imagen - La Tabaré celebrando sus 30 Años en Bluzz Live. 19 de Junio 2015 - Foto © Javier Fuentes

LA TABARÉ presenta “Del Milongón al Cabarute”

Please try entering https://graph.facebook.com/883214308392150/photos?fields=source,link,name,images,album&limit=1000 into your URL bar and seeing if the page loads.

EL LEGADO CONTESTATARIO DE LA TABARÉ

La Tabaré. 19 de Junio, Bluzz Live

Llego lo que yo creía un poco tarde al toque de La Tabaré en Bluzz, creyéndome sola y caminando por República en la que es quizá y según mi criterio la noche más fría hasta ahora. Cuando llego, entro y encuentro a algunos amigos que no esperaba, haciendo tiempo y juntos sacamos la conclusión de que el rock está acostumbrado a hacerse esperar. Entre medio de algunos covers de Bowie y demás que nos facilitó el DJ que musicalizaba la espera (siempre es un dolor escuchar covers de David Bowie, excepto quizá los buenos, y son pocos) comentamos algunas cosas que vamos notando, y yo voy notando otras en silencio: la edad del público es variada, tan variada que hay algunas personas de nuestra edad y otras de alrededor de cuarenta y cincuenta, entre los cuales se encuentra por ejemplo un profesor de facultad de mis amigos. Algunos toman cerveza y otros bebidas con sorbitos espiralados.

Yo no estaba particularmente convencida de esto, quizá porque después me enteré que este toque cubriría solamente los temas desde el 2002 hasta ahora. Pensaba en el camino que de todas formas sería interesante. La última vez que los vi fue en el 2003 en el 18 años vivos y esto sería (y no me equivocaba) como volver a darle play a un video que tenía pausa desde entonces, pues si bien los seguí escuchando nunca volví a hacerlo con tanta intensidad como en esa época.

La Tabaré empieza el toque sorpresivamente, y así comienza este cierre de una fiesta de cumpleaños que comenzó por allá por abril. De esta forma también conozco a la nueva formación de La Tabaré, que es una banda que se va renovando de cuando en vez. Me sorprende el cambio. A lo largo del toque voy constatando que esta es quizá musicalmente hablando la mejor formación de La Tabaré hasta la fecha, aunque recuerdo ya haber pensado esto antes. Pero todos son increíbles músicos solistas y en conjunto se disfrutan. Esto lo noto particularmente cuando sube Hernán Rodríguez, uno de los invitados de la noche, y construyen entre todos un solo eterno en el que se miran unos a otros con un gesto de goce y concentración en lo que está haciendo el otro.

Este toque particularmente parece un gran casamiento en el que se van cruzando las ex mujeres y los amigos de La Tabaré. Cuando sube Alejandra Wolff y se pone a bailar con Lucía, la cantante actual, se nota por todos lados este ambiente de algarabía, esta gran orgía entre todos los miembros de cualquier momento y las impresionantes mujeres de La Tabaré. Es difícil ser una chica La Tabaré, considerando lo teatral del asunto: no sólo hay que cantar bien, sino que hay que entrar en el juego. Tabaré Rivero canta y actúa, lee proclamas mientras canta, se queja, se ríe, odia y ama y sobre todo, reitero, actúa. Es una gran comedia griega. Y al lado hubo y hay siempre mujeres que entendieron cómo es el juego, que cantan, actúan y permiten, cuando no están en escena, que el espectáculo siga. La Tabaré ha sido, desde que yo la conozco, un gran espectáculo funcional a un mensaje contestatario claro. Todos los músicos, las cantantes, y Tabaré mismo, prestan su cuerpo a una cosa más grande que su música, más grande que su teatro. Se prestan a un enorme legado contestatario de años y años, que si bien no me atrevo a llamar punk porque tiene un mensaje de izquierda más claro, tiene algo de ese descontrol que va variando su época, sus integrantes, sus medios, pero nunca su mensaje.
Cuando vi por primera vez ese espectáculo de sus 18 años, teniendo apenas 13, quedé sorprendida. Vi gente desnuda, a Dani Umpi abrir el espectáculo vestido de porrista, y un montón de cosas que en mi cabeza no estaban permitidas. Recuerdo a mi hermano del medio, en ese momento niño de 9 años, riéndose a carcajadas con las letras, cantando “por la plata baila el mono” y haciendo macacadas, riéndose de todo y con una admiración pícara y divertida, incrédula, en su primer encuentro con la rebeldía. Hoy, ya a los 24, al ver este espectáculo de repente sentí otras cosas, más adultas si se quiere, más emocionales, o más referidas a mi propia experiencia. Pero nada me quita la incredulidad.

La banda hace un corte por la mitad y yo no puedo creer porque no entiendo cómo van a superar esa impresionante mitad con otro espectáculo. Sin embargo, a la vuelta, lo hacen, con creces. La gente se enloquece con cada canción, saltan, cantan. Lucía Ferreira es la joya indiscutida de la noche y nos dejó sin palabras. Es sin dudas la Chica La Tabaré que canta mejor. Su actitud fresca, juvenil, rock y despreocupada, le es una lavada de cara a La Tabaré, una de esas lavadas de cara que la deja siempre patente luego de muchos años de andar yirando. Los hermanos Lacava y su talento suben la varilla con la que se ha medido La Tabaré musicalmente todos estos años. Porque el rock tiene eso de que tiene que sonar feo, incorrecto, pero bien hecho trasciende y se convierte en una queja argumentada. Los músicos trascienden lo correcto, esta formación de La Tabaré ya es un clásico. Lo que no quita que a futuro se cambie, porque esta banda tiene eso de que cada dos por tres nos sorprende y nos presenta gente nueva, y esa es la gracia, entrar en el juego. Pero esta configuración es histórica como el mundial del ’50 y será recordada, al menos por mí, como una de las mejores.

Personalmente la canción que más disfruto, en su contenido quizá, porque me devolvió a esa rebeldía pícara de mis 13 y noté que al resto del público también, fue “Perdón el cuestionario” que todos cantaron a viva voz y a las risas. Puede adivinarse el final, pasan por todos los temas que todos queríamos oír, los más adivinables como “El Kafkarudo” , “Crua Chan” o “Flan del Rock”, pero también los llenos de contenido como “Jardín de Infantes” y “Lo que digo”. El toque termina luego de muchos amagues con “Putrefashion” y se bajan de esta fiesta. A mí me queda sonando ese “nos volvimos gagá, terminamos siendo unos viejos de mierda”. Y grito en mi cabeza que no, que hay La Tabaré para rato. Aunque cambie el plantel, aunque Tabaré se olvide las letras, a lo viejo cuando es así de bueno no se le dice viejo, se le dice “añejo”. Y sigue rindiendo.

Imagen portada: La Tabaré celebrando sus 30 Años en Bluzz Live. 19 de Junio 2015 – Foto © Javier Fuentes

 

Facebook API came back with a faulty result. You may be accessing an album you do not have permissions to access.

 

   

 

(Visited 51 times, 17 visits today)

Mad Madelaine

Mad Madelaine

A diferencia de su progenitora, no nació, sino quizá apareció, con la única misión de fundar y administrar el Primer Club de Fans de los Fideos con Manteca y Queso. Como ocurre con los clones, y los viajes en el tiempo, algo salió mal y Mad Madelaine fagocitó a quien escribe adquiriendo sus superpoderes: Nació el 6 de Marzo de 1991, estudia Lingüística en Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, y puede correr a la velocidad de la Luz.







Recomendaciones destacadas