La Vida Secreta de Walter Mitty (2013)

La Vida Secreta de Walter Mitty (2013)

En la pasada navidad se estrenó mundialmente el quinto largometraje del comediante estadounidense Ben Stiller como director. Si bien Stiller ha actuado en mayor o menor medida en las cinco de sus películas que ha dirigido, esta es la tercera en donde él mismo es también el protagonista principal. La película es una libre remake de la versión homónima de 1947 dirigida por Norman Mcleod, que a su vez está basada en un cuento corto de mismo nombre de 1939, escrito por James Thurber. Stiller ha conseguido en sus cinco películas como realizador, una interesante gama de propuestas cinematográficas, si bien todas con tintes de comedia. Debutando en el ’94 con el clásico noventoso de la llamada Generación X (de hecho en español se la conoció con ese nombre) “Reality Bites”, hasta su anterior proyecto “Tropic Thunder” (2008), el hijo del decano comediante Jerry Stiller se ha paseado desde la comedia dramática slacker,hasta la parodia cinéfila y auto-referencial. En “The Secret Life of Walter Mitty” logra tirar todas las cartas de sus propuestas cinematográficas que han formado parte de su carrera, con una diversidad y flexibilidad donde conviven en un mismo filme diversos perfiles según las escenas. Lo principalmente llamativo en esta película es la extraordinaria puesta en escena, con planos especialmente construidos y cuidados, y una refinada paleta de colores, y un arte estilizado y ligeramente retro, recordando al cine de Jacques Tati o Wes Anderson. Es así que los planos cuentan esa soledad y extrañeza que vive el personaje en el mundo urbano. Es por esto y lo anterior mencionado que este sea probablemente el esfuerzo más importante que haya tenido Stiller como director de cine.

La sinopsis propone a un funcionario de la legendaria revista Life que tiene una particularidad psíquica de ‘colgarse’ en su mundo fantaseando con cómo le hubiese gustado resolver o vivir ciertas situaciones cotidianas incómodas, o frustrantes. Eso hará que reciba la burla y desaprobación de quienes lo rodean, ya que literalmente que por unos segundos en estado vegetal, mientras sueña despierto. Walter Mitty se encarga de revelar los negativos de los intrépidos fotógrafos que han hecho de la revista un lugar icónico en la prensa gráfica estadounidense. Life (que de a ratos se volverá irritante su explísita propaganda) está viviendo cambios relacionados a la era digital versus la impresa, por lo que habrá un considerable reducimiento de personal. Para esto la revista planea una última y memorable edición final en papel impreso, y para la ocasión su fotógrafo estrella Sean O’Connelly envió especialmente una foto que se encuentra en el negativo número 25 de la tira. Y ese es exactamente el que falta en la tira que le llega a Mitty,
El protagonista entonces comenzará una aventura personal para localizar el negativo faltante, mientras intenta dominar su patología mental.
La película funciona como una epopeya fantástica de un hombre en su crisis de mediana edad, intentando superar sus obstáculos, mientras vive lo que puede ser una profunda decadencia laboral. Para esto se aprovecha los avances técnicos de post-producción de cine y así generar estilizados recursos al servicio de esta historia fantástica. Por suerte no se toma todo a las prisas, y en casi dos horas la historia fluye si bien con un ritmo irregular, al menos se toma su tiempo necesario. Quizá no esté del todo claro el foco temático donde apunta Ben Stiller como autor cinematográfico, ya que se pasea por temas como el oficio obsoleto, la superación personal, el amor adulto o la crítica social a un sistema burocrático. Es en realidad un picoteo de un poco de todo eso, sin tomarse todo tan a pecho, dándose libertades tanto para divertirse como para emocionar ante un espectáculo visual y narrativo que vale la pena, si bien con sus flaqueos y algunos aspectos cursis y pomposos.
Es interesante lo entrañable de su visión de nativos exóticos, donde si bien son escenas divertidas, nos reímos más de él con ellos, que viceversa. Esto por ejemplo en su película anterior “Tropic Thunder” sucedía no sólo al revés, sino también de una forma bastante negra. La dirección de actores está impecable, y valga la reiteración, la forma en que está filmada, apoyada por el trabajo del director de fotografía Stuart Dryburgh, es realmente interesante. Stiller, ya casi entrado en los 50, logra construir un personaje entrañable y valioso, y se divierte también con referencias cinematográficas varias, dando un sentido nostálgico y celebratorio al hacer cine en su época.
La película fue filmada en 35mm, lo que le da una textura que aporta mucho al filme, donde además habla de un oficio casi obsoleto por la era digital. Stiller si bien empezó a escribir el guión 9 años atrás, contó cómo la versión del guión de Steve Conrad (director de “En busca de la felicidad” y “El hombre del tiempo” reinventó la historia. “Conrad le agregó esa sensibilidad donde encuentra el humor y la emoción que genera ese hombre común que nadie le presta atención, que nadie ve”.

 
 

   

 
 

(Visited 28 times, 4 visits today)



Agustín Fagetti

Agustín Fagetti

Nació el 28 de enero de 1991 en Paysandú, pero se muda con su familia a Rocha en 1993 y vive ahí hasta 2004. Desde entonces reside en Montevideo, donde termina secundaria en el liceo I.A.V.A en 2009. En 2009 y 2010 toma cursos de cine y empieza en 2011 la carrera de Realización Cinematográfica en la Escuela de Cine del Uruguay, donde se mantiene cursando. Colabora con una pasantía en el 30° Festival Internacional de Cine de Cinemateca uruguaya en 2011 y participa de rodajes diversos de cortometrajes estudiantiles de distintas generaciones curriculares y extra curriculares. Desde el 2013 miembro de ACCU - Asociación de Críticos de Cine del Uruguay. Desde 2011 como cuenta pendiente por su pasión por la crítica de arte, empieza a escribir reseñas musicales en su blog bron-yr-agu.blogspot.com, y algunos meses después comienza a colaborar en Cooltivarte.

<





Recomendaciones destacadas