Federico Veiroj - Primera Persona - Foto difusión

Primera Persona: un acercamiento a nuestros jóvenes

Desde el 6 de octubre se viene televisando por TNU, el ciclo “Primera Persona”. El mismo, dirigido por Federico Veiroj recoge los testimonios de jóvenes uruguayos que nos dejan a través de la cámara, sus vivencias, preocupaciones, alegrías y tristezas.
Su relación con las nuevas formas de comunicación y sus visiones sobre la realidad misma, son los hilos que van tejiendo los discursos adolescentes que protagonizan estas historias.

El resultado es un excelente producto documental que nos educa y nos proporciona una visión certera sobre las nuevas generaciones y las inquietudes que presentan.

El ciclo va los domingos a las 20:30 hs. por TNU (Televisión Nacional).

Igualmente se puede acceder a los videos ya emitidos por TNU desde la página web del ciclo, donde se encuentran todos los protagonistas y sus testimonios.

Conversamos con Veiroj acerca de “Primera Persona” para adentrarnos en la cocina de su realización.

¿Cómo surge esta maravillosa idea de documentar la voz de los adolescentes uruguayos?

La idea surge de mi curiosidad por saber en qué andan los adolescentes de hoy. Recuerdo con mucho cariño mi adolescencia porque fue una etapa decisiva en la que tomé decisiones importantes que me han marcado. Como creo que es en esa etapa que se termina de forjar el carácter de una persona, me parecía atractivo investigar justo ese momento: las cosas que se dejan atrás, los cambios, y las primeras experiencias.
¿Cómo fueron elegidos los jóvenes que participan en el programa y cuáles fueron los elementos a tener en cuenta para su elección?

Se hizo un llamado a casting. De ese casting de tipo 150 pibes creo, de varios departamentos del país, decidí hacer el programa con aquellos que sentía una afinidad especial. Esa afinidad se basaba en lo que ellos tenían para proponer, sus mundos, actividades, su forma de comunicarse, y sobre todo su apertura; que iba a ser fundamental para poder trabajar componiendo el retrato de cada uno en conjunto con ellos. O sea, aparte del mundo propio de cada uno de los chicos, tenía que haber una buena disposición natural de parte de ellos a hablar en profundo de las cosas que les estaban pasando, pensamientos, sobre futuro, el amor, y de todos los temas que surgieran.

En esta sociedad contemporánea de tweeter donde por suerte ciertos temas tabúes tienden a desaparecer, es importante cada vez más el valor de la escucha. Lo interesante de “Primera Persona” es que se trata de eso, de escuchar la palabra y retomar ésta como elemento fundamental de comunicación.

¿Cómo instrumentaron el diálogo de los protagonistas ante la cámara? ¿Guionaron preguntas o el diálogo fluía según los intereses de los mismos?

No hubo un sólo método de trabajo. Digamos que hubo tantos como protagonistas. A pesar de tener un cuestionario general para todos, se trabajó en concreto con cada uno de ellos en base a sus intereses, sus lugares, su disposición, sus propuestas, los tiempos nuestros de rodaje (entre 1 y 4 días con cada uno), y así se iban construyendo. El tema de la relación con la cámara fue bien sencillo: yo me ponía la mayoría de las veces al lado de la cámara y me miraban a mí. Después de un rato los pibes se olvidaban del dispositivo ya que lo que registrábamos normalmente era un diálogo entre ellos y yo. El resto de situaciones de puesta en escena fue dándose de forma natural, se improvisaba, armábamos planos que nos gustaban en lugares que decidíamos eran representativos de sus vidas. Justamente el artificio de algunos de esos momentos me gusta mucho porque en definitiva lo que se registra es cómo ellos eligen mostrarse; a mí me parecía interesante contarles las intenciones para que ellos también elijan cómo vivir ese rato frente a cámara. El resultado final ha sido posible gracias al trabajo en equipo del camarógrafo Pablo Abdala, el sonidista Rodrigo Ortiz, la producción de Francisco Magnou y el montaje de Eulalie Korenfeld.
¿Cuáles son las cosas que te han llamado más la atención de los adolescentes en esta experiencia?

Por un lado, lo que más me llamó la atención fue comprobar la lucidez y la visión de futuro de muchos de los pibes con los que trabajamos. Y por otro lado, es imposible pasar por alto el futuro difícil que tendrán algunos otros de los pibes con los que hemos trabajado tanto en los retratos como el casting; y no sólo por la deserción del liceo, sino por la falta de contención de sus entornos. No hace falta profundizar demasiado para llegar a la conclusión que en nuestro país hay unos problemas de educación, culturales, y obviamente económicos bastante grandes; y dicha situación presente no hace más que confirmar que la vida futura de muchos de ellos será complicada. Eso me ha llamado siempre la atención porque es un tema que me parece de gran urgencia, y luego de haber tenido la experiencia de la serie de TV, tan cercana con diversos chicos uruguayos, más me llama la atención; o sea, preocupa.

 
 

   

 
 

(Visited 15 times, 8 visits today)

Santiago Méndez

Santiago Méndez

Lic. en Comunicación, nacido en 1980, escribió numerosos artículos en publicaciones editoriales como "Cine y totalitarismo" de Lisa Block de Behar (Universidad de Sarmiento - ARG) y en publicaciones “Maldoror”. Dibujante (caricatura/humor gráfico/storyboards) y realizador audiovisual desde el año 2005. Dirigió el corto documental "Rompiendo el silencio" y "SIMAO". Colaborador docente de audiovisual en LICCOM (UDELAR) durante tres años y cantante de oficio en diferentes agrupaciones de rock n roll sin nombre. Anónimo pero perseverante.

<





Recomendaciones destacadas