Jimena Prates - Foto: http://www.andrescaroberta.com

La Linyera, entrevista a Jimena Prates

La obra de teatro La Linyera (Claudia, la abuela y el Ciruja) del director Andrés Caro Berta cuenta la vida de alguien que eligió la calle como casa, mostrando la marginalidad, la vida en las calles, y la esperanza de realizar los sueños, escondiendo dolores de hechos familiares que contribuyeron a su decisión.

Jimena Prates es la joven actriz que interpreta este unipersonal para el que tuvo que realizar un gran trabajo previo de investigación, convirtiéndose como ella cuenta en “una sombra de los linyeras”, que los estudiaba con la finalidad de enriquecer su personaje.

Luego de una exitosa primera temporada, que incluyó gira por el interior del país y por Santa Fé (Argentina), La Linyera se reestrena el domingo 2 de setiembre y podrá apreciarse todos los domingos de ese mes en el Teatro del Museo Torres García. Aprovechando la oportunidad del reestreno entrevistamos a Jimena Prates, quien nos cuenta de las peripecias de esta obra y nos da también su visión del teatro nacional.

 

 

“que vayas al teatro y no te provoque absolutamente nada y salgas vacío, eso sería frustrante para el actor que interpretó y para el espectador que asistió”

 

-La historia que cuenta La Linyera es humanamente muy dura ¿en qué o quién está inspirada?

-La historia fue así: resulta que una actriz porteña, conocida de Andrés Caro (el director), le mandó un pequeño texto que hablaba de una linyera, un micro-cuento, y él, basándose en eso, se inspiró y escribió toda la obra, es decir, ese texto le sirvió como disparador para el nacimiento de lo que luego sería “La Linyera”. Y el texto está inspirado en todos los linyeras que “conocemos”, que andan por la vuelta, que vemos día a día y que aunque uno no se ponga a pensar, tienen una historia, un pasado, un presente, como cualquiera de nosotros. Andrés tiene un par que son vecinos suyos, que paran frente a su casa, y ellos en parte nos sirvieron de “material” digamos.

 

-¿Cuál fue tu primera impresión al saber que interpretarías a una marginal? ¿Cómo te preparaste para ello?

-Al principio me chocó, es decir, me dije: “la mier…podré?” porque pensé que sería algo muy complejo, ya que es algo muy lejano de mí y de lo que es mi vida, pero en definitiva de eso se trata la carrera del actor, no? Lo cierto es que hay que tenerse fe y confiar en uno, y eso fue lo que hice. Lo acepté y lo tomé como un desafío. Me encantan los desafíos y este sería súper enriquecedor para mí, no sólo como actriz sino también a nivel personal, dije “yo me tiro a la pileta” y eso hice. Además el tener a Andrés como director para mí era una garantía ya que habíamos trabajado juntos anteriormente y conocía su forma de trabajar y sabía lo bien que nos entendemos, tanto arriba como abajo del escenario. Me preparé muchísimo: estudiando un montón, leyendo, investigando, hicimos con Andrés un trabajo de campo de un año y medio, donde me dediqué a nutrirme por todos lados (como considero debe hacer un actor a la hora de encarar un personaje), además de que me convertí, como siempre cuento, en una sombra de los linyeras, los seguía a todos lados y los observaba durante horas para ver y saber más sobre sus vidas, sus actividades y sus pequeños-grandes mundos…

 

-¿Ya te habías parado sola frente al público de teatro? ¿Te sientes más cómoda así o prefieres un elenco numeroso?

-“La linyera” fue mi primera vez haciendo unipersonal, siempre había trabajado en elencos numerosos, sola jamás, por eso estaba un poco asustada jaja…Pero me gustan ambas cosas: una de las cosas buenas que tiene el unipersonal es que no depende de nadie para arrancar los ensayos, para subir o levantar funciones, es decir, es más fácil en ese sentido y haciéndolo siento que aprendo algo nuevo cada día, me enriquece mucho como actriz y la verdad que sí, me siento cómoda. Estar en un elenco numeroso es más difícil en ese sentido: al ser muchos es más complicado coordinar todo, pero también es lindo trabajar con compañeros no sólo porque de cada uno aprendes cosas y te nutrís muchísimo como artista sino porque conoces gente nueva todo el tiempo, a veces se dan lindos vínculos que perduran y además, a nivel escena, siempre es más fácil trabajar acompañada.

 

-¿Cuál ha sido hasta ahora la respuesta del público?

-¿La respuesta? la mejor…¿qué te puedo decir? Tanto en la primera temporada aquí en Montevideo como en las funciones que hicimos en el interior y en Argentina, la obra tuvo muy buena recepción y gran aceptación. Que gente que no conoces venga, por su cuenta a saludarte al camarín y a decirte “gracias” es muy fuerte. O a pedirme el mail porque quieren lograr llevar la obra aquí o allá. Que gente se vaya llorando de la emoción, o la veas mismo en la platea llorando, significa que la obra no les paso de largo sino que en algún punto los tocó, los movilizó…Pero ojo que va más allá de llorar o no, de repente gente que no llora sino que al contrario, se va con una gran sonrisa de satisfacción y me han dicho “me lleve el personaje para casa” y cosas por el estilo. Imaginate lo que significa para nosotros, eso es impagable…nosotros, súper contentos y agradecidos.

 

-¿Consideras que el teatro tiene que dejar un mensaje en el espectador? Si es así ¿Qué tipo de mensaje?

-Sí y no. Es decir, el autor que escribe la obra lo hace con el sentido de transmitir un mensaje al público a través de nosotros los actores; y de nosotros depende el hecho de transmitirlo, pero no siempre llega y está bien que así sea, ¿en qué sentido? El teatro no debe ser sólo entretenimiento sino que debe hacer reflexionar, pensar, o al menos movilizar, chocar, no puede pasar que vayas al teatro y no te provoque absolutamente nada y salgas vacío, eso sería frustrante para el actor que interpretó y para el espectador que asistió. Como actriz me gusta provocar algo en el espectador, risa, sorpresa, llanto, reflexión, rechazo, en fin…algo! Y cuando voy como espectadora me gusta del mismo modo sentir algo, lo que sea, pero que me llene de alguna forma. Hace poco asistí a una obra como espectadora y no me pasó absolutamente nada, frustrante total. Y luego vi otra, “El tobogán”, que me emocionó y me hizo reflexionar…¿ves? Eso es teatro: esa obra no pasó de largo por mí sino que quedó en algún lugar dentro de mí, no en vano te la estoy nombrando ahora. También me pasó de asistir a una obra donde no entendí nada (a nivel racional) pero me dio vuelta la cabeza y fue genial, a eso voy, con que no siempre pasar por dejar o no un mensaje. Y cuando si hay mensajes pueden ser de muchos tipos, depende la obra, puede ser político, social, de esperanza, etc.

 

-¿Cómo fue la experiencia de la gira por el interior? ¿Y la actuación en Rosario (Argentina)?

-Muy enriquecedora en todos los sentidos. Con respecto a nuestra ida al interior, yo de entrada encantada, primero que nada porque soy del interior y se lo relegada que está la gente del interior a nivel cultural y más específicamente a nivel teatral. Hay una gran avidez de teatro en el interior, yo sé porque me tocó vivirlo, de chica, cuando vivía allá. Y no sólo tiene esa gran carencia el interior del país sino que a veces parece que se lo subestimara, ¿cómo? llevando siempre el mismo tipo de obras comerciales, (justamente ayer hablaba esto mismo con alguien), como si la gente del interior no pudiera bancarse un drama o algo más profundo. Una pena, por suerte de a poco va mejorando el panorama en ese sentido, pero todavía queda mucho por hacer. Y es por esto que te contaba que el público del interior lo vive distinto que el público de acá, no sé cómo explicarte, quedaron igual de encantados si bien lo vivenciaron de forma distinta. Y en Argentina estuvimos en la ciudad de Santa Fe, invitados por el Foro de la Universidad Nacional y nos vio no sólo gente “común” sino estudiantes de teatro, gente del medio, y la mejor de las impresiones.
-¿Qué significa poder reestrenarla?

-Una alegría enorme, mucha adrenalina, un proyecto que teníamos en carpeta con el dire, en fin…un nuevo desafío.

 

-¿Cómo ves hoy día el nivel del teatro uruguayo en cuanto a las propuestas?

-Mirá, hay de todo, como en todos lados. La propuesta es muy vasta y muy variada y hay de todos los niveles y calidades. Hay gente muy joven queriendo experimentar, actores jóvenes que ya tienen sus trayectorias y siguen trabajando para consolidarlas y están los grandes de siempre que por suerte siguen deleitando al público con su arte y dando trabajo a muchos actores. Si ves la cartelera te das cuenta que la variedad es abundante, por eso me parece que está difícil para todos los elencos. Imaginate: la gente quiere ir al teatro, agarra el diario o mira la cartelera y no sabe para dónde arrancar. Pero el teatro uruguayo, en general, a grandes rasgos, creo que tiene muy buen nivel y lo bueno es que cada vez hay más escuelas que se dedican a formar actores, más salas que se abren y más apoyo económico para las artes.

 

-¿Qué falta en Uruguay para potenciar el teatro?

-Más oportunidades para los actores jóvenes, por ejemplo, ya que hay muchos con gran formación y muy talentosos, pero a veces pasa que “salen a la luz” siempre los mismos. Más accesibilidad por parte de las salas que a veces ponen muchas trabas. Más plata para invertir en teatro, y esto va de la mano con que aún falta mucho más apoyo por parte del gobierno, no sólo para el teatro sino para la cultura en general, si bien, como te decía, esto ha mejorado, pero creo que falta mucho por hacer. Y más diálogo entre la capital y el interior del país, descentralizar un poco la cultura de Montevideo, como si teatro y cultura sólo hubiera acá, siendo que en el interior hay mucho talento para dar.

 

-¿Cuáles son tus proyectos a futuro que se puedan saber?

-Por lo pronto con “La linyera” seguir en carrera. Un par de obras en carpeta que por ahora son proyectos, y que por cábala prefiero no decirlas, y la idea de otra reposición. Lo cual no quita que esté disponible para que me llamen para otros proyectos! Jaja, en fin, veremos que nos depara el futuro.

 

 

GRUPO NOMADE presenta:

LA LINYERA (Claudia, la abuela y el Ciruja)

Actriz: Jimena Prates

Autor y director: Andrés Caro Berta

REESTRENO: domingo 2/9/12
DOMINGOS DE SETIEMBRE 19.30 HS

Teatro del Museo Torres García/ Peatonal Sarandí 683 y Ciudadela

 

Más información en:

https://www.facebook.com/pages/LA-LINYERA/139186989425106

http://www.facebook.com/lalinyera.teatro
 
 

   

 
 

(Visited 33 times, 7 visits today)

Mauricio Conde

Mauricio Conde

Nació en San José el 23 de mayo de 1983. En 2010 conoció a Federico Meneses, impulsor de óbolo cultural y más tarde de cooltivarte.com, y se incorporó como co-director y editor responsable de ese medio digital. En COOLTIVARTE también redacta y diseña artículos, entrevistas e información sobre el quehacer artístico y cultural existente en el país. Siempre curioso por seguir aprendiendo elementos vinculados a la cultura, el arte y la educación.







Recomendaciones destacadas