La Ciencia de los Árboles”, el nuevo disco de Fer Henry y Gabriel Araújo

“La ciencia de los Árboles”, nosotros como parte.

Un disco que con trece canciones y en poco menos de cuarenta minutos, logra construir alrededor de una sucesión de climas melódicos un viaje sonoro. Nacer, germinar y brote a brote florecer para seguir naciendo. Intento trasmitir la película que vi escuchando “La Ciencia de los Árboles”, el nuevo disco de  Fer Henry y Gabriel Araújo, amigos desde la infancia y unidos, además,  por el indestructible cordón umbilical que genera la música. Charlamos un rato, tomamos unos mates y nos fuimos por algunas de ”esas” ramas.

 

Gabriel Araújo: Decidimos juntarnos para hacer el disco que nos debíamos desde hace tiempo y lo fuimos construyendo tema a tema. Hasta no terminar un tema, no comenzábamos con otro. Nació así, de forma natural y nos vimos sorprendidos con cada paso que íbamos dando.

Fer Henry: Nos juntábamos los viernes para grabar, para hacer las canciones y nos fuimos entusiasmando con el rumbo que se iba encontrando.  Nacían los temas de cero, un tema nos traía otro y nos preguntábamos “¿y ahora que viene?” , y ahí mismo surgía una idea, una frase musical y eso ya disparaba el paso siguiente.

G.A : En el proceso como que intuíamos que energía podía venir, o bien para que explote el clima o si era que nos llevaba hacia otro lado más íntimo…

F.H: Claro, nosotros entre semana íbamos escuchando lo grabado, nos hacíamos devoluciones y tirábamos ideas, si bien los viernes era el día de juntarnos, Gabriel producía y experimentaba con sonidos para unir los temas y eso hacía que el tema que se venía, y de común acuerdo, fuera para tal o cual lugar. Yo cuando salía de mi casa para encontrarme con Gabriel, me tomaba el 546 y ya iba craneando lo que podíamos hacer. Un ejemplo, la tapa del disco nace de una foto de un árbol de la calle que yo caminaba para ir y venir. Estábamos todo el tiempo manejando ideas, metidos en la cosa de manera muy emocional y sensible. Era algo que nos debíamos, hacer un disco juntos y eran tantas la ganas que había de hacerlo que todo fluyó de manera supernatural, se abrió un portal y algo nos dijo: “esta todo ahí, empiecen”.

G.A: Volviendo a las analogías, este disco es una semilla y un fruto en sí mismo y ese fruto contiene otras semillas. Cuando vimos todo el material grabado, dijimos: “el disco termina acá”, estaba claro y no tuvimos dudas. Fue tan armónico y sentido, que lo pudimos ver con claridad, el disco nos llamó a los dos, y no sabemos qué se puede venir. El disco apunta a la tierra fértil, a la sensibilidad, hay un montón de ideas que las pudimos expresar del modo que queríamos. Nosotros somos grandes “escuchadores” de música y disfrutamos que nos traspase y que nos deje algo, es desde ese lugar que creamos estas escenas sonoras, estos timbres y métricas que nos permitieron plasmar los contenidos que deseábamos transmitir.

F.H: Intentamos entender el mundo a través de la música, es el camino que seguimos. Esta bueno cuando se muestra un trabajo, con a las dificultades que se presentan en la escucha, sentir que se entiende de una lo que se quiere transmitir o también cuando la música deja inquieto al oyente, cuando no se entiende bien lo que pasa, pues eso moviliza, no se entiende bien que sucedió y eso esta genial, pues es necesario re-visitar lo escuchado para encontrar que fue lo que nos sacudió. Si estas músicas logran eso, es que se cumplió el objetivo.

G.A: Este trabajo tiene una cantidad de detalles y mensajes que buscan la complicidad, la sintonía con quien lo escucha. Es como una conversación donde todos nos escuchamos y todos compartimos, no queremos que sea una cosa secreta y codificada, es todo muy lúdico. Hay detalles en el disco que forman parte de las cosas que hicimos antes, es una manera de decir: también estamos hoy acá por lo que hicimos antes. Hay en este “árbol” parte de las semillas que formaron el bosque, somos lo que fuimos. Hicimos lo que queríamos hacer. Es tan así que este disco está lleno de primeras tomas y le fuimos agregando instrumentación siendo conscientes de que eso nos alejaba cada vez más de poder tocarlo en vivo, por la complejidad que significaría todo lo que eso lleva y mismo así, fuimos por le camino que debíamos seguir. Nos entregamos con tanta fuerza y cariño que no permitimos que nada nos condicionara, ni la falta de la energía que nos produciría poder tocarlo en vivo. Si este disco fuese el final de una etapa, sentimos que ya estaría justificado.

F.H: Se viene dando todo tan bien, que estamos muy, muy contentos. Nos apoyo el sello “Fans de la Música” desde el primer momento y estamos super-agradecidos, pues respetaron todo nuestro trabajo. Nos dieron para adelante con el arte de tapa, respetando hasta los colores elegidos, no invadiendo los espacios y aportaron ideas. Cada letra, cada parte del arte del disco complementa los sonoro y estamos muy contentos por eso.

G.A: Es un sello que fuera de lo comercial apuesta a la música, a los conceptos, van por otro lado. Si bien el disco está físicamente en la calle desde hace dos semanas, seguimos en una etapa fermental del proceso. Se cumplió el ciclo de la gestación y la grabación, pero ahora estamos en la parte de las derivaciones del laburo. Yo escucho el disco y recuerdo la cara de Fer tocando tal o cual tema y la sonrisa que tenía en ese momento luego de un acorde, de verdad lo estamos disfrutando.

 

En el viaje de escuchar  “La Ciencia de los Árboles”, encontramos huellas, marcas y guiños que nos acercan a la profundidad de “lo no dicho”.    El camino que eligieron para construir este trabajo es el más difícil de transitar, no se pueden separar los temas, la cosa es de principio a fin.    En épocas de escuchas aleatorias y de que si el tema no engancha en los primeros 30 segundos se saltea la pista, este disco va por un sendero contrario, busca tu complicidad, busca golpear con un lenguaje y una poesía que no aparece o que aparece muy poco en otros discos. ¿Y de que va?, va de que hay una filosofía de mensaje unificador y que se ofrece a manos abiertas. Intenta decirnos de otra forma, que todos somos parte. Está en nosotros decodificar, abrir la ventana y respirar otro aire, lo que aseguro es que alguna semilla de esta siembra, germinará.

El disco físico lo pueden encontrar por Mercado Libre y en las redes sociales de los artistas, también se pueden ver algunos adelantos sonoros y audiovisuales en youtube.

Gracias Fer y Gabriel por la música.

 

(Visited 138 times, 18 visits today)

Fino Sosa

Fino Sosa

Adrián "fino" Sosa: Montevideano, 1965. Lector, melómano, "escribidor". Durante los años 80, coordino y editó diversas revistas alternativas en forma independiente (Atrás de todo, Culos de botellas, Perro Andaluz) que divulgaban poesía, dibujos, arte callejero y música: el nervio bajo la aparente inactividad de esos años. Publicò de forma artesanal libros de "muy mala poesía" de distribución gratuita "El Grito", "Lobos en la Buhardilla", "Lo que quedó allá arriba " y " Cuadernos Mojados". Lleva adelante el blog: http://lucesdelacity.blogspot.com/

<





Recomendaciones destacadas