La Fundación Mateo se movió a varias voces

Desde las 8.00 hasta las 11.30 del pasado martes, desfilaron por el escenario de la sala Zitarrosa muchos artistas. Todos vinculados a la Fundación Eduardo Mateo y también continuadores de su obra. Más allá de que sólo una canción del autor fue la versionada (De nosotros dos, propuesta por Diego Drexler), la mención y admiración a Mateo fue repetida por todos, afirmando incluso que lo que ellos realizan sería muy diferente si el cantautor no hubiera existido y dejara la obra que dejó. Como nos decía Alejandra Goldfarb en una nota previa a esta actividad “Eduardo cambió la música en nuestro país, en la región toda. Festejar su cumpleaños es festejar la música, lo que somos, y lo que queremos”

Así se vivió una vez más este Festival, o mejor aún, este Encuentro, que contó con mucha y variada música. Música para todos, como rezaba la consigna que se dejaba leer al fondo del escenario.  Es que la idea era esa, en el mes del aniversario de uno de los creadores más influyentes de la música nacional, festejar su legado y sobretodo el trabajo que la Fundación realiza durante todos los días del año. La Fundación Eduardo Mateo fue creada en marzo 2006, con la finalidad de generar espacios de encuentro y difusión de la música de Eduardo Mateo. Pero la propuesta también entrecruza tres grandes áreas de trabajo: área artística y musical, escuela de música y área social. Los talleres, la docencia y el aprendizaje son parte esencial de la Fundación.

En cuanto a lo musical del festejo, por el escenario fueron pasando lo más consagrados, pero por suerte también los artistas y bandas más jóvenes. Desde el Chole Gianotti con su propuesta Choleman; Bandecuerpo proponiendo el cuerpo como un sorprendente instrumental infinito;  pasando por un par de canciones con la sutil interpretación de Sol Bauzá; el artiguense Ernesto Diáz desenfundando guitarra y portuñol para dejar sus coloridas canciones; todo el ritmo y la fuerza de Tiburón Majuga amalgamando la cuerda candombera y la percusión de la marcha camión; las dulces historias cantadas por la ya conocida voz de Samantha Navarro;  los jazzísticos arreglos de Ensamble La Nonna que colmaron la Zitarrosa de música; Ale Goldfarb que con su cuarteto se plantó como invitándonos a explorar su nóvel disco; la banda Cucú Rape que expuso la hermosura del barrio y su sencillez en el escenario; la desfachatez tanguera a cargo de La Pipetúa; la rebeldía hecha canción de Paio Piñeiro; para finalizar con Diego Drexler, que dejando un par de sus íntimas canciones, no escondió su admiración a Mateo, su música que lo acompaña desde la niñez, y el posterior redescubrimiento de su obra. El final fue ya con varios de los nombrados en el escenario, para interpretar la preciosa De nosotros dos, que sirvió como broche de oro para la movida.

Como nos comentaba Ale Goldfarb ”tenemos un equipo de trabajo que concibe la Música como un derecho, no como algo inaccesible o solo para unos pocos, en donde también ocupa un lugar importante la experiencia grupal, es decir la importancia de compartir la Música con los demás.” Esa fue el espíritu de lo vivido en esa noche, y se cumplió: la música fue de todos.

          

LA FUNDACIÓN SE MUEVE II – Foto © Federico Meneseswww.cooltivarte.comEn el mes del aniversario de uno de los…

Posted by cooltivarte.com on Saturday, October 4, 2014

 

 

(Visited 17 times, 6 visits today)



Mauricio Conde

Mauricio Conde

Nació en San José el 23 de mayo de 1983. En 2010 conoció a Federico Meneses, impulsor de óbolo cultural y más tarde de cooltivarte.com, y se incorporó como co-director y editor responsable de ese medio digital. En COOLTIVARTE también redacta y diseña artículos, entrevistas e información sobre el quehacer artístico y cultural existente en el país. Siempre curioso por seguir aprendiendo elementos vinculados a la cultura, el arte y la educación.

<





Recomendaciones destacadas