Motivar la reflexión, entrevista a Federico Gutiérrez

Motivar la reflexión, entrevista a Federico Gutiérrez

Federico Gutiérrez se suma al ciclo de fotógrafos Clic. A través de sus respuestas y algunas de sus imágenes tratamos de conocerlo un poco más. Nos cuenta, entre otras cosas, de sus motivaciones personales, la situación de la fotografía actual en el país y la relación de las redes sociales con su trabajo.

“…respecto a fomentar la fotografía en Uruguay, estamos en uno de los mejores momentos de la historia reciente”

¿Cuándo empezaste a hacer fotografía?

A los 10 años, más o menos tuve mi primera cámara de fotos. Pero formalmente me inicie en el año 1983, en el Foto club Uruguayo, con Diana Mines, Dina Pintos, Jorge Cota , entre otros.

¿Qué es lo que más te entusiasma de la fotografía?

Ser testigo, desde un lugar privilegiado, de la historia y la responsabilidad de tener la posibilidad de llamar la atención de los lectores sobre ciertos temas cotidianos. Si logro motivarlos a la reflexión sobre esos temas, me consideraría muy satisfecho.

¿Qué destacas de la experiencia de estar trabajando profesionalmente en fotoperiodismo?

La posibilidad de conocer diferentes realidades en un espacio tan reducido.

También, y con mucho dolor, el deterioro de los principios básicos de la misión social del periodismo, en cualquiera de sus formas. Como la frivolidad con que se tratan temas que afectan las realidades de mucha gente, la falta de rigor en el tratamiento de los temas, la falta de contextualización histórica de los temas tratados. En definitiva, la actitud reinante hoy, de escribir, fotografiar, para nuestro editor, jefe, patrón, en vez de poner a los lectores como primer objetivo de nuestro trabajo.

¿Te sientes incómodo en algún momento tratando de conseguir la imagen para la noticia?

Sí, en especial cuando la noticia es irrelevante y sólo apunta a destacar el valor de primicia y nada más. Cuando la búsqueda de la imagen nos coloca cerca de gente sufriendo, sabiendo que poco o nada aportará, al alivio de ese dolor o sufrimiento.

¿En qué piensas cuando estás encuadrando?

Pienso en cómo encuadrar, para que el lector pueda ver de la forma más clara posible lo que estoy viendo y sintiendo de la situación a fotografiar. En la forma más efectiva para que el lector se sienta motivado a la reflexión sobre ese tema.

¿Qué tan importante es ser objetivo en tu profesión?

Esta es una discusión perimida, más allá de algún discurso trasnochado, mentiroso.

Debemos asumirnos, como seres pensantes, sensibles y por lo tanto somos seres subjetivos en todo lo que hacemos y mostramos. De esa forma, concientemente o no, estamos opinando desde el momento en que elegimos esta o aquella porción de la realidad que fotografiamos.

¿Qué historia o noticia te ha marcado más haciendo fotos?

Elegir una sería muy parcial, muchas han marcado en diferentes aspectos de mi vida, según la nota y el momento en que fueron realizadas.

¿Cuál es la perspectiva actual del fotoperiodismo en Latinoamérica?

Es un momento de cambios muy dinámicos, básicamente, por los medios digitales que están provocando una forma diferente de encarar la noticia, por la inmediatez que exigen.

Al menos yo, no tengo muy claro hacia dónde va la cosa, si bien es innegable la crisis de la prensa impresa en el mundo y más profundamente en nuestro país. Pienso que en Uruguay, al ser un país de adultos en su mayoría y con fuertes hábitos de lectura, deberíamos tener una prensa escrita más sólida y al alcance de más gente.

El problema básicamente acá es el alto precio de las publicaciones, debido al sistema de distribución tan caro. Un ejemplo de esto es La Diaria, que entre otras virtudes y con un precio más barato, en poco tiempo alcanzó una cantidad de lectores similar a la de otros diarios con muchísimos más años en la calle.

¿Los fotoperiodistas nacionales cuentan con políticas o gremios que traten las condiciones de trabajo y la calidad de su producción?

Para nada, cero políticas y algunos tímidos intentos de formalizar la actividad gremial.

¿Le dedicas tiempo a otra clase de fotografía?

Sí, incursiono en otras áreas fundamentalmente para mejorar los ingresos y, por momentos, áreas que signifiquen una satisfacción personal, más estimulantes.

¿Cómo se te ocurren las ideas? ¿Tienes una libreta de apuntes?

Para los trabajos encomendados, en general, trato de ir sin una idea preconcebida, pero sí con toda la información posible de ser adquirida en los plazos que la situación permite.

En los trabajos realizados por iniciativa propia, sí llevo apuntes de las ideas que van surgiendo, tanto para esa tarea puntual o trabajos a futuro.

¿Cuántas tomas realizas hasta conseguir la imagen que quieres?

Depende de cada situación, pero podemos hablar de decenas en algunos casos o centenas en otros.

¿Qué hace que una imagen llame más la atención que otra?

En mi caso personal priorizo el valor comunicacional al valor estético de la imagen, asumiendo aquí un vicio del oficio.

Con la aparición de las cámaras digitales y la cantidad de disparos ¿se mira menos?

Puede ser, tengo dudas, pero creo que en la generación de fotógrafos formados en la era analógica, no es la generalidad.

¿Qué esperas de la gente al ver tus fotos?

Como te decía, aspiro a que la gente se sienta estimulada a la reflexión del tema planteado.

¿Qué opinas del derecho de autor de la imagen y su relación con las redes sociales?

En Uruguay estamos muy atrasados respecto a este tema, con una legislación casi inexistente y muy poco respetada en el día a día. Las redes sociales son una perlita más en este vacío.

¿Es posible vender fotografías en Uruguay?

Fotografías periodísticas te diría que es muy, muy difícil. Los medios locales no consumen trabajos periodísticos realizados por free lance, salvo excepciones muy puntuales.

¿Qué te parece que hay que hacer para fomentar la fotografía en Uruguay?

No tengo una idea clara respecto a esto, pero sí creo que es de destacar, el inmenso aporte que están realizando desde el Centro Municipal de Fotografía y otras instituciones, como el Fotoclub Uruguayo y escuelas de fotografía privadas, que han asumido con un altísimo compromiso en esta tarea.

Podría resumir que respecto a fomentar la fotografía en Uruguay, estamos en uno de los mejores momentos de la historia reciente.

¿Se puede vivir acá de la fotografía?

Subsistir sí, si complementas el espectro en varias áreas de la fotografía, eventos, publicidad, sociales, etc.

Como fotógrafo ¿es fácil acceder a galerías y salas para exponer?

De forma personal no es tan fácil, pero a través de instituciones como el Foto club Uruguayo, el Centro Municipal de Fotografía, etc. En los últimos años se ha hecho mucho más viable.

¿Qué consejo darías a un fotógrafo que recién empieza?

Trabajo, Perseverancia y Paciencia.

¿Estás trabajando en algún proyecto que nos puedas contar?

Por el momento nada concreto, puras ideas en papel.

Imagen portada: Cañero – Foto: gentileza del entrevistado

 
 

   

 
 

(Visited 52 times, 10 visits today)



Federico Meneses

Federico Meneses

Por el 2003 surge la idea de armar un boletín electrónico "óbolo cultural" para difundir eventos que poco se sabían. Con el surgimiento de las redes sociales el boletín deja de tener su efecto y nace www.cooltivarte.com A fines del 2010 invito asociarse como co-director a Mauricio Conde, junto a todos los amigos colaboradores que se sumaron a la idea de aportar un granito de arena a nuestra cultura potenciando los eventos y dando más valor al conocer a los artistas mediante entrevistas, artículos de opinión, análisis, reflexión y crítica. Cooltivarte está presente en el medio local comunicando las noticias, críticas, opiniones y entrevistas, tratando de generar un valor cultural conociendo de cerca a los protagonistas, generando una conciencia colectiva y sensibilidad para este rápido diario vivir.

<





Recomendaciones destacadas