NTVG – “Chau”. Ft. Julieta Venegas

Sabemos que estamos en la era de “todo rápido” y “con el celular” pero este video es para escucharlo con un buen equipo de música o, mejor aún, con excelentes auriculares, porque si no, te vas a perder buena parte de la riqueza sonora… y de la gozadera.

Primero y ante todo: si una música te hace bailar o moverte, quiere decir que te toca en algún centro más cardíaco que cerebral y para cualquier ser humano actual eso es una bendición. Es imposible escuchar esto y no moverse. Y es hermoso ver en el video cómo todos y cada uno de los músicos se siente impulsado al movimiento también.

Si bien el todo es el todo por la suma de sus partes y no por ninguna aisladamente, yo los invito a que por un momento me acompañen a observar la batería.

Por ser este un video grabado en estudio, aquí tenemos la oportunidad de deleitarnos con varias sutilezas que vienen de la batería, tocada por Diego Bartaburu, y que al menos a mí me cuelga mucho identificar.

Fíjense en el cuerpo que tiene el sonido del redoblante.
Y todo lo que dice un solo golpe:
te transmite aplomo y a la vez un groove asesino;
es tremendamente decidido y firme y, a la vez, amable y cálido;
te da seguridad y a la vez te genera expectativas de escuchar más;
si bien su primera función es dar ritmo, también tiene un sonido identificable,
una nota (o varias) que tiene aire y optimismo, madurez y juventud al mismo tiempo.

En segundo lugar, el bombo.
Observen cómo cada golpe de bombo se hunde tan hondo en la Tierra
como para sostener una estructura gigante.
Ese sonido te sopla al oído:
“El camino está definido y firme. Vos bailá, nomás. que yo te llevo”.
(Y no queda otra que bailar y dejarse llevar).

Lo otro que impresiona es cómo durante toda la duración del tema la impronta, la tensión, la intención y absolutamente toda la personalidad del sonido de la batería (y la llevada en el hi-hat) es inmensamente pareja.

Batería y percusión juntas suelen ser peligrosas. A veces alguna sobra. En este video nada sobra. ¡Todo es esencialmente necesario! La percusión aporta una cuota de alegría, de forma muy delicada, sin sobrecargas, con el toque justo de algarabía centrada y de variedad sonora, que son tan bienvenidas.

El sonido del bajo es otro que me desarmó. Tremendo cuerpo, divino timbre y una vibración poderosa. Y todo el groove. Me permito decirlo: el otro gran responsable junto a la bata de que uno escuche esto y salte del asiento a moverse.

Las dos guitarras y el teclado le dan al todo ese otro toque que solo ellos pueden: liderar la melodía y aportar, a veces inclusive con un simple acorde, el indiscutible tono rockero (y más, como por ej. el efecto slide, que al menos a mí me toca fibras específicas).

Los vientos hacen que todo crezca más aún en presencia, ensanchando la paleta de sensaciones viscerales y poniéndole una cuota extra de solidez y profesionalismo a algo que ya venía perfecto.

Julieta Venegas, invitada, es la voz líder en este corte. Que es invitada lo sabemos pero ella se apropia de la canción de tal manera que da la sensación de que fuera completamente suya y la canción y ella se conocieran desde hace muchísimo. Firme, sincera, realmente por dentro de la historia, sintiéndola completamente y disfrutándola. Y todo eso llega así al que escucha, claro. Porque la música tiene esa cualidad tan mágica e inexplicable: hacer resonar en otros lo que surge del músico, haciéndonos sufrir y disfrutar con él a su ritmo y voluntad.

Emiliano Brancciari, como todos sabemos y también valoramos: la voz de NTVG, le deja el protagonismo a Julieta pero aporta su inconfundible carácter NTVG a lo largo del tema, tanto con coros como con partes compartidas con Julieta.

Por último, en segundo plano visual y sonoro, también hay participación de coristas.

Todos los volúmenes están maravillosamente balanceados y lograron que el sonido de cada instrumento y voz se escuchara nítidamente, con un buenísimo espectro sonoro, que transmite un montón de sensaciones simultáneas que no se pueden explicar. Hay que vivirlas.

PS: Pero recuerden: ¡con auriculares o con un buen equipo de música!

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 245 times, 150 visits today)



Patricia Schiavone

Patricia Schiavone

Patricia Schiavone es Coach Personal, Practicante e Instructora de Reiki y amante de la música. Su página de facebook: @sersentiryhacer y su web: https://patriciaschiavone.com

<





Recomendaciones destacadas