Foto: Daniel Benoit

La 56 Biennale

OAuthException: (#4) Application request limit reached

Llegar a Venecia siempre implica un desafío emocional, pues no existe una ciudad tan hermosa y conmovedora a la vez. Sin dudas debe de ser el más grande escenario teatral del mundo, con la mayor cantidad de actores en escena donde todos tienen un papel protagónico y  permiso para hacer la payasada que sea. La platea la podríamos ubicar en el vaporetto, donde el actor se pasivisa y se convierte en un mero observador viendo pasar toda la obra delante suyo. Es conmovedor viajar en las distintas embarcaciones que circundan los canales venecianos, con el aire fresco en la cara, viendo como la ciudad que supo tener su momento de gloria y esplendor, es violada y devastada por la masa insensible de turistas que en su mayoría están no más de 48 horas.

Basta solo mirar para esos túneles que llevan de una calle a la otra por debajo de las construcciones, para rememorar las tomas lúgubres tan bien logradas en la película “muerte en Venecia” dirigida por Luchino Visconti basada en el libro de Thomas Mann. Allí se capta el espíritu nostálgico de la ciudad.

La Bienal de Venecia es la escusa perfecta para darse un paseo por allí cada dos años. Siempre la misma disyuntiva: bienal versus ciudad. Es muy difícil sustraerse del escenario arquitectónico a la hora de apreciar las diferentes propuestas artísticas.

La Biennale como suele llamarse popularmente sin necesidad de apellido alguno, abrió sus puertas más temprano de lo habitual, el 09 de mayo cosa que facilita en cuanto a tiempo (más fresquito) y a muchedumbre pues las masas de turistas comienzan a llegar en junio, aunque ya no se puede confiar ni en uno ni en el otro, pues el verano cada vez comienza más temprano y los turistas adelantan sus visitas. La fecha de clausura esta prevista para el 22 de noviembre.

Con sus 120 años de vida, en este se celebra la 56 edición y esta dirigida por el nigeriano Okwui  Enwezor (1963), curador, crítico de arte, periodista y escritor  quien ya dejo demostrado de sus dotes habiendo dirigido la 11 Documenta de Kassel (1998-2002) entre otros, desempeñándose actualmente como director de la Haus der Kunst de Mónaco de Baviera desde 2011. Luego de esto, no sabemos que puede esperar, pues ha estado en los eventos artísticos visuales más importantes del mundo.

El título escogido en esta oportunidad  es “All the world’s futures”, ”Todos los futuros (eventuales) mundos”, pues el esquema dependerá de la futurología de cada artista. Resulta  un tanto ambicioso, pero pensando en su nombre y viendo la obra, podríamos decir que el futuro apela a lo intimista, a una mirada atenta, detallada donde la obra pasa a segundo plano para dar paso a una experiencia espiritual provocada por la misma. La obra esta en el espectador, no fuera. Se podría decir que están alineados con la Expo Milán donde también la temática apela a la incertidumbre que nos depara el mundo, en ese caso en materia de alimento.

Además de los ambientes ocupados por esta muestra que son bastantes y están diseminados por toda la ciudad, nos encontramos con los eventos colaterales que ofrecen las distintas organizaciones, museos y galerías, que nos obligan a permanecer una semana si pretendemos verlos en su mayoría.

En esta edición participan 136 artistas, 89 países y hay 44 eventos colaterales.

Las obras están distribuidas en Giardini (3000 mts2) donde están los 30 pabellones más importantes entre los cuales se encuentra el de Uruguay y en Arsenale (8000 mts2), otrora galpones donde se armaban embarcaciones donde se ha invertido mucho de forma tal que edición tras edición se nota el mejoramiento al grado que se podrían definir como salas museísticas. Años atrás era un espacio bastante desordenado y abrumador para recorrer, pero hoy día es como desplazarse por un museo y las salas lucen más amplias y mejor iluminadas manteniendo ciertos rasgos de su construcción de antaño marco ideal para ciertas obras.

El resto de los envíos nacionales que no tienen su pabellón en Giardini o su espacio en Arsenale, se ubican en diferentes espacios distribuidos por toda la ciudad, convirtiendo el recorrido del visitante en una suerte de periplo urbanístico, accediendo a palacios o edificios que de otra forma no se tendría acceso, en rincones, en la mayoría de los casos fuera del circuito turístico lo que genera un ámbito especial en su visita.

Cada edición sucede más que los participantes no son estrellas súper conocidas como en otras oportunidades se estilaba para atraer mayor público, sin embargo siempre estamos atentos a los nombres. En este caso viene al caso citar dentro de la nómina de artistas invitados  a Jennifer Allora & Guillermo Calzadilla, Georg Baselitz, William Kentridge, Vanessa Beecroff, Christian Boltanski, Isaac Julien , Jannis Kounellis, Steve McQueen, Bruce Nauman, entre otros.

Dentro de los envios nacionales vale la pena destacar la obra de la japonesa Chiaru Shiota (Osaka, 1972) con su obra titulada “La llave en la mano” traducida textualmente, (aunque también podríamos denominar “llave en mano”, en virtud de la calidad de su instalación) donde presenta dos embarcaciones que surgen entre miles de hilos rojos que penden del techo, a modo de tinieblas, con llaves atadas en los extremos que la artista fue recogiendo en distintas ciudades del mundo. En lo que a poesía se refiere, sin dudas es el más cercano  a dicha definición artística.

Muchos artistas con obra con demasiada información que confunden al espectador haciéndolo dudar de si se encuentra en una exposición de arte o en una feria de las Naciones Unidas, con declamaciones nacionales, explicaciones largas y densas que hacen perder el interés de quien pretende dejarse sorprender y emocionar, ya que de eso se trata el arte.

Uruguay esta representado por el montevideano Marco Maggi (1957) radicado en New York con la curaduría de Patricia Betancur, muy alineado con la temática de la Bienal. Presenta una obra muy intimista titulada “Global Myopía“. El pabellón está revestido de una piel blanca imperceptible a simple vista, hasta que el espectador se acerca y comienza a ver casi a modo de microscopio todo su mundo minúsculo conformado por papel autoadhesivo recortado y dibujado con lápiz. La obra apela al cuestionamiento de la visión ágil  y rápida del espectador actual que mal mira . Obviamente se trata de un artista que nos obliga a un alto, a parar, respirar hondo y adentrarnos en su mundo casi virtual.

Según Maggi se trata de “un paisaje polisémico de altísima indefinición donde zonas densas, párrafos, silencios, guiones, conexiones, puentes, puntuaciones, torres, frases, calles , capítulos, vistas aéreas o frontales, todo al mismo tiempo.” Toda su obra la transportó en un bolso de mano de no más de 50 x 50 cm. A la entrada presenta una obra conformada por nueve lápices apuntalando la pared , suspendidos por cuerdas tensas aludiendo al momento previo al dibujo.

Argentina esta representado por Juan Carlos Distéfano (1933) en una muestra digna de ver y recorrer, titulada “La rebeldía de la forma” , en sala de Arsenale que el país ocupa desde hace dos ediciones conformada por 23 piezas de resina transparente, curada por María Teresa Constantin

También México dejó de vagar por la ciudad como lo venía haciendo en ediciones anteriores, para desmedro del espectador pues hemos conocido salas bellísimas como fue el caso de la anterior que ocupó lugar en una iglesia en ruinas. En esta oportunidad también se ubico en Arsenale con obra de Tania Candiani y Luis Felipe Ortega.

En Arsenale Norte destacan en las también estupendas salas remodeladas, la obra de los artistas chinos entre los cuales se destaca la obra de Liu Jiahun titulada “Con el viento”.

En síntesis podemos decir que estamos frente a una bienal más depurada en cantidad y calidad donde el protagonismo no esta en las propuestas sino en el conjunto de las propuestas.

En las muestras colaterales varios nombres provocan la atención como es el caso de Jenny Holzer (1950) que ocupa una sala perdida en medio del acervo clásico del Museo Correr, con una muestra de menor interés que desilusiona.

Una sorpresa es la obra del hermano de Jackson Pollock , Charles Pollock (1902-1988) que expone en el Museo Peggy Guggenheim. Interesante, pero siempre atentos al apellido que le ha brindado el protagonismo. También dentro de la misma zona de la Accademia, se encuentra la sala Punta Della Dogana del grupo Pinault (Palazzo Grassi) que apabulla con las dimensiones de sus espacios. Llama la atención la forma de exposición de las piezas donde la insignificancia de la obra perdida en un rincón comulga con otra de otro siglo que no tiene nada que ver logrando crear un clímax que envuelve al espectador en un ámbito espacial, disfrutado aún mejor por el número reducido de público que accede a la misma. En esta muestra nos encontramos con obra del cubano Félix González-Torres confrontada con una cortina de nylon en girones de David Hammons, fotografías de Peter Hujar, una escultura de Auguste Rodin así como con otra del SXV de Giovanni Buonconsiglio. Una experiencia artística muy recomendable amén de las vistas de las ciudad que se aprecian desde las aberturas de las salas.

Varias muestras colectivas casi a modo de “mini bienales”, entre las cuales destaca la del European Cultural Centre en Palazzo Mora con la participación de diversos soportes artísticos de diferentes países que vale la pena ver.

Venecia ofrece un cronograma de eventos culturales en el 2015 que no le dan paso al  descanso, arrancando con el carnaval en febrero  (celebrado cada año), la Biennale propiamente dicha,  la bienal de Danza en junio, la de Teatro de julio a agosto, la de Cine en setiembre y la bienal de Música en octubre, razones que en forma continua invitan a su visita todas buenas escusas para darse una vuelta por la ciudad más pintoresca del mundo.                  

 
 

   

 
 

Daniel Benoit Cassou

Daniel Benoit Cassou

Daniel Benoit - (Uruguay, 1961), es contador público de profesión. Hizo su formación artística en los talleres de Hugo Longa, Clever Lara y Lacy Duarte; escultura con José Pelayo y fotografía con Enrique Abal, Oscar Bonilla y Roberto Schettini. Realizó cursos de formación teórica con Nelson Di Maggio, Alfredo Torres, Nelson Baliño y Emma Sanguinetti, entre otros. Ha participado en muestras de fotografias, colectivas asi como individuales: 2007 – Facultad de Ciencias Económicas; Centro Cultural Lapido; Club de Golf; Fotogramas - Montevideo 2009 – Galería de arte La Pasionaria – Club de Golf - Montevideo 2010 – A la Follie; Trattoria La Commedia; Club de Golf – Montevideo 2011 – Museo del Azulejo; Fotograma; Club de Golf – Montevideo; Bienal X – Salto 2012 – Espacio Innova – Punta del Este Es asiduo asistente a las principales bienales de arte: Venecia, Lyon, San Pablo, Cuba, Porto Alegre, Lima, así como ferias de Basilea, Paris, Buenos Aires, entre otras. Es coleccionista de arte nacional, asesor de arte contemporáneo, escribe en sus blogs y es columnista de la revista de arte nacional “Cooltivarte” desde el 2012, asi como de la revista “Arte” del periodico “El Pais”. Blogs: www.coleccionbenoit.blogspot.com ; www.asesordarte.blogspot.com







Recomendaciones destacadas