la cámara retratando su vida y la de su familia y amigos.

Según la presentación que se pude leer en la web de TNU “La acción transcurre en la actualidad y gira en torno a una mirada diferente a una típica familia de clase media-alta. Lo que el espectador verá en la pantalla será, básicamente, lo que su principal protagonista ha grabado con su cámara filmadora o, eventualmente, lo que han registrado otros personajes que manipularon la cámara. Sebastián, un adolescente montevideano que cursa el penúltimo año liceal. Desde que recibe de regalo una cámara filmadora, Sebastián dedica buena parte de su tiempo a registrar su vida, la de su familia y la de sus amigos. Estas grabaciones oficiarán de muestrario de las habituales situaciones incómodas, dramáticas, cariñosas y divertidas de la vida cotidiana.”

Muy interesados por la historia de esta ficción, desde Cooltivarte nos comunicamos con Matías y Rodrigo, guionistas y directores de la serie, para consultarlos sobre cómo germinó este proyecto que hoy es una realidad.

 

“El hecho de que haya una cámara filmando en una situación cotidiana la modifica, y nosotros también intentamos mostrar eso en la serie”

 

-¿De dónde nace la idea de narrarnos una historia en primera persona, y por lo tanto subjetiva, de diferentes realidades comunes y por lo tanto realidades de carácter más «objetivas»?

-En realidad la idea parte de una premisa de producción, de ver qué podíamos hacer para generar una historia en la que pudiéramos, por un lado, optimizar los pocos recursos que íbamos a tener y por otro, hacer lo menos evidente posible nuestra inexperiencia o falta de oficio. Lo que se nos ocurrió que cumplía con todas esas premisas era un video casero. Y ahí empezamos a construir toda la lógica de la historia, donde una de las primeras cuestiones que nos saltó a la vista era que toda la narración iba a ser desde la subjetiva del personaje que filmaba. Eso al principio nos hizo dudar un poco, porque no es una narrativa muy clásica, pero después de ver algunos ejemplos de cómo se resolvió esta narrativa en películas y en alguna serie de TV como “The peep show” (británica), nos decidimos a encarar la serie desde este punto de vista. No creemos que haya alguna realidad “objetiva”, capaz sí se puede hablar de formas de actuar comunes o similares frente a estímulos similares. En ese sentido, nosotros nos propusimos contar la historia de esta familia particular de la forma más subjetiva que pudimos, no nos preocupamos por plasmar realidades comunes. Si después la gente se siente identificada con cómo reaccionan estos personajes frente a las situaciones que se les plantean, tanto mejor.

 

-En la serie se «muestra» a la cámara como lo que realmente es, una intrusa que irrumpe en la vida, ya sea esta una ficción o un documental. De hecho, sería interesante poder asistir a nuestra propia vida como si esta fuera una ficción en una era donde lo público y lo privado están en constante conflicto y colisión.

Pero ciertamente ¿qué es lo que motiva a Sebastián a mostrarlo todo sin temer ninguna consecuencia mientras su entorno por momentos se niega a que esto suceda?

-Sebastián es un personaje bastante tímido que encontró en esta cámara una forma de interactuar con su entorno. Él no es un personaje muy proactivo en la serie, más bien es arrastrado por los demás hacia ciertas situaciones en las que muchas veces él no encontraría un lugar desde donde participar, por eso se decide a registrar su mundo. Es su forma de intervenir. El hecho de que haya una cámara filmando en una situación cotidiana la modifica, y nosotros también intentamos mostrar eso en la serie. Nos interesaba contar cuándo los personajes actúan distinto si tienen una cámara delante y cuándo no, porque como pasa en general con los personajes de los documentales, nuestros personajes se van habituando a la presencia de una cámara entre ellos, a tal punto que a veces ni la notan.

 

-Para ustedes hoy en día es posible marcar bien la frontera entre lo documental y lo ficticio en lo audiovisual ¿Qué es lo positivo y lo negativo de que las fronteras sean tan difusas?

-En realidad lo documental siempre tiene un componente de ficción importante. Siempre lo tuvo. Los documentales nunca son objetivos, como los noticieros tampoco lo son. Una cámara no puede registrar la realidad, sólo registra la porción de realidad que se le pone delante. Desde el momento en que un camarógrafo ELIGE filmar una cosa en vez de otra, ya está fraccionando la realidad. Esto se potencia si tomamos en cuenta lo que comentábamos en la respuesta anterior, sobre que las personas no actúan de la misma manera si tienen una cámara delante que si no. La cámara siempre es un elemento que distorsiona la situación que está registrando. Esto es positivo porque ver los documentales de esta manera, con la consciencia de que existe una persona detrás decidiendo lo que se cuenta, le da al documentalista la posibilidad de ampliar el potencial expresivo de lo que está haciendo. También le da el deber de hacerse cargo de lo que está mostrando y por qué. Lo negativo es la falsa creencia de que los documentales son objetivos y muestran la realidad, en lugar de una mirada sobre determinada realidad. Esto puede generar que el público no se cuestione por qué se le está mostrando una cosa en vez de otra y que adopte ciertas interpretaciones de la realidad que hacen otros como propias. Esto también puede trasladarse al periodismo y los noticieros.

 

-¿Con qué cámara esta rodada REC? y ¿Qué elementos tuvieron en cuenta a la hora de evaluar los elementos técnicos que utilizarían?

-REC está filmada con una cámara profesional pero que se ve como una Handycam, una cámara casera. La cámara fue elegida especialmente porque sabíamos que en ciertos momentos íbamos a querer que Sebastián, el protagonista, apareciera reflejado en ventanas o espejos. Por lo tanto necesitábamos una cámara que se viera como una cámara casera. En esas escenas Luis Sanguinetti, el actor que interpreta a Sebastián, era quien efectivamente estaba filmando. El resto de los elementos técnicos tenía que adecuarse a la estética que elegimos. La puesta de luces fue siempre muy austera, en general utilizando las fuentes de luz que tenían las locaciones. Toda la serie fue filmada en locaciones reales y uno de los factores que influía mucho en la elección de una locación era que fuese luminosa, porque para filmar se necesita más luz que para ver solamente. La toma de sonido fue un elemento técnico que no quisimos acoplar a la estética casera que manejamos. Para nosotros era mucho más importante que se escuchara todo bien y claro a que el sonido fuese realista. Si conseguíamos un sonido realista pero nadie entendía lo que decían los personajes no nos servía para nada.

 

-Como jóvenes creadores ¿Cuál es su visión sobre la realización audiovisual en Uruguay hoy en día?

-Hoy en día hay un apoyo estatal creciente a este sector, lo que hace que sea posible desarrollar muchos más proyectos. Por ejemplo nosotros, dos pibes de veintipocos años con unos guiones para una serie de TV, es difícil que hubiésemos podido conseguir financiamiento de no ser por los fondos que ganamos primero del Instituto del Cine y el Audiovisual del Uruguay y luego de la Intendencia de Montevideo. Hace diez años no existía esa posibilidad y es notoria la cantidad de producción audiovisual nacional en estos últimos años. Y esto no se debe a otra cosa que al apoyo estatal. En Uruguay no hay industria cinematográfica y es imposible que la haya por la poca cantidad de población que tiene, por lo que la participación del Estado en el fomento de la producción es medio imprescindible para seguir desarrollando el sector. Más aún en la ficción para televisión donde no existen fondos internacionales a los que acceder y donde la inversión privada es muy acotada.

 

-¿Con qué Fondos contaron para poder realizar un proyecto como Rec?

-Ganamos un fondo para desarrollo de guión del Instituto del Cine y el Audiovisual del Uruguay, un fondo de producción de serie de TV del mismo ICAU, que incluía un agregado de TNU y Tevé Ciudad por la compra de los derechos de emisión, y un fondo para post producción de la Intendencia de Montevideo, el llamado Montevideo Socio Audiovisual.
-¿Qué impresiones han tenido de la recepción de la serie en el publico?

-En general los comentarios recibidos a través de las redes sociales han sido positivos al igual que los provenientes de nuestro entorno más cercano, encontramos gente que se siente identificada con determinadas situaciones y personajes retratados en la serie. No sabemos que tan representativo eso puede ser del total de la gente que la ha visto. También sabemos que mucha gente no ha podido verla debido a su horario, sábados 21:30, y a que no tiene ningún horario de repetición. El año que viene podrá verse por TV Ciudad, y Televisión Nacional Uruguay tiene derecho a repeticiones de las que, suponemos, hará uso.

 

-¿Qué otros proyectos que tengan nos pueden contar?

-Por ahora en realidad todavía estamos trabajando en algunas cosas que nos quedan de REC. También estamos empezando a trabajar en algunos proyectos que todavía no sabemos en que van a devenir y por ende no consideramos dignos de mención. Lo que sí sabemos es que nos interesa seguir haciendo ficción y el medio televisivo tiene mucho terreno por explorar en ese sentido.
 
 

   

 
 

(Visited 60 times, 12 visits today)

Cooltivarte

Cooltivarte

Somos COOLTIVARTE.COM. Un portal digital dedicado a difundir el acontecer artístico y cultural del Uruguay. Estamos en la vuelta desde el año 2003, y como evolución del boletín Obolo Cultural, nos encontramos abocados a apoyar a los artistas nacionales brindándoles un espacio de difusión. Creemos en la idea de utilizar la potencialidad que hoy día nos otorga la web, para que la cultura uruguaya y sus creadores dispongan de una dinámica ventana, que los ponga en contacto entre sí y con el mundo. Somos COOLTIVARTE.COM y pretendemos configurarnos como un portal dinámico, entretenido y atento a los nuevos emprendimientos, que busque siempre la interacción con los artistas.

<





Recomendaciones destacadas