Filipe Catto durante su presentación en el Origami Music Fest

Origami Music Fest: Mescolanza sonora en dos noches de festival

El Origami Music Fest, organizado por Origami / Taller de Ideas (a cargo de Martin Ubillos), se realizó en dos instancias: el 5 de octubre y el 22 de noviembre, ambas oportunidades en la Sala Camacuá.

La propuesta fue promover “el encuentro entre destacados artistas del Uruguay, Argentina y Brasil. Una oportunidad para reconocernos como agentes de cambio y generar conciencia.”.

En la primera noche se presentaron Diego Martez y Avepez de Argentina y Mariana Lucía y Marcella Ceraolo de Uruguay.

La segunda edición del festival se realizó el 22 de Noviembre, y actuaron Ataque Chino de Uruguay, Filipe Catto de Brasil y Cossi también de Uruguay, en ese orden.

La segunda y última noche abrió con Ataque Chino, una banda que marca la diferencia en la abundante escena indie local con su exquisita poesía musicalizada en la voz y textos de Diego Cunha. En un gran acierto, el grupo acompañó su música con las visuales del VJ Francisco Cunha.

Con el escenario templado fue el turno del brasilero Filipe Catto, quién junto a la guitarra de Felipe Puperi enmudeció a la Camacuá desde que pisó el escenario. Fue la primera vez que tocó en Uruguay y le tocó presentarse ante un público  mayormente montevideano y poco acostumbrado a los sonidos de la Cuica o el Tantan con los que se habrá desarrollado su oído y gusto musical en su Porto Alegre natal.

Si bien el músico gaúcho (todavía) no es reconocido en Uruguay, en su país compartió  escenario con algunos de los más grandes de la música local, como Gilberto Gil, Toquinho o Nando Reis. En 2011 firmó con Universal Music y lanzó su primer disco, “Aliento”; y entre los destinos en los que ha girado figuran Estados Unidos, Italia, Portugal y Argentina.

Su registro vocal remite indiscutiblemente a artistas como Elis Regina o Gal Costa; pero la combinación de su estilo hermafrodita con su dominio total del escenario y algún otro nosequé le dan una personalidad única que lo vuelven un artista impactante e inolvidable del que seguramente volvamos a escuchar hablar.

El final estuvo a cargo de “Cossi”, banda de rock pop liderada por Carlos Cossi, siendo la  tercera y última del festival. Según una de las descripciones que da vueltas en la web, la banda está “Entre el rock, el pop y la experiencia cinematográfica, deslizándose por paredes de sonido spectorianas, climas oníricos y estribillos luminosos, las canciones de Cossi se suceden cual escenas de una aventura inesperada para el rock vernáculo.”.

Es cierto que los diez temas de su set list me hicieron tener una experiencia cinematográfica, pero me resultó más bien de las del tipo de película en las que no es difícil adivinar lo que va a pasar. La música de Cossi iría perfecta en una escena, real o ficticia, donde un adulto agobiado por su trabajo y el mundo en general acelera su auto en una carretera desierta mientras se desanuda la corbata y empieza a tomar mentalmente una serie de malas decisiones.

Con participaciones de los músicos “El Gavilán” en guitarra y Fabián Silva Rozman en trompeta en algunas de las diez canciones de su set list, Cossi cerró la segunda noche y de esta manera la primera edición del Origami Music Fest.

 

Imagen portada: Filipe Catto durante su presentación en el Origami Music Fest

 

 

(Visited 33 times, 36 visits today)

Camila Siqueira

Camila Siqueira

Redactora, muy alejada del periodismo de “datos duros” y muy amigada con el que cuenta historias. Se incorpora a cooltivarte en 2017.







Recomendaciones destacadas