LEO MASLÍAH 40 AÑOS - Teatro Solís - 7 de mayo 2017 - Foto © Silvana Laborde

Metamorfosis de un domingo siete – Leo Masliah 40 años

El pasado 7 de mayo, acompañado por 738 espectadores y 8 músicos invitados entre los que se encontraba Paula Maslíah, irrumpió el compositor, pianista, cantante y escritor uruguayo Leo Maslíah en el Teatro Solís. La excusa del encuentro eran sus 40 años de trayectoria, pero los que estuvimos ahí sabemos que sí se asiste a escuchar a Leo Maslíah es porque nos brinda un concierto de música con inteligencia argumentativa y humor. El recorrido musical, como no podía ser de otra manera, fue acompañado por un piano que fue junto a Maslíah uno de los protagonistas desde el inicio hasta el final del show. Antes de comenzar el espectáculo, descubrimos a Daniel Viglietti sonreír y aguardar en la fila; entre otras personalidades destacadas del arte uruguayo.

El espectáculo comenzó a las 21:10 horas, Maslíah y su piano despertaron desde el inicio en los espectadores la necesidad de transitar distintos estados e imágenes que se levantaban mientras interpretaba Sonatina n° 2 (Hector Tosar) y Tempranero. Ésta última es una versión para piano de Superjarrett, pieza que abre el disco Sin Palabras 2, de 1993. Nos entregó este tema sin partituras a la vistas durante 25 minutos. Finalizada ésta, los intensos aplausos ya nos informaban que irían increscendo tema a tema durante dos horas y veinte minutos, momento en que llegarían los aplausos finales.

La música de Maslíah esta noche nos permitió a través de los cánones seleccionados e interpretados junto a Lucía Gatti (chelo y voz) transitar por mundos simultáneos; donde lo uno y múltiple se pusieron en juego. Mientras las butacas del Teatro Solís no paraban de reír, La chusma, Clases de guitarra y Productos porcinos marcan un primer momento de la noche. Como lo expresó el propio Maslíah, el costo de la composición no necesitó del maltrato de ningún animal más que el de asumir nuestra propia condición humana al escucharlos. Eran las 22 horas en punto y después de darle el espacio de un solo a Sara Genta (guitarra, voz y flauta) comienza un tempo nuevo de la noche. Aparecen en escena la batería con Tato Bolognini y el bajo con Nicolás López. Instalan el momento de canciones de antes en versiones recientes. Acordes que ponen al espectador ante un Bailongo y Algo ritmo. Una excusa perfecta para La Metamorfosis musical mientas resuena la voz de Paula Maslíah. Leo Maslíah es capaz de presentarse como músico tomando riesgos de padre al abrazarla con el piano esta vez y al acompañarla permitiendo que ella de su mejor versión.

La noche no fue sólo música como se esperaba. Apareció durante muchos momentos el Maslíah dramaturgo, escritor, poeta, pero sobre todo aconteciendo en capas. Álgebra en línea criolla es la manifestación de que a Maslíah se lo debe digerir de a poco, buscando el sentido en el sinsentido aparente; y asumiendo que una capa nos lleva a otra, y a otra y de esta forma nos invita a infinitos juegos del lenguaje. Éstos son una vía para acceder a su Zaratustra, él reniega del rebaño y nosotros al asistir a escucharlo también. Con sus juegos de palabras, al mejor estilo matemático, nos seduce con inteligencia y nos invita a simplificar para así hallar la verdadera complejidad. Y si es posible, sumergirnos en un Eco de la Obertura a la Francesa (J. S. Bach) un gran modo de acercarnos entre nosotros. Todo el espectáculo fue una excusa perfecta para intentar entender esto que llamamos Realidad.

Llegando al final de la noche nos dejó performativamente su Tabla de salvación dónde cuestionó lo correcto y lo incorrecto en el Hombre alienado contemporáneo mientras se pierde en la memoria. Tabla que va desde Harrison Ford a Roman Polanski. Desde aquí nos interpela y comienza el ensamble musical nuevamente que nos lleva al final. El encuentro culmina con ocho músicos en escena algunos ya nombrados a los que sumamos: Martín Morón (trombón y voz), Emiliano Pereira (clarinete y saxo alto) y Carlos Morales (guitarra). Los últimos temas que nos dejó fueron Persianas, Vacas demasiado cerca de la carretera, Agua podrida y Puesta de sol a las seis de la mañana. Ellos nos interpelaron, imposible que esto no suceda si como espectadores tenemos delante músicos que rompen y juegan con los tiempos escénicos, mostrando que lo disonante se vuelve armonía musical y que en una frase agua podrida cabe el horror del mundo. Además de dejarnos bajo la evidencia que los ¿Bis? no se piden y que siempre los eligen a priori los músicos. Pero sobre todo nos fuimos del Teatro Solís pensando en que hay que animarse a salir con servilletas en los bolsillos por las calles de nuestra ciudad. No olvidemos nunca que en Montevideo hay poetas (…) que hablan de la aurora hasta cansarse, cansarse, cansarse sin tener miedo a plagiarse, plagiarse, plagiarse, nada de eso importa ya mientras escriban, escriban, escriban su manía su locura, su neurosis obsesiva.

 

Silvana Laborde (fotos)

Victoria Fernandez  (cronista)

 

 

 

 

 

(Visited 7 times, 7 visits today)

Cooltivarte

Cooltivarte

Somos COOLTIVARTE.COM. Un portal digital dedicado a difundir el acontecer artístico y cultural del Uruguay. Estamos en la vuelta desde el año 2003, y como evolución del boletín Obolo Cultural, nos encontramos abocados a apoyar a los artistas nacionales brindándoles un espacio de difusión. Creemos en la idea de utilizar la potencialidad que hoy día nos otorga la web, para que la cultura uruguaya y sus creadores dispongan de una dinámica ventana, que los ponga en contacto entre sí y con el mundo. Somos COOLTIVARTE.COM y pretendemos configurarnos como un portal dinámico, entretenido y atento a los nuevos emprendimientos, que busque siempre la interacción con los artistas.







Recomendaciones destacadas