Stephen Lang

NO RESPIRES: Alfred Hitchcock bajo los efectos del crack

Tres ladrones que se dedican a robar casas selectivamente entrando solamente a las hogares donde puedan llegar a encontrar un buen botín, reciben el dato de que en una casa se encuentra viviendo un hombre ciego y solitario. Este hombre cobró una generosa cantidad de dinero debido a la muerte de su hija en un accidente de tránsito, unos 300.000 dólares para ser más exactos. Deciden observar la casa durante un tiempo para saber si es seguro entrar y verificar que efectivamente es un hombre que vive solo. Sin más preámbulo deciden entrar, pero no pasará mucho tiempo para que se arrepientan de haber tomado esa decisión.

La última obra de Fede Álvarez está dando que hablar y no es para menos, se escapa de los repetitivos clichés a los que tan tristemente acostumbrados nos tiene Hollywood. Nos brinda una obra que logra mantener el suspenso durante casi todo el metraje, sabiendo administrar sabiamente los momentos de tensión y jugando con el uso del sonido donde muchas veces resulta vital para los protagonistas no emitir el más mínimo sonido lo cual incluye no respirar. Mención aparte para Stephen Lang quien interpreta al ciego “victima” del robo es lo mejor de la película, quien logra mantenernos al borde del asiento cada vez que lo vemos aparecer y rápidamente lo dejamos de ver como a un hombre indefenso para verlo como un monstruo al acecho.

Muchas veces la cámara nos hace cómplices al dejarnos ver cosas sólo a nosotros como por ejemplo algún objeto que podría llegar a usarse como arma, un juego de llaves o un celular en el piso. Nada está librado al azar y la mano del director nos obliga a tener que estar al tanto de todo, de las infinitas posibilidades de desenlace que tienen las decisiones que los personajes van tomando en el transcurso del film. Todo esto en lo personal lo encuentro muy similar al cine de Hitchcock la manera en que este film está presentado, sumándole claro está su dosis de violencia y brutalidad que en lo época del viejo “Hitch” sería impensable poder ver en una sala de cine. No es en vano la comparación que hizo Stephen King al decir que “No respires” parece una película dirigida por Hithcock bajo los efectos del crack.

Luego de haber entrado a Hollywood por la puerta principal gracias a Sam Raimi para dirigir la remake de “Evil Dead“, Fede Álvarez da un giro de 180 grados y decide dirigir un film de bajo presupuesto, el resultado es fenomenal.

Imagen portada: Difusión

(Visited 22 times, 9 visits today)

Jonathan Gimenos

Jonathan Gimenos

Nacido en Montevideo, un día de mayo de 1981, desde niño le fueron inculcando el amor por el cine yendo todos los domingos, como si de asisitir a misa se tratase. A eso se le suma su afición por las computadoras, por lo que tiene cursos de diseño gráfico y reparación de PC en su haber. Actualmente trabajando para la empresa Unilever y dedicando su tiempo libre en una página en Facebook de su autoría que lleva por nombre "Cinefilia & Afines" (https://www.facebook.com/cinefines/) donde da rienda suelta a todas sus inquietudes relacionadas con el séptimo arte. Y en un país futbolero como es este, se jacta de jamás haber pisado el estadio centenario, entre otras cosas que muchas veces lo hacen sentir extranjero en este paisito un poco gris. Se integra a cooltivarte en 2015.







Recomendaciones destacadas