Cuentos Borgeanos - Fotos: Andrea Villar

No son puro cuento

Cuentos Borgeanos es una banda argentina formada en 2002, que brinda en su nombre un homenaje al gran escritor, con Abril Sosa (ex baterista de Catupecu Machu) en la voz y guitarra como integrante más conocido. Luego de cuatros discos en estudio, en 2010 la banda se separa. En los últimos tiempos, Abril se había dedicado a su carrera solista editando un disco como tal. Ya entrado el 2013, Cuentos Borgeanos deciden reunirse para seguir, y continuar escribiendo la obra iniciada hace más de una década. El resto de la banda la integran actualmente Diego López Santana en guitarra, Alejandro Crimi en bajo, Lucas Hernández en batería, y Mariano Albergoli como guitarrista y coros de apoyo en vivo. Esta es la entrevista que le hicimos a Abril Sosa para cooltivarte, con motivo de la presentación de Cuentos Borgeanos, el 2/11 en BJ Sala. El músico nos recibió y nos despidió guitarra en mano tocando y cantando, en el lobby del AK Design Hotel de la Ciudad Vieja.

“Cuentos Borgeanos todavía tiene cosas que decir”

 

Contanos acerca de esta venida a Montevideo, este retorno de la banda, con esta gira llamada “El Regreso”.

Como Cuentos Borgeanos es la segunda vez que tocamos en Montevideo, ésta gira “El Regreso” comienza acá. Pasó que nosotros no éramos ni una banda “mainstream” pero tampoco desconocida cuando nos separamos. Hubo gente que se hizo fan de la banda en ese período en que estuvimos separados. Para nosotros es como un “ponernos al día”, una “review” desde que empezamos allá por el 2002 hasta el 2010. Nuestro último disco fue “Psicomágico” (2009), y nos pasa que ahora nos encanta tocarlo en vivo porque no lo llegamos a presentar bien, lo tocamos muy poco, ya que más o menos a los cinco meses de salido nos separamos. Tuvo dos cortes de difusión y nada más, de algún modo esta etapa es eso, hacer un repaso del pasado, pero también terminar de presentar “Psicomágico” en vivo.

En el momento de esa separación, ¿lo sentían como algo definitivo en ese momento?, ¿o lo veían más bien como una pausa?

Bueno, al final definitivamente no fue definitivo -risas-, pero sí, en ese entonces fue definitivo, porque además en ese momento justo yo vivía en Nueva York, y en gran modo la distancia le dio como más dramatismo a toda la situación, veníamos de muchos años tocando juntos, estábamos medios quemados, yo viajé, terminamos medio a las puteadas, pero había sido algo definitivo. De hecho, hasta el momento en el que decidimos volver que fue hace menos de un año, nunca habíamos manejado la posibilidad de volver. Yo invité a los chicos a tocar en un show mío como solista, y estuvo muy lindo, hubo buena vibra, y dijimos “por qué no nos juntamos a ensayar”. Habíamos terminado el contrato con EMI, estábamos sin discográfica, y dijimos “por qué no hacemos unos temas nuevos y los subimos a internet, para que los bajen gratislos fans”, como una suerte de regalo. Empezamos a componer para eso, comenzaron a salir un montón de temas, y después ya nos propusimos tocar en vivo, nos dimos “manija” y dijimos “volvamos”. Notamos también que había algo vivo, que Cuentos Borgeanos todavía tiene cosas que decir. Pasaron un montón de cosas en el medio, crecimos, maduramos, en mi caso fui padre, y en cuanto a mi carrera solista quedó en stand-by, más que nada por una cuestión de tiempo, con la banda tenemos todo noviembre ocupado con recitales, Cuentos para mí ahora es la prioridad.

Están en la producción de un disco nuevo, con Adrián Sosa (baterista de Bajofondo) como productor, hablanos sobre eso.

Si, Adrián produjo mi disco solista (El Piloto Ciego, 2013), él me dijo que era fanático de Cuentos, él vive en Los Ángeles, y siempre le hice llegar nuestros discos a allá, de modo que él tenía siempre ese deseo de producirnos como banda.

Cómo es en cuanto a la composición, ¿pasa todo o parte por vos, abrís la cancha al resto de los integrantes para que aporten ideas?

En realidad no tenemos un esquema para componer, tampoco me siento líder de la banda, soy una persona entusiasta a la que le gusta asumir el papel de gestor en cuanto a las cosas referidas a la banda, soy de tomar la iniciativa, se da naturalmente que sea el iniciador de las cosas. Cuentos Borgeanos siempre fue muy democrático, sobre todo en lo artístico. En cuanto a las canciones participamos todos, en mayor o menos medida, tanto en las letras como en lo musical, todos aportamos ideas.

Hablanos acerca de ese particular vínculo con Catupecu Machu, ya que fuiste baterista y grabaste los tres primeros discos de esa banda, siendo vos un adolescente, pero además Agustín Rocino, anteriormente muchos años bajista de Cuentos Borgeanos, es desde hace poco más de dos años el baterista actual de Catupecu, tienen un vínculo muy cercano ambas bandas…

Si, yo estuve en Catupecu Machu siendo literalmente casi un púber -risas-, grabé “Dale” (1997), “A morir!!!” (1998) y “Cuentos Decapitados” (2000), yo soy amigo de Fernando (Ruiz-Díaz) desde que tenía 12 años, desde antes de Catupecu, después los años nos fueron separando artísticamente, pienso que cuando crecés o bien abrís la cabeza o te podés cerrar más, y eso nos fue separando de a poco, pero mi partida de Catupecu se debió más que nada a motivos de diferencias artísticas, ellos fueron para un lado que a mi no me resultaba interesante, cambiaron y se nota. También el siguiente baterista que entró a Catupecu cuando yo me fui, Javier Herrlein tocó conmigo después. Cuando decidimos volver con Cuentos, lo llamamos a Agustín (Rocino) para que volviera a ser nuestro bajista, pero no accedió a juntarse con nosotros, y prefirió seguir tocando la batería en Catupecu, elección que respeto, pero que no me explica porqué no está también en Cuentos Borgeanos.

De la escena argentina actual de rock, ¿podés mencionar algunas bandas con las que sientan alguna afinidad artística?

Creo que está comenzando un nuevo período de bandas interesadas en una lírica más poética, más profunda, que toman cierta responsabilidad en la elaboración, en la creación, creo que se había perdido un poco eso, después de artistas como Soda Stereo, “el flaco” Spinetta, Miguel Abuelo, Federico Moura, Charly García, vino como una onda de escritura más frívola, que dejaban la cosa en la superficie. La música puede ser mucho más profunda, de hecho, una canción puede modificar a una o a miles de personas, la música tiene un poder muy fuerte. Ahora creo que hay algunos que se zambullen en algo más elaborado, creo que Tan Biónica, a pesar de cierta controversia que generan, está tratando de incursionar en otra forma de escribir, en otra manera de hacer las cosas, de hecho mal no les va, porque son muy populares en este momento. Es muy loco porque una banda que me gusta mucho es No Te Va Gustar, y son uruguayos,creo que es una banda de canciones en un sentido completo de música y letras, y además es una de las que lleva en Argentina más público a sus conciertos.

 

Cuentos Borgeanos es una banda que en un momento llegó a tocar en grandes festivales masivos, como parte de una grilla o como teloneros de artistas multitudinarios, ¿qué disfrutás más y qué menos de esa situación, comparándola con tocar en recintos mucho más chicos, como un boliche por ejemplo?

Creo que ambas circunstancias tiene su lado encantador, cuando tocás en un lugar donde hay mucha gente como dentro de un festival con varias bandas la energía se amplifica y lo disfrutás de una manera distinta a cuando tocás en un lugar chico, en el que tenés la posibilidad de estar tan cerca de la gente que podés tocarla, a mi me gusta mucho las dos cosas por igual, nosotros no somos una banda masiva, salvando las distancias, viste que bandas que sí son masivas como los Rolling Stones o U2 cada tanto tocan en lugares chicos, creo que necesitan eso, es como un volver a las raíces. En nuestro caso fuimos teloneros de bandas y músicos como The Police o Beck en estadios o grandes recintos, y eso te da una experiencia bárbara.

De algún modo es casi inevitable pensar en el particular nombre de la banda, ¿se nutren de otras ramas de la creación artística?, y, específicamente supongo que de la literatura…

Si, ocurre que la lectura es un hábito para los que integramos Cuentos, siempre alguno anda en la lectura de algo, también te podría decir que el cine. A mi particularmente me gusta mucho Juan Carlos Onetti; y claro, el nombre del grupo es un homenaje a Jorge Luis Borges, yo soy un gran admirador de Borges, siento que le debo mi amor por las letras y la música, la literatura en esta banda siempre está, yo he escrito muchas cosas que no he publicado aún, pienso que la música es un canal para decir algo, para cuando hacés arte. Cuando necesitás expresarte, terminás agarrando un pincel, un lápiz, una guitarra, en nuestro caso la música nos salió de manera más natural, porque nos sentimos más cómodos con eso, pero la inspiración puede venir desde todos lados. La música es la disciplina artística que mejor nos sale, o que creemos que mejor nos sale, por ahí nos sale horrible, eso lo deben juzgar los demás -risas-. Nosotros conocimos a María Kodama (viuda de Borges) y le pregunté que pensaría Borges del nombre de la banda, y me dijo que seguramente él estaría encantado, y para nosotros fue una alegría -risas-, ella nos invitó muchas veces a tocar a la Fundación Borges, y cuando hemos tocado ahí, que es todo un ambiente académico como muy acartonado, ocurría que para nosotros Borges es como más natural, más bajado a tierra digamos, podés ser un intelectual para adentrarte en su obra pero no es condición necesaria. Pasaba que los académicos nos decían que en nuestras letras contradecíamos a Borges, y nosotros escribimos canciones nuestras, con lo que nos pasa a nosotros, el nombre de la banda es un apenas homenaje, pero no significa que escribamos necesariamente tal cual una línea de pensamiento borgeana.

¿Qué planes o proyectos futuros tiene la banda, nos podés adelantar algo?

En principio tenemos varias ciudades de Argentina en las que tenemos que tocar en las próximas semanas. Planificamos para marzo del año que viene sacar el disco nuevo, ya que tenemos algunas canciones nuevas, y con algún video también. Estamos con la idea bastante factible que el disco en realidad sea un libro con la historia del disco o la banda, con fotos, y dibujos vinculándolos a las canciones, y que incluya un código para bajar el disco gratis en internet. Lo vamos a sacar por mi sello “Willkommen Records”, en el cual podemos hacer lo que queremos, y no tenemos ningún impedimento, más o menos iría por ahí la cosa. Pero sí, seguir girando para reafirmar este regreso, y seguir componiendo y creando como antes.

 

Ver fotogalería

 

 

   

 

(Visited 29 times, 6 visits today)



Paulo Roddel

Paulo Roddel

Nació e1 13 de octubre de 1977, en Montevideo, Uruguay. Ha publicado poesía y cuentos en revistas y antologías de escritores. Editó fanzines y publicaciones de rock de circulación under en Montevideo (1997-2000). Co-fundó los grupos de poetas 7 Segundos y Seis50, grabó los cds de poesía “Siete Segundos en la vuelta de tu oreja” (Grupo 7 Segundos, 2002) y “Ablación del Habla” (Grupo Seis50, 2006). Ha publicado cuatro libros de poesía Trapos (2004), Palidezco (2010), Ama/zonas (2014), y "El ceño del sueño" (2016). Ha colaborado en los periódicos La Diaria y La República, fue co-redactor de la revista cultural Fango (Premio Fondos Concursables del MEC, 2010-2011), colaboró en las revistas culturales H-enciclopedia, El Boulevard, Revista Ricardo Reis, Revista Vadenuevo, Artesuburbano, Revista Once, Magazine Montevideando, Suplemento El País Cultural, entre otras publicaciones. En 2014 participa de la realización Poetas - Proyecto Cross Media. Colabora desde el 2010 en el portal cooltivarte.com. Participa en ciclos literarios y encuentros de escritores tanto en Uruguay como en Argentina, y como columnista invitado en radios tratando efemérides vinculadas al rock. Como periodista cultural ha entrevistado a numerosas destacadas figuras de la cultura, tanto uruguayas como extranjeras en diferentes disciplinas artísticas. Colabora también en la revista digital Lamás Médula, de Buenos Aires. Es docente de inglés, librero, y actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR.

<





Recomendaciones destacadas