Maracaná - La Película - AVANT PREMIERE - 12 DE MARZO 2014 - ESTADIO CENTENARIO- TRIBUNA AMÉRICA © Federico Meneses

Maracaná: una historia propia, entrevista con Andrés Varela

OAuthException: (#10) To use 'Page Public Content Access', your use of this endpoint must be reviewed and approved by Facebook. To submit this 'Page Public Content Access' feature for review please read our documentation on reviewable features: https://developers.facebook.com/docs/apps/review.

Andrés Varela es un convencido de que en todo aspecto de la vida el 90% es trabajo y el 10% talento. En la charla que nos ofreció éste es uno de los paralelismos que encontró, acerca de Maracaná (su último trabajo) con el triunfo propiamente dicho de la selección uruguaya de fútbol de 1950 en el Mundial de Brasil. Es que aquella idea que compartió con Sebastián Bednarik les llevó casi cuatro años de trabajo, idas y vueltas para que finalmente se hiciera realidad. Este miércoles 12 de marzo, nada menos que en estadio Centenario, en año de Copa del Mundo en Brasil con Uruguay participando, ellos estrenan Maracaná, un documental sobre aquella victoria del 50 que, según lo conversado con Andrés Varela, nos sorprenderá con calidad de las imágenes y nos enriquecerá en el conocimiento de una historia que decimos conocer pero de la que no sabemos tanto.

Andrés integró el equipo de producción del documental La Matinée y es co fundador de Coral Cine. En 2008 realizó el guión y la producción del largometraje documental Mundialito, antecedente ineludible de Maracaná. .

Es fundador de de Efecto Cine, plataforma de cine itinerante que explora los diferentes formatos de distribución y ha superado los 600.000 espectadores, realizando más de 400 funciones en todo el país y en la región de cine en tecnología hd.

Estos datos no son meros detalles, sino mojones fundamentales para converger en un desenlace soñado: la exhibición del documental sobre la hazaña celeste en el Estadio Centenario, en una pantalla de 20×11 metros, especialmente traída de Alemania, una proyección full HD y sonido de calidad. A decir de Varela, una de esos hechos por los que vale la pena el esfuerzo.

“a mediados del siglo pasado ¿Uruguay cómo era? ¿Quién era el presidente?, estos hombres que jugaron en la selección uruguaya ¿de dónde venían?(…) todo eso lo desconocemos”

-Explicános cuáles fueron las motivaciones para la realización del documental Maracaná (¿la afición por el fútbol? ¿Quedar entusiasmados por el producto final de Mundialito)

-Fue un poco de todo. Siempre los temas nos han encontrado ellos a nosotros que nosotros a ellos. Porque una vez que salimos de Mundialito teníamos esa sensación de que el fútbol, la sociedad y la política eran universos que generaba historias increíbles donde había historias únicas que no habían sido contadas, entonces nos interesaba ahondar en ese tema. Y habíamos pensado en un momento en Maracaná pero dijimos “No, Maracaná es un tema que no tiene demasiadas imágenes, es complejo, de la gente que participó la gran mayoría no está viva…’” lo descartamos en una primera instancia. Después un día nos llama Atilio Garrido, y Pedro Abuchalja. Atilio había terminado el libro de él (“Maracaná, la historia secreta”), es una persona muy minuciosa, tenía una serie de documentos enormes de lo que había sucedido en el Maracaná que eran muy de historiador, pero con los que empezamos a encadenar y a encontrar una historia que era increíble del punto de vista social, desde el punto político desde el punto de vista humano de las dos selecciones, quiénes eran esos hombres, qué querían, por qué paso lo que pasó. Entonces en ese momento encontramos una estructura de película y una posibilidad de guionar, y además esa propia investigación nos dio las pistas para salir a buscar las imágenes de archivo que tanto faltaban. Nos dio la pauta de por dónde empezar la pesquisa y ahí fue donde se fue abriendo todo. Te estoy hablando de hace 3 años y medio

-¿Cuánto tiempo les insumió la película teniendo en cuenta la investigación, el proceso de montaje, etc.? y ¿de qué manera se repartieron el trabajo?

-Comenzamos unos meses después que terminamos Mundialito y ya van como 3 años y medio. Fueron 2 años y medio con la investigación, 1 año de montaje aproximadamente.

El montajista fue Guzmán García, que es parte del equipo fundamental, y está Santiago Bednarik que es quien hizo toda la parte de sonido, pero también participo del montaje y de la idea general. Entonces el trabajo se va dando a través de encuentros. A partir de varias de esas reuniones creativas es que fuimos eligiendo una línea de trabajo y Guzmán elaboró un guión a partir de eso, un guión que estaba amparado en nada. Imagináte que no teníamos las imágenes de archivo y era todo una fantasía de lo que iba haber. Posterior a eso Seba (Bednarik) y yo empezamos con la pesquisa de investigación y Guzmán montando sobre la línea de guión lo que íbamos encontrando. Y así fue que empezamos a armar a armar y armar. Después Seba participó más con Guzmán en ese montaje, y yo paralelamente me ocupé del tema de los archivos. Se siguió con un proceso paralelo de montaje con Santiago y yo, y Seba y Guzmán se dedicaron a otra parte. Guzmán aparte estaba rodando su segunda película “Romeos y Julietas” que se va a estrenar este año. A la vez yo también dirijo “Boliches” el programa de Canal 10.

Entonces tuvimos que irnos organizando, había que ir alternándose como para siempre estar cubriéndonos y que esto no parara nunca. Así que podría decirse que si bien somos nosotros dos (Bednarik y Varela) las caras visibles en realidad es un grupo de personas con las cuales nosotros vamos delineando estrategias y eso va resultando en lo que es hoy.

-¿Cómo fue el proceso de financiaron? ¿Obtuvieron algún Fondo?

-Sí. Ganamos el Fondo de Fomento del Instituto del Cine a producción de Telefilms, ganamos el Fondo de Desarrollo de Ibermedia, ganamos Coproducción de Ibermedia, porque es una co-producción con Arissas Multimedia de Brasil. Además de ser una coproducción nacional con un canal que es Tenfield-VTV, la película es una coproducción internacional con Arissas. Aparte fue muy interesante el trabajo de coproduccion con Tenfield porque ellos entran como canal inversor, que es un modelo que se utiliza en todas partes del mundo y en Uruguay casi no se aplica. Por más que pareciera con Tenfield haya todo tipo de pruritos, o con canal 10 o canal 12 o el que sea. Fue buenísimo porque a nosotros no nos exigieron nada, nada de poné esto o sacá lo otro. Es un modelo donde un canal dice “me gusta como ustedes trabajan, me gusta la idea, y vamo arriba!”, y es un negocio para los tipos y es un canal inversor que existe en todas partes del mundo menos acá. Para nosotros fue un respaldo bien importante y fue muy sano el laburo. Uno puede tener todo tipo de prejuicios, pero a lo que nosotros estamos por otro lado, por fuera de todo el pool periodístico y no tenemos nada que ver con todo eso, fue sumamente positivo. Después se sumó Canal 12 en este mismo plan, como auspiciante, y El País también. Fueron sumándose respaldos a medida que la película fue creciendo, a medida que fue tomando cuerpo fueron entrando varios auspiciantes.

-Al ser una coproducción con Brasil ¿también se estrenará allá?

-Vamos a estrenar en sala antes del Mundial allá. De hecho están viniendo periodistas de Globo y de ESPN de Brasil a cubrir todo lo relativo al estreno, ya que es una idea para hacer con la Globo. Se va a estrenar en varias salas digitales entre Río de Janeiro, San Pablo y Porto Alegre, y después vamos a estrenar en CINEFoot que es uno de los festivales más grandes de Brasil de fútbol que va a estar en todas las sedes del Mundial. Ese va a ser el recorrido por Brasil, después hay perspectivas de distribución en México, Ecuador, Perú, pero vamos a esperar que pase el estreno del 12 para ponerle cabeza a todo eso. Vamos a cerrar todo ese circuito, posterior al estreno porque estamos ahora estamos a full.
-Relativo al guión, no me lo vas a contar, pero qué vuelta de tuerca le encontraron para contar una historia que es muy conocida, al menos por el público futbolero.

-Creo que pensamos que sabemos todo sobre Maracaná, pero en realidad lo que sabemos es que Uruguay jugó un partido, clasificó al cuadrangular final y que le ganamos a los brasileños que estaban confiados que iban a ganar y poco más. Pero si vos le preguntás al promedio de la gente qué más sabe sobre Maracaná, dudo mucho que alguien te sepa decir los nombres de los 11 jugadores de Uruguay por ejemplo. Yo mismo no la sabía hasta meterme en esto. Eso en el sentido de lo deportivo, pero si voy más lejos, que es un poco por dónde va la película y es nuestro estilo, a mediados del siglo pasado ¿Uruguay cómo era? ¿Quién era el presidente?, estos hombres que jugaron en la selección uruguaya ¿de dónde venían? O sea eran todos de clase obrera, y antes del Mundial hubo una huelga de 8 meses de jugadores que no jugaron al fútbol. Por ejemplo Obdulio Varela unos meses antes del Mundial estaba poniendo ladrillos construyendo edificios. Eran tipos que no eran la elite deportiva del día de hoy, es otra cabeza, otra mentalidad y otra época. Y todo eso lo desconocemos. Era gente humilde que pertenecían a la clase obrera, no es como hoy que un jugador de fútbol pasa al profesionalismo y se convierte en millonario. Por ejemplo eso, y Uruguay que era el país de Luis Batlle Berres, el Uruguay próspero, de las vacas gordas, que hoy en día no es para nada el mismo país, con otros principios pero que vienen arraigados a cuestiones sociales muy fuertes. Después hay que tener en cuenta del otro lado que es muy importante, el Brasil de esa época. Porque el campeonato del 50 sucede después de 12 años sin campeonatos mundiales por la segunda guerra mundial, y Brasil toma el modelo de los mundiales fascistas del 34 y el 38 que fueron los mundiales de Mussollini por ejemplo. En el 50 además era año de elecciones presidenciales en Brasil, entonces eso llevó a que toda esa locura que tenían los brasileños de que iban a ganar, fuera Uruguay o a cualquiera, era una manipulación del gobierno a la sociedad de que iban a ganar porque les convenía. Entonces esos tipos jóvenes (que también eran unos gurises) que representaban a Brasil vivieron una presión horrible, porque si bien le ganaron a España 6 a1 y a Suecia 7 a1, en el momento de jugar con Uruguay el intendente de Río les dice 5 minutos antes de comenzar el partido que él les construyó el Estadio y ahora ellos tienen que ser campeones del mundo. O sea, ¡a los tipos los mataron!. Y hay un montón de cosas de esa interna, de esas imágenes, de todo eso que sucedía que la gente no lo sabe. La gente lo que sabe es que ¡fuimos a Brasil, les ganamos, porque tenemos sangre, somos charrúas y eso!. Eran muchas otras cosas. Porque en Uruguay por ejemplo estaban los carneros de la huelga y los no carneros, y Obdulio Varela tuvo que juntarlos a todos y generar como capitán una cuestión de selección que capaz que hoy no lo lográs. Entonces hay un montón de anécdotas internas de esa selección que no se conocen. Todo esto te hablo del contenido, pero por ejemplo en cuanto a las imágenes en nuestras retinas tenemos sólo 4 minutos horribles que hemos visto desde que somos niños. Nosotros en este momento tenemos 80 minutos en HD de todo el mundial, que rescatamos del archivo.

-Respecto a esto último que mencionas ¿Cuánto material nuevo pudieron conseguir? Explícanos cómo fue la digitalización y el pasaje a HD de las imágenes.

-Ese material que nosotros vemos siempre, esos 4 o 5 minutos que hay en la vuelta, son parte de un material de 77 minutos para ser exactos, que eran los informativos de la época. Hay que tener en cuenta que no había televisión. Se escuchaba la radio y lo que se veía en forma audiovisual era en los cines. Se mandaba a los cines un informativo con todo lo que había sucedido en el mes en tal país. Y hubo un informativo que se hizo especial sobre el campeonato del 50. Todo en 35 mm y en 16, que era con lo que se rodaba en esa época. Salimos a buscar dónde estaba ese material, dónde estaban la latas de esos informativos. Dimos vuelta por medio planeta y encontramos una parte en Brasil y una gran parte en Cinemateca Uruguaya. Esas latas cuando las encontramos las llevamos a Metrovisión en Buenos Aires, y allí nuestro restaurador y colorista Germán Nocella trabajó plano a plano cada una de las imágenes, se le hizo un escaneo full HD de cada una de esas imágenes. Ahí logramos tener el material en la calidad óptima que tenemos al día de hoy. Eso es un resumen de un proceso de 2 años y medio rastreando un archivo que tiene hoy día 27 fuentes diferentes (3 minutos de un lado, 2 de otro, 1 de otro, etc. y un material pesado que tendrá 30 minutos)

-En cuanto al mito del Maracanazo que marca un poco la cultura de éste país, ¿cómo lo ves relacionado a tu tarea en el cine por ejemplo, eso de que todo lo que se hace y trasciende acá es una hazaña, y quizá no se tenga en cuenta que lo que está bien hecho es porque hay mucho trabajo detrás?

-Yo creo que todo es 90% laburo y convicción y 10% de talento, e incluso ésta selección de 1950 resume eso en el recorrido que hizo.

En cuanto al mito o la leyenda creo que en lo que muchas veces erramos es en la lectura que hacemos. ¿Dónde esta la verdadera hazaña? ¿Cuál es la hazaña que se consiguió? Porque Uruguay era una de las selecciones importantes del mundo en el 50, no es que cayeron de paracaidistas que no sabían jugar a la pelota y de repente le ganaron a unos cracks. Uruguay era mejor que Brasil, de hecho se enfrentaron varias veces antes y estuvieron al nivel de ellos, les ganaron varios partidos, habían sido más veces campeones de América, habían sido campeones del mundo y Brasil no. El tema son las condiciones con las que estos hombres llegan a ese lugar, lo que tenían que enfrentar y lo que hicieron para poder lograrlo. Eso hace que tenga como un espíritu hazañoso y que sea increíble lo que consiguieron.

Después por otro lado cuando asociás el cine nacional y lo que consigue afuera, hay una cosa muy chovinista de petiso que tiene Uruguay. Por ejemplo de cuando ganó Gigante en Berlín, cuando ganó Whisky o toda la etapa de Control Z, de que el uruguayo veía que ganaban premios afuera entonces iba a ver la producción nacional. Ahora en estos últimos años que ya no es más una novedad se ven los números de que no es una novedad. También las relaciones artísticas son un poco como las relaciones amorosas, viene un poco por los dos lados. Porque muchas veces en las producciones del cine nacional (como les pasa a varias en Latinoamérica) se trabaja pensando más en los Festivales o se labura pensando en los fondos internacionales y no en el público que tenés adelante. No en entender tu propia audiencia. Entonces se construyen películas que tienen determinadas dinámicas, relatos y visiones que más que ser personales, se hacen para entrar en un circuito determinado de aprobación en los festivales y fondos europeos. Entonces también ahí hay una contradicción. Muchas veces al cine uruguayo le falta oído para escuchar lo que quiere el espectador o para trabajar con el espectador. Porque uno hace las cosas para comunicar, pero las hace para un público, y muchas veces el cine nacional le da la espalda a ese público, y eso es una macana. Del otro lado creo que el público uruguayo no puede consumir la producción nacional porque tenga un galardón internacional, sino que tiene que participar de ese hecho porque es propio, y porque cuenta historias propias. Me parece que hay un poco de las dos partes.

-¿Qué significa para ustedes estrenar Maracaná en el estadio Centenario, un año de Mundial con Uruguay como protagonista en Brasil nada menos?

-Para nosotros es un desafío enorme. Porque uno puede decir: Maracaná, año de Mundial, Uruguay de vuelta clasificado… entonces está como esa cuestión de la estrategia comercial de caer justo en el lugar adecuado. Pero de todas maneras es un gran miedo porque imagináte que estrenar una película para 10.000 espectadores en el Estadio Centenario es una responsabilidad gigante desde todo aspecto. Desde el punto de vista organizativo, desde la producción del evento, desde todos los aspectos técnicos para la que la película funcione como debe funcionar en un espacio de ese tamaño. Es un desafío gigante que para nosotros que venimos trabajando ese tema de los diferentes formatos de distribución a través de Efecto Cine forma parte de una culminación de algo que venimos analizando desde hace muchos años. Hace casi 7 años que tenemos Efecto Cine, hemos sobrepasado los 600.000 espectadores y esta etapa es como el desafío mayor. Pero lo hacemos con toda la felicidad del mundo porque tenemos la firme convicción de lo que hacemos. Hay una cuestión hasta por encima de lo económico, porque el Estadio para serte totalmente honesto, está a dos pasos de un empate, aún llenando por lo que es la inversión de hacer el Estadio. Pero lo que es en sí mismo la acción de hacerlo, creo que es algo que nos va a quedar para toda la vida. Son esas cosas por las que uno labura y dice: esto es un antes y un después en mi vida. Es algo que vos compartís con tus hijos y no lo podés creer. Solamente por eso vale la pena.

 

   

 

(Visited 31 times, 16 visits today)

Mauricio Conde

Mauricio Conde

Nació en San José el 23 de mayo de 1983. En 2010 conoció a Federico Meneses, impulsor de óbolo cultural y más tarde de cooltivarte.com, y se incorporó como co-director y editor responsable de ese medio digital. En COOLTIVARTE también redacta y diseña artículos, entrevistas e información sobre el quehacer artístico y cultural existente en el país. Siempre curioso por seguir aprendiendo elementos vinculados a la cultura, el arte y la educación.







Recomendaciones destacadas