Louvre Abu Dabi Por Daniel Benoit Cassou

Louvre Abu Dabi

Desde hace no muchos años Dubái y Abu Dabi, los emiratos que más sobresalen dentro de Emiratos Árabes Unidos (EAU), se vienen revistiendo de un atractivo de interés internacional invirtiendo en áreas polo de atracción como son las artes, entretenimientos, cultura, espectáculos, etc. Conscientes de que su fuente de ingreso es limitado y frente al desarrollo de otras fuentes de energía diferentes al petróleo, están apostando a crear un centro de atracción turístico no solo regional sino internacional, ocupándose de contar con una economía inteligente y sustentable.

Han logrado con creces vencer tanto la aridez de sus tierras desérticas así como el clima y día a día van sumando nuevas inversiones emulando las grandes capitales europeas y americanas quienes llevan muchos años de ventaja en la materia, así como las urbes más avanzadas como es el caso de Singapur. Señal de esto podríamos enumerar muchísimos lugares, pero para esta nota destacaremos la apertura de dos centros artísticos como son el Museo Louvre Abu Dabi y el Jameel Arts Centre iniciativa de una familia saudí, que será motivo de otra nota.

La sucursal de uno de los museos más antiguos e importante del mundo como es el Louvre de Paris (1792) conformado luego de la Revolución Francesa (1789), en contra de lo esperado cedió su primer franquicia al mundo de Oriente Medio, abriendo sus puertas el 11 de noviembre de 2018 en forma precipitada de acuerdo a lo estipulado para coincidir con al inauguración de la feria de arte contemporáneo de Abu Dabi.

Etiquetado como “el primer museo universal del mundo árabe”, el mismo se encuentra enclavado en la isla Saadiyat (“isla de la Felicidad”) a 500 mts de la costa de la ciudad.

Vale la pena recordar el escandalo que se creó cuando el ejecutivo Thomas Krens (New York, 1946), acordó la apertura de la primera franquicia del Museo Guggenheim en Bilbao, habiendo sido blanco de muchas críticas tanto de otros museos como del resto de los agentes del arte.

También allí mismo en la isla Saadiyay está previsto la construcción de otra sede del Guggenheim en manos del mismo Krens que promete ser una súper estrella que opaque lo creado hasta el momento, motivo de otro viaje, de otra nota.

El edificio del Louvre Abu Dhabi, producto de un acuerdo intergubernamental entre EAU y Francia, fue diseñando por el arquitecto francés de renombre internacional, Jean Nouvel (Fumel, 1945).

También este esquema esta basado en la construcción del Guggenheim de Bilbao, pues los vascos pretendían montar un museo que fuera de interés mundial en alguno de los edificios que ya poseía la ciudad, hasta tanto Krens les hizo ver que el llamador principal no sería el contenido, sino el contenedor, dando paso al protagonismo de las nuevas estrellas del mundo del arte y el espectáculo como son las obras arquitectónicas. Es así que les presentó el proyecto del Frank Gehry que tanto escandalizara a los vascos fundamentalmente por el presupuesto que excedía ampliamente el estipulado.

Jean Nouvel para la creación de este edificio se inspiró en las casas Sha-Abi típica construcción emiratí compuesta por bloques que miran hacia un patio interior, en los canales de Venecia así como en las palmeras oasis y fuentes de recurso alimenticio a través de sus dátiles tan ricos en proteínas, tan veneradas por los habitantes del desierto.

Nouvel ya había tenido un acercamiento con el mundo árabe cuando diseñó el edificio del Instituto del Mundo Árabe de Paris en 1987, donde destacan las células fotoeléctricas de los cristales que dan a la calle que se cierran y abren en función de la luz solar que reciben cada día, inspirados en los dibujos de las celosías tradicionales de los edificios árabes.

Conformado por un grupo de edificios cúbicos diseminados de forma casi desordenada, Nouvel utilizó el plateado techo compuesto por acero inoxidable y aluminio de una estructura aparentemente flotante, como elemento amalgamador que abraza la totalidad de los cubos generando un ámbito con sombra permitiendo el paso controlado de los rayos de luz solar necesarios para la relajación en medio del desierto, ideal para que el espectador se distienda y pueda apreciar de forma más placentera el recorrido del museo. Mismo así también la naturaleza realizó su aporte a través de los pájaros que han anidado en el techo y que deleitan al espectador con sus cantos y silbidos . Es de esperar que estos huéspedes no generen inconvenientes y percudan como sucede con las palomas en varios edificios patrimonios produciendo severos inconvenientes para protegerlos.

El Louvre AD creado con el fin de tender un puente entre el arte occidental y el oriental, cuenta con una superficie de 24.000 m2 , destinando 6.000 m2 al acervo permanente y 2.000m2 a las muestras temporales.

Francia ha sido la responsable en el asesoramiento tanto del diseño del edificio así como en la política cultural para administrar el museo, comprometiéndose durante los primeros diez años a prestar obras francesas en un número que arranca en 300 y que irá disminuyendo año a año. Asimismo los EAU tienen un compromiso económico con el fin de beneficiar tanto a la sede parisina así como al resto de los diecisiete museos franceses que participan en la operación. También Louvre Paris debe proporcionar durante los primeros quince años, cuatro exposiciones anuales al Louvre AD. Un periodo razonable para que los emiratíes tomen nota y aprendan sobre el manejo del negocio hasta tanto finalice el contrato que durará 30 años sin saber que destino tomara el museo sin siquiera saber si mantendrá su nombre.
Esto nos lleva a pensar que durante esos años iniciales veremos en forma marcada un sesgo europeo, debiendo esperar para ver que rumbo tomará el museo con posterioridad.

Louvre AD ha sido blanco de varias críticas tanto locales como las provenientes de otros museos franceses que lo han denominado despectivamente como “Las Vegas de las dunas”, donde también existe una petición firmada por 4.650 personas entre ellas muchos académicos, museólogos, arqueólogos, historiadores del arte, etc que acusan al Louvre Paris de comportarse exclusivamente detrás del interés comercial.

El criterio de exposición pareciese estar más atento a contemplar un público masivo, ávido de espectáculo que busca un feed backinmediato, de satisfacción efectiva que le justifique haber llegado hasta allí y comprender la propuesta sin tener que pensar demasiado, ni siquiera leer.

El acervo esta compuesto por 600 obras, dentro de las cuales la mitad son préstamos de los museos franceses. solamente el 5% de la piezas representan al arte contemporáneo.

Las obras están expuestas con un criterio innovador donde se confrontan y dialogan piezas de similares características pertenecientes a diferentes lugares del mundo. Algo casi infantil, se podría decir, muy banal tratándose del museo con la grifa más importante del mundo. Es así que se pueden ver por ejemplo, lápidas funerarias cristianas, judías y musulmanas dialogando entre si.

Para comenzar, en la sala inicial punto de partida del recorrido, hay dibujado en el piso un mapa imaginario donde están escritos los nombres de distintas ciudades que aportarían obras al museo y allí no figura ninguna latinoamericana, como si nuestros países no hubieran hecho aporte alguno a la historia del arte universal. Dentro de las obras, pocas son las piezas que provienen de América, como algunas pocas mascaras indígenas y un cuadro del cubano Wilfredo Lam (1902-1982). Es de esperar que en las muestras sucesivas vayan dando cabida al arte occidental proveniente fuera de los países europeos.

Otra causal de críticas fue la obra de Jean-Louis David de “Napoleón cruzando los Alpes” proveniente de Versalles, que a modo de ver de varios agentes del arte lo consideraron símbolo de poder imperialista hegemónico habiendo hurtado tantas obras en la región durante sus campañas.

En el acervo destaca la obra permanente de la artista americana Jenny Holzer (Ohio, 1950) quien talló sobre tres paredes de piedra textos con escritos cuneiformes en árabe y en francés a partir de un mito sumerio de la creación y un ensayo sobre la autodeterminación del filosofo renacentista Michel de Montaigne.

Lo más impactante del museo, amen de su arquitectura, son las puestas en escenas de las salas para presentar las obras las cuales son debidamente acompañadas con el ámbito acorde a su época como es el caso del recinto que acoge una momia egipcia, la sala cubierta de boiseriepara presentar el art nouveau, o la parisina donde decoraciones barrocas, entre otras.

Tratándose de un museo de tal envergadura no tiene grandes obras expuestas, máxime de que el público visitante ya ha visitado los principales museos del mundo. Se podría decir que hay obras menores de grandes artistas y que allí en ese entorno se valoran y aprecian más en virtud de su número limitado. Casos como las obras de Eugene Delacroix, Vincent van Gogh, Piet Mondrian, Eduard Manet, Paul Gauguin, Claude Monet, Cy Twombly, Yves Tanguy, así como Ai Weiwei representación que no debería faltar tratándose del artista chino más nombrado en los últimos años.

La estrella indiscutible, polo de atracción mundial hubiera sido la tan promocionada Salvator Mundi de Leonardo da Vinci, tratándose de la obra más paga en su adquisición, que no es lo mismo que decir la pieza más cotizada del mundo. De acuerdo a la prensa, el cuadro fue subastado por el Louvre AD en 2017 en 450 millones de dólares para formar parte del acervo del museo. Información que luego se ha desmentido extraoficialmente afirmando que su comprador fue el príncipe saudita heredero Mohammed Bin Salman (1985), actual ministro de Defensa quien la tendría alojada en su yate y que por motivos personales y de su familia que lo podrían haber reprendido por semejante gasto, habría pedido al museo se imputara la compra. Asimismo con posterioridad a la transacción, han surgido versiones sobre la autenticidad de la obra para lo cual existe una regla tácita en la que el museo le concede al comprador cinco años hasta tanto se demuestre lo contrario dándole la oportunidad de cancelar la compra.

Hecho que nos lleva a pensar o bien que la obra nunca fue comprada por el Louvre AD o que se tomarán el tiempo necesario para demostrar la autenticidad ya que no sería bien visto arrancar con la primera súper adquisición y que la misma sea falsa.

Mientras tanto nos conformamos con “La Belle Ferronniere” de Leonardo.

Louvre AD cuenta además en sus instalaciones con un restaurante, un museo para niños, una sala auditorio así como con una cafetería con vista a la bahía.

Una excelente excusa para darse una vuelta por los EAU pues como bien versa el dicho: Si Mahoma no viene a la montaña, la montaña va a Mahoma.

 

Lápidas cristianas,árabes y musulmanas

Lápidas cristianas,árabes y musulmanas

 Cy Twombly

Cy Twombly

 Fuente renacentista

Fuente renacentista

Kazuo Shiraga (1924-2008) - Grupo Gutai

Kazuo Shiraga (1924-2008) – Grupo Gutai

Jenny Holzer

Jenny Holzer

Jenny Holzer (1950) dialogando con Auguste Rodin (1840-1917)

Jenny Holzer (1950) dialogando con Auguste Rodin (1840-1917)

 Hall central

Hall central

 3 mujeres santas de distintas religiones

3 mujeres santas de distintas religiones

Estatua con dos cabezas - Jordan, Ain Ghazal - 6500 AC

Estatua con dos cabezas – Jordan, Ain Ghazal – 6500 AC

Mujer vestida con prenda de lana - Civilización Oxus Asia Central - 2300-1700 AC

Mujer vestida con prenda de lana – Civilización Oxus Asia Central – 2300-1700 AC

 Momia egipcia

Momia egipcia

Obra asiria

Obra asiria

La Belle Ferroniere - Leonardo Da Vinci

La Belle Ferroniere – Leonardo Da Vinci

Napoleon cruzando los Alpes - Jean-Jacques David

Napoleon cruzando los Alpes – Jean-Jacques David

Paul Cezanne

Paul Cezanne

Paul Gauguin

Paul Gauguin

 Vincent van Gogh

Vincent van Gogh

 Eugene Delacroix

Eugene Delacroix

 Yves Tanguy

Yves Tanguy

 Ai Weiwei

Ai Weiwei

Maha Malluh, Arabia Saudita

Maha Malluh, Arabia Saudita

Salvator Mundi + Mohammed Bin Salman

Salvator Mundi + Mohammed Bin Salman

Jean Nouvel

Jean Nouvel

 

 

 

 

benoitviajesexterior.blogspot.com

 

louvreabudhabi.ae

 

(Visited 95 times, 28 visits today)



Daniel Benoit Cassou

Daniel Benoit Cassou

Daniel Benoit - (Uruguay, 1961), es contador público de profesión. Hizo su formación artística en los talleres de Hugo Longa, Clever Lara y Lacy Duarte; escultura con José Pelayo y fotografía con Enrique Abal, Oscar Bonilla y Roberto Schettini. Realizó cursos de formación teórica con Nelson Di Maggio, Alfredo Torres, Nelson Baliño y Emma Sanguinetti, entre otros. Ha participado en muestras de fotografias, colectivas asi como individuales: 2007 – Facultad de Ciencias Económicas; Centro Cultural Lapido; Club de Golf; Fotogramas - Montevideo 2009 – Galería de arte La Pasionaria – Club de Golf - Montevideo 2010 – A la Follie; Trattoria La Commedia; Club de Golf – Montevideo 2011 – Museo del Azulejo; Fotograma; Club de Golf – Montevideo; Bienal X – Salto 2012 – Espacio Innova – Punta del Este Es asiduo asistente a las principales bienales de arte: Venecia, Lyon, San Pablo, Cuba, Porto Alegre, Lima, así como ferias de Basilea, Paris, Buenos Aires, entre otras. Es coleccionista de arte nacional, asesor de arte contemporáneo, escribe en sus blogs y es columnista de la revista de arte nacional “Cooltivarte” desde el 2012, asi como de la revista “Arte” del periodico “El Pais”. Blogs: www.coleccionbenoit.blogspot.com ; www.asesordarte.blogspot.com

<





Recomendaciones destacadas