Les Luthiers,Viejos Hazmerreíres - Auditorio Adela Reta Foto © Aiko 愛子 Photography

Les Luthiers – Viejos Hazmerreíres. Cuando las risas son parte de la garantía.

Sin lugar a dudas, Les Luthiers es sinónimo de risas. Son de esos que no decepcionan, es parte de la garantía, y lo del jueves fue muestra clara de ello: risas de principio a fin.

La noche transcurre con la transmisión de Radio Tertulia (nuestra opinión y la “tulia”), un “biólogo” entre los 2 locutores, en la que tratan una variedad de temas de “actualidad”, como la reproducción asistida, la telenovela del momento “Alma de corazón” y la extradición de un peligroso narcotraficante coludido con el gobierno (¿eso no lo sacaron de la vida real?). Así van respondiendo todo tipo de preguntas que la audiencia (ficticia) les hace a través de cartas enviadas a la radio; algunas de ellas bastante irreverentes y que obtienen respuestas más irreverentes aún, desatando las carcajadas de un público muy conectado con los artistas, quienes reían y aplaudían sin parar cada intervención. Justo a mis espaldas, había un gran fan, que casi y se sabía de memoria cada diálogo, cosa que a ratos molestaba, pero denotaba el tipo de público asistente: verdaderos fanáticos del “quinteto”. Quinteto que actualmente (y lamentablemente) se presentan como un cuarteto debido a la partida el pasado 2015 de Daniel Rabinovich, por problemas cardíacos que acarreaba desde el 2012. Sin duda que se echa de menos sobre el escenario, y se extraña que no le hayan hecho mención alguna a lo largo del show. Solo aparece mencionado en el folleto entregado a los asistentes. Da nostalgia escuchar aquellos diálogos que originalmente pertenecían a él.

Uno de los puntos que caracteriza al grupo, es la composición de temas con instrumentos poco convencionales, con sonidos aún menos convencionales. “Loas al cuarto de baño” es uno de sus mejores ejemplos: instrumentos hechos con elementos que encontramos en el baño. Un bidet como un instrumento de viento, una tapa de baño como una suerte de lira, un calefón como otro instrumento de viento, y una ducha completa que cuesta explicar su funcionamiento, forman esta banda tan peculiar. Hasta el ritmo causa gracia, que mezclado con la letra y los sonidos peculiares, hacen soltar carcajada tras carcajada.

La noche transcurre entre “biólogos”, música y entrevistas irrisorias con despachos “en vivo”, como la hecha a un hombre que dice haber visto un marciano que en realidad era más humano que el entrevistado.

Vale destacar que el espectáculo presentado es una antología, que mezcla en un solo show, partes de otros. Sin embargo lo hilan tan bien, que hace parecer que todos forman parte de una misma historia. Esto lo logran un poco con la ayuda del componente “radio”, con el que pueden ir jugando entre acto y acto. Sin duda, un gran acierto.

Casi sin darnos cuenta, vamos llegando al final del show, con un clásico de Mastropiero: “Pepper Clemens sent the messenger: nevertheless the reverend left the nerd”. Nada más nombrar a Mastropiero hizo soltar una gran ovación del público que sorprendió a Marcos, quien soltó un “pero si no saben lo que viene”. Al finalizar una ovación de pie de todo el auditorio motivó a que se animaran con un último tema (un extra fuera de programa como el mismísimo Marcos Mundstock lo anunció) y que hizo aún más especial la velada. Así la noche se nos fue con “Los jóvenes de hoy en día”, el clásico y delirante rap que mezclado con un genial juego de luces transformaron el escenario en una genial pista de baile.

Fueron 2 horas que parecieron una, y es que cuando la pasas bien, el tiempo se vuelve relativo en nuestra contra…

Imagen portada: Les Luthiers,Viejos Hazmerreíres – Auditorio Adela Reta Foto © Aiko 愛子 Photography

(Visited 20 times, 16 visits today)

Sergio Javier Bravo Fuentes

Sergio Javier Bravo Fuentes

Diseñador y fotógrafo. Más de lo último. LLegué a Uruguay desde Chile casi por accidente y acá estoy, encantado de su gente y echando raíces. Iniciado en el mundo del diseño y perfeccionando la téctica en html, css y javascript que terminó por encantarme. La fotografía la aprendí en la universidad y la perfeccioné trabajando en un estudio en Santiago de Chile. Me enamoró y hoy la tengo como mi hobby principal, además de la música en vivo. De pequeño amante de los Beatles sin saberlo, gracias a mi padre, lo que desembocó en mi gusto por el rock clásico.







Recomendaciones destacadas