Ilona-Staller-y-Los-espectros-del-deseo

Ilona Staller y Los espectros del deseo

A propósito de la inauguración de la exposición Espectros del deseo, en el Subte, este miércoles 8 de junio, conversamos con Fabricio Guaragna quien inaugura una modalidad trans de visita guiada en una muestra de arte contemporáneo.

-Contanos ¿cómo surge esta idea y qué cosas pensás que se ponen en juego en esta intervención que aúna transformismo y visita guiada?

-La idea de trabajar con esta propuesta, apareció hace mucho tiempo como idea, ya que hace tantos años que soy guía del Museo Nacional de Artes Visuales como Transformer (“transformer” es un término que uso en mi obra al cuestionar y resignificar el genero y su visualidad)

Casual o causalmente Rulfo, el director del Subte Municipal, me convoca en el marco de la exposición “espectros del deseo” con la propuesta de hacer visitas guiadas pero en formato Transformer.

Una intervención que cuestiona la imagen, el género y el conocimiento del arte. Una Drag Queen que habla de arte contemporáneo, sin parodiar, sin filtros en tanto a temas para abordar. Este personaje nos conecta con universos que de manera prejuiciosa están separados: el campo del arte contemporáneo y el arte del transformismo ­ Dragqueen. Podría ser una manera de unir y hablar acerca de esta problemática, o de cuestionar y exponer los prejuicios que existen en este ambiente.

-¿Cómo surge el personaje y cómo lo construís? ¿quién es Ilona Staller desde el pacto ficcional que nos proponés?

-Ilona Staller es el nombre del personaje “La CICCOLINA”, Una mujer muy famosa en el mundo, que transgredió el erotismo llevándolo a diversos ámbitos como la política y el arte. Se casó con Jeff Koons y realizaron una serie de obras donde hacían explícitos sus encuentros sexuales transformándolos el piensa de arte. El artista se divorcia de ella al terminar su serie de trabajos. Ella vuelve a aparecer para hablar de arte en esta exposición como un alma negra, oscura, cuestionado, alejada de esa rubia ingenuidad solapada, con intenciones de movilizar al público desde su imagen y sus palabras.

Ilona Staller es una mujer que puede hablar de arte. Es una mujer que cuestiona ser mujer y reacciona a las emociones que desprende cada obra de esta exposición.

-¿Cuál es el sesgo querer­, si es que existe,­ en la lectura que propone de las obras?

-Es inevitable que esta performance genere una conciencia entre lo que vemos y lo que las cosas son o quieren ser. En mi trabajo artístico siempre uso dinámicas o resignificaciones que me acercan a lo querer, y este caso no es la excepción. Ocupar un cuerpo trans, habitar un genero no biológico, un genero que no existe naturalmente, cuestionar la relación de lo que veo con lo que es, y que el público enfrente y escuche las palabras de este ser, implica una movilidad interna donde se corre el prejuicio y se instala el deseo.

-En la promoción que se hace en facebook se dice: “Ilona Staller nos hace pensar también en quién somos, cómo nos mostramos ante el otro y qué ve el otro de nosotros mismos. Aquí se indaga en la imagen, en las expectativas y en aquello que nos diferencia e identifica al mismo tiempo, pero principalmente en el deseo de ser”.

¿Qué papel juega la mirada en la escena trans y en particular el arte contemporáneo?

-La mirada en el Uruguay es algo que nos marca como país. El uruguayo es de mirar todo, mira como si no existiera un otro, observa las cosas y a los otros como si fueran cosas. El uruguayo no deja de mirar aunque le grites, le devuelvas la mirada, o lo ignores. La mirada es algo que nosotros no dejamos de usar nunca y que por momentos pareciera que es la conexión directa con nuestro inconsciente. Miramos para saber, para identificarnos, para despreciar, para cuestionar, prejuzgar y condenar.

El arte se trata de mirar, y al uruguayo se le hace muy fácil. Y en la escena contemporánea el uruguayo observa de muchas maneras, pero imaginemos que en medio de esa mirada, entre la obra y el espectador, se sitúa una persona que a través de los años fue discriminada, juzgada, odiada, matado y parodiada. Es esa la pregunta que inicia esta obra, ¿qué hacemos en esa situación?. Y redoblando la apuesta, ya que queda más que explícito que quien se encuentra entre la obra y mi ojo es una persona que hace de otra, intencionalmente.

-La advertencia: “esta exposición contiene algunas obras con imágenes de contenido sexual que pueden herir la susceptibilidad de algunos espectadores”, ¿es irónica? ¿A qué apunta?

-A mi parecer la advertencia tendría que decir: “Se deja a criterio de los adultos responsables si todas las imágenes podrán o no ser vistas por niños”.

Vivimos en una sociedad todavía retrógrada y cuestionadora, donde los niños, ­ seguramente abiertos y sin prejuicios ­ conviven con familias, maestras y entornos homofóbicos y machistas que pueden ver esta muestra como una aberración.

Entender que esto no es una simple provocación, sino que es una reflexión y una manera de ver la realidad, significa un trabajo muy profundo en la conciencia de las generaciones que nos anteponen.

Y desde mi visión esta advertencia también podría ser una ironía, teniendo presente que si la sexualidad me hiere, es porque “fui penetrado por algo que no quería, por algo que no elegí y me hace doler mucho más adentro de lo que puedo sentir

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­

Las próximas fechas son: Sábado 18 de junio / 17:30 y 18:15 hs, Sábado 2 de julio / 17:30 y 18:15 hs, Sábado 16 de julio / 17:30 y 18:15 hs.

Duracion 30 ́ / gratuita

Imagen portada: cedida por el artista.

 

(Visited 21 times, 8 visits today)

Fernando Barrios

Fernando Barrios

Fernando Barrios Boibo: Integra el Programa de formación permanente y curaduría del fac (fundación de arte contemporáneo) y el staff editorial de la revista HUGO. Realiza crítica literaria en revista Relaciones y de arte contemporáneo en Cooltivarte. Poeta y narrador. Ha publicado: en prosa El sótano y otros cuentos, Desaforismos, apócrifos y otras herejías, en poesía Parto de gallina, Desamorados o del tiempo perdido, Tri(i)logía y Vórtice textual: caja­juego con textos. Practica el psicoanálisis; miembro de la ecole lacanienne de psychanalyse







Recomendaciones destacadas