Jhanniel presenta “Despierto” en Uruguay

El músico argentino Jhanniel se presenta en Uruguay el próximo sábado 23 de mayo. Es la primera visita a nuestro país del cantante, guitarrista y compositor que fue distinguido entre más de 4000 artistas de todo el mundo en la edición 2014 del concurso Global Rockstar. Acompañado por su banda, Jhanniel presentará “Despierto” (el disco que le granjeó el éxito en Global Rockstar) junto a reversiones de varios temas de su primer álbum, “Veo El Sol”.

 

El evento tendrá lugar en Tractatus a las 22:00 horas, y les ofrecemos la siguiente entrevista como una primera aproximación a la actividad de este original músico bonaerense.

-Sé que una característica de tu música es presentar (o tratar de presentar) un planteo espiritual carente de dogmatismos. Así que dejando de lados las asociaciones obvias que se hacen con un disco titulado “Despierto”… ¿qué te gustaría señalar de esta obra, a modo de introducción?

-En verdad el planteo espiritual suele salir como una cuestión natural a la hora de componer y escribir una letra. “Despierto” contiene en muchos momentos cierto mensaje de transformación y liberación, así como también de una aceptación de la propia sombra personal. En muchas de las letras este mensaje es bastante directo para el que esta atento a lo que la canción esté diciendo.

Sé que esta obra se trata acerca de mi propio viaje interior, llamándome la atención justamente a una observación y trascendencia de mi propio ego. Básicamente lo que escribo en las letras me lo digo a mi mismo. Lo escribo porque me transforma, me recuerda mi verdad y a su vez, cuando conecto con lo que canto, estoy generando una impronta en mi realidad. En “Despierto” también hay esperanza. Soy consciente de que las composiciones llegan al oído de los demás y por eso intento ser cuidadoso en como lo digo, ya que la música tiene un poder muy grande de generar efectos sobre las personas

-En general, ¿cómo es tu proceso de composición? 

-Está bueno porque las canciones surgen por lo general desde una espontaneidad muy linda. Por lo general agarro la guitarra, empiezo a escribir y sale letra y música de una, o un 75 por ciento de ella. Luego pienso de que forma me gustaría condimentarla o hacia donde quiero llevar el sonido, aunque muchas veces esa idea también ya estaba desde antes. En mi home studio grabo las baterías, los bajos y los teclados. Me encanta demear todo el tema hasta el ínfimo detalle.. Muchas veces también me junto con músicos amigos o de la banda actual, que siento puedan aportarle a la canción. Una vez hecho el demo es llevado a la sala de ensayo y ahí cobra otra dimensión mayor.

“Despierto” se grabó de esa forma. Se hicieron dos maquetas y se regrabó en estudio por tercera vez. Es un disco con muchos detalles.

-Edgar Allan Poe decía que los sueños de las personas que sueñan de noche no tienen comparación con los sueños de las personas que sueñan de día. ¿Se puede razonar que la gente que sueña de día realmente no está durmiendo?

-Yo creo que deberíamos dejar de soñar y despertar de una buena vez. [risas]. Habría que analizar qué tipo de sueños deseamos, y para qué los deseamos. Hace un tiempo me planteé por qué hago música, que estoy buscando con ella, o qué buscamos los artistas con esto. Y una de las conclusiones a las que llegue es que la música en mí es una forma de trascendencia y realización. El hecho de manifestarme en un disco me ayuda a reconocerme más. Es como una herramienta. Todo artista se está buscando a sí mismo. En verdad, creo que todos nos buscamos a nosotros mismos, pero el arte es una vía maravillosa para conectar con capas profundas. En mí produce un efecto liberador. Y no solo se trata de un disco, sino de la aventura completa que conlleva el ser músico: la voluntad requerida, el esfuerzo y la dedicación, el vencer miedos, aprender a disfrutar los shows, el estar atento a no perderse en la matriz de la fama o la devolución mentirosa que solo alegra al ego. Es una aventura apasionada y hermosa.

-¿Qué balance hacés de la experiencia de Global Rockstar? Porque claramente marca un antes y un después en tu carrera. ¿Corrobora de algún modo esa creencia de que “los países tienen fronteras, no el arte”?

-Hago un balance maravilloso. Siento que la vida, o Dios, o como quieras llamarlo, me dijo: ¡tomá! No esperaba ganar y sucedió. Lo sentí como una devolución a muchos años de esfuerzo, no solo en lo exterior, sino en lo interior.

Cuando salió lo del premio, empezaron a salir notas en Yahoo, Abc, FOX, medios de USA y Europa. Justo venia de un retiro espiritual en Ecuador y al volver al país me pregunté acerca de la idea de la fama, sobre la idea de perseguir eso. Nunca busqué la fama como tal en verdad, pero a veces por el hecho de zambullirse en querer vivir de esto que uno ama, te terminas pasando de la raya y perdes el sentido de porque haces las cosas. Por ejemplo perseguís más la publicidad de tu show, que ensayar una canción.  Creo que a todo artista independiente también le debe pasar un poco esto en mayor o menor medida. Ojo, tampoco niego la fama. Creo que es algo natural porque la misma carrera lo requiere. Si viene buenísimo, porque generaría más posibilidades. Me encantaría tocar frente a un estadio lleno, que aún no lo hice. Pero siento que podría pasar o no y hoy ya estoy contento con el hecho de poder componer, grabar, tocar, tener mis instrumentos y disfrutar ese proceso. Ahora lo loco es que al soltar esa idea, salí primero entre 4000 artistas de todo el mundo. Eso me dio muchas oportunidades, como viajar hace poco a New York y tocar, armar una gira internacional y poder completar mi estudio de grabación, entre otras cosas.

Con respecto a la creencia, efectivamente los países delimitan fronteras y el arte las trasciende. El arte nace del Ser donde no hay límites.

-¿Cómo está planteado el evento de este sábado en Tractatus?

-Venimos de tocar en Buenos Aires en una fecha hermosa en Éter Club, que se llenó de público. Conectamos muy lindo con la banda nueva que tengo, que además de excelentes músicos son grandes personas. Presentaremos un show potente con temas de mi último disco “Despierto” y reversiones de mi primer disco “Veo El Sol” al sonido actual de la banda.

-Es tu primera visita a nuestro país. ¿Qué expectativas te genera? ¿Cómo se ve la escena musical uruguaya desde el otro lado del Río?

-Tengo muy lindas expectativas y ganas de estar allá. Fui de muy chico, es lindo volver ahora con una propuesta musical.

Desde acá siempre se percibió muchísimo talento en artistas uruguayos como Rubén Rada, los Fattoruso, Eduardo Mateo, Drexler y muchísimos más exponentes. Siento que Uruguay es un país con mucha música hermosa que debería ser mayormente escuchada en este país.

-¿Qué planes musicales tenés a futuro? ¿Qué otras canciones de “Despierto” podrían ser cortes de difusión? 

-Planes hay muchísimos, el Despierto Tour nos esta llevando próximamente por Mendoza, La Plata, Santa Fe, más fechas en Bs As y de cara a fin de año te cuento como primicia que viajaremos a Europa por primera vez a tocar.

Se viene el video de “Inteligencia Emocional” que es el próximo corte de difusión, también un documental de cómo se grabó “Despierto”, y hacia fin de año un EP con los outtakes de la producción. ¡Así que hay muchas cosas buenas por salir!

-¿Y qué otros proyectos artísticos tenés en tu agenda, o te gustaría que estén en ella algún día?

-Siempre me llamó la atención la pintura, en algún momento tomare riendas al asunto.

Página del evento en Facebook

Sitio web de Jhanniel

 
 

   

 
 

(Visited 28 times, 9 visits today)



Emilio Pérez Miguel

Emilio Pérez Miguel

(Montevideo, 2 de diciembre de 1979) Traductor público de idioma inglés, periodista cultural y organizador de eventos a beneficio de hospitales pediátricos en Uruguay y Argentina. Su labor periodística comenzó en junio de 2009 con la fundación de MusicKO, un sitio dedicado a la reseña de artistas emergentes. En la actualidad colabora con diversos portales entre los que se incluye Cooltivarte, al cual se integró a inicios de 2011. Como escritor, publicó dos libros de poesía en 2009 y 2010 (“Once” y “Ten”) y uno en prosa que vio la luz en 2013 (“Ayer La Lluvia”). "Once" y "Ten" fueron libros híbridos, con una propuesta enraizada en igual parte en la música y la poesía. "Ayer La Lluvia" aunó esta pluralidad de formas, y se presentó con los artistas que lo inspiraron en un festival de música y literatura que se extendió durante dos años, al término del cual Pérez Miguel se retiró como escritor. Las experiencias vividas durante ese tiempo fueron entonces sintetizadas en la "Campaña Del Juguete", una gira de conciertos que beneficia al Hospital Pereira Rossell en Uruguay, y al Hospital Garrahan en Argentina. Pérez Miguel fue asimismo el primer escritor uruguayo en subir todos sus libros a Internet, amparándose en el sistema de derechos libres conocido como Creative Commons. Basándose en que "el arte es para compartir y no para competir" y buscando "una democratización real de los bienes culturales", el autor comparte su obra en su propio sitio y en diversas páginas que fomentan la literatura, de manera libre y gratuita.

<





Recomendaciones destacadas