cooltivarte - Nacho Vegas foto Nerea Moreno Felipe

Nacho Vegas en La Trastienda

Please try entering https://graph.facebook.com/910795805634000/photos?fields=source,link,name,images,album&limit=1000 into your URL bar and seeing if the page loads.

Sevilla tres años atrás vestida de noche con vino en la garganta, puertas amontonando a la muchedumbre, y en el fondo de la sala nuestros ojos, y frente a ellos, Nacho Vegas desangrándose en el escenario.

Montevideo tres años después, a un cuerpo de distancia Nacho Vegas camuflado entre el público escuchando a sus teloneros cantar (Molina y Los Cósmicos) “pequeñas cosas que jamás te contaré”.

Es la primera vez que Nacho viene a Uruguay. Es la segunda vez que su vida se abre ante mí.

¡Vamos Nacho! Grita una voz mientras canta “vas en busca de algo que huela distinto al amor”.

Así en Sevilla como en Montevideo tiembla el suelo y tiemblan todos los corazones.

Nacho canta entre cenizas y llamas. Sale humo de la guitarra. Sale humo de su cuerpo. “¿Dónde está todo aquel amor del que nos hablaron siendo niños?”, canta. “Es nuestro cielo”. Su dedo mira al techo y todos vemos el mismo cielo. “Es nuestro”. Puño en alto. “Somos gente bonita” dice.

Cada canción de Nacho es un cuento viral, un poema. Un pulso de vida y muerte. La historia en versión original y desgarradora de la vida mutada en formas verborreicas. De ahí que sea imposible aprenderse sus canciones. Y de ahí también la magia de la explosión de las palabras en la boca del poeta. Pura vorágine exaltada. Pura emoción del que se queda a la espera, nos grita “hasta siempre”, se aleja y se marcha.

Imagen portada: Nacho Vegas foto © Nerea Moreno Felipe

Facebook API came back with a faulty result. You may be accessing an album you do not have permissions to access.

 

 
 

   

 
 

 

(Visited 36 times, 14 visits today)



Lucía Baltar

Lucía Baltar

Ciudadana del mundo, mendiga en la tierra. Gritó por primera vez una mañana de marzo de 1987. A los 12 años escribió sus primeros poemas –todos ellos prescindibles-. Llenó libretas durante años. Ganó un premio literario a los 19. Estudió la carrera de psicología pero nunca se atrevió a ejercerla. Terminó un Máster de Escritura Creativa y realizó un poemario. Emigró de España en abril de 2014 –su pasaporte dice que nació en las Islas Canarias. Ella no lo niega–. La mayor parte de su tiempo lo pasa observando la vida de otros, leyendo la vida de otros y escuchando la vida de otros. Ahora se entretiene escribiendo con la luz y robando suspiros con la cámara fotográfica. Ha aprendido a cebar mate, a decir “ta” y “bo” mientras habla y a cruzar en rojo. Se distrae con facilidad, se apasiona por completo y escribe para gritar con igual intensidad que aquella mañana del 87, es decir, con sangre, fluidos y la carne desgarrada.

<





Recomendaciones destacadas