Imagen gentileza del entrevistado

Hazaña literaria, “Elogio del Maracanazo”

Guste o no, en Uruguay las glorias o desgracias del contexto fútbolero marca en cierta parte el ritmo y el humor de gran parte de la sociedad. Hoy 16 de julio se cumplen 63 años del Maracanazo, un hecho de la historia del balompié nacional, y ya de la historia cultural del país, que nos marcó para bien o para mal. Conmemorando esa fecha qué mejor que intentar cruzar dos disciplinas tantas veces repelidas como son arte y deporte. Es por eso que desde este portal nos comunicamos con Víctor Hugo Ortega, periodista y escritor chileno que ha escrito recientemente su nuevo libro “Elogio del Maracanazo” con el que desde el nombre ya, guiña el ojo a muchos lectores locales que tantas veces comenzaron por un tema familiar, para irse introduciendo luego en los clásicos de la literatura universal.

Víctor Hugo Ortega nació en 1982. Es investigador de temas relacionados con cine, cultura audiovisual y los medios digitales. También es profesor en la Universidad de Chile y en la Universidad de Santiago. En 2012, publicó su primer libro de cuentos “Al Pacino estuvo en Malloco”.

“Elogio del Maracanazo” es un libro de cuentos relacionados con el fútbol y, como nos cuenta su autor, con una estructura que hace de ese deporte y sus consecuencias en la vida, el concepto o eje central de la obra.

 

“En general, todo lo popular es mirado por debajo del hombro y no se dan el tiempo de indagar en la complejidad que tiene como fenómeno cultural en su relación con el público.”

 

-¿Cómo se te ocurrió hacer “Elogio del Maracanazo” y cuál fue la motivación?

-Hace algún tiempo que estaba pensando en la idea de escribir un libro en donde el fútbol fuera una presencia importante. Ya en mi primer libro, “Al Pacino estuvo en Malloco”, hay un cuento que se llama “La camiseta del Chila”, que rescata el gusto que a veces tienen los hinchas por tener una camiseta de un jugador que les gusta, en este caso Chilavert, así que la motivación vino por ese lado. Soy un fanático del fútbol, en especial del sudamericano, y este libro viene a ser la consumación de este gusto. El relato principal y que da título al libro se me ocurrió por el interés que me generaba la figura de Alcides Ghiggia y al cual fui a conocer a Uruguay, en mayo del 2012. Pasaron muchas cosas en ese viaje y decidí que debían ser inmortalizadas en una publicación.

 

-En Uruguay se han gastado ríos de tinta escribiendo sobre el Maracanazo pero ¿qué llama la atención a un chileno para escribir un libro sobre ese hecho?

-Lo primero, aclarar que “Elogio del Maracanazo” no es un libro sobre el Maracanazo. No es un libro de carácter documental e histórico sobre el tema. Es el relato de dos amigos chilenos que viajan a Uruguay para conocer a Alcides Ghiggia, porque sienten una profunda admiración por la gesta, por todo lo que la rodea y principalmente por él, autor del gol del triunfo y último sobreviviente del Maracanazo. En ese viaje, los chilenos van descubriendo cosas relacionadas con el Maracanazo, cosas de Uruguay, de Montevideo, de Las Piedras, y comienzan a interactuar con algunas personas, hasta llegar al encuentro con Alcides Ghiggia. Algunos críticos lo han visto como un homenaje, otros como una actualización del Maracanazo para las nuevas generaciones y también como la mirada chilena en relación a este hito, que se expone desde el punto de vista de un país que ha perdido siempre con Brasil, de manera estrepitosa. Los personajes reflexionan constantemente sobre esa admiración que les despierta Uruguay, por complicarle siempre la vida a Brasil, el eterno verdugo de Chile. Son personajes muy hinchas del fútbol, que lo viven con pasión, como una forma de vida. En ese sentido, creo que el libro es muy distinto a todo que he leído yo sobre el Maracanazo, porque insisto, no es un libro de investigación sobre el Maracanazo, sino un viaje hacia el fondo de la hazaña, encarnado en la figura de su último héroe, Alcides Ghiggia.

El cuento le da el título al libro, pero hay otros 8 cuentos que tienen como eje común el fútbol, pero están centrados en otras temáticas relacionadas con Chile, como Zamorano y Salas, la presencia de Marcelo Bielsa como DT de la selección, el Coto Sierra y otras historias de personajes anónimos.

 

-¿Tiene este trabajo algo de continuación con tu anterior “Al Pacino estuvo en Malloco”?

-Sí, se podría decir que se busca el desarrollo de una narrativa que también está presente en “Al Pacino…”, aunque ahora la voz narradora quizás es más madura y adulta. Los cuentos de “Elogio del Maracanazo” son relatos en torno al fútbol, con una alta dosis de nostalgia, de escarbar en el pasado, y me parece que eso denota que hay un paso a la adultez. Muchos de los cuentos de “Al Pacino…” tienen un tono juvenil, veinteañero, un amor por el cine, por las películas que se veían por la televisión, por la época de los 20 años. Si bien se lanzó en noviembre del 2012, “Al Pacino…” parece un disco compilatorio de cuentos escritos entre 2000 y 2012, que tiene al cine como elemento en común, en la temática y en el estilo. Son cuentos sumamente visuales, por la forma de la escritura, descriptiva y detallista con los detalles en las imágenes que se van creando con las palabras.

“Elogio del Maracanazo” tiene una estructura más de libro en torno a un concepto, en este caso el fútbol y sus consecuencias en la vida. Hay elementos que se repiten, por ejemplo un personaje que se llama Héctor Ortiz, que es una especie de alter ego, que aparece protagonizando algunos relatos. El Héctor Ortiz que a los 20 años se encuentra con Al Pacino en una parcela en Malloco, es el mismo personaje que casi 10 años después, viaja a conocer a Alcides Ghiggia a Uruguay.

 

-“Elogio del Maracanazo” consta de nueve relatos ¿Cuál es hilo conductor de los mismos? y ¿con qué criterio los ordenaste o jerarquizaste para que se adecuen a lo que querías contar?

-El hilo conductor es el fútbol, aunque no tiene la misma importancia en todos los cuentos. En algunos relatos es lo principal, como en “El tiempo de Zamorano y Salas”, donde se narra lo que le pasa a una familia en una galería del Estadio Nacional de Chile, cuando ven como Zamorano defiende a Salas, de un colombiano que lo está molestando en el área. Y desde ahí se desencadena una relación entre un adolescente y un niño. En el cuento “Elogio del Maracanazo”, es el fútbol el que arrastra a dos chilenos a la búsqueda de Alcides Ghiggia, pero la historia tiene una reflexión también sobre el amor y el desamor. En otros relatos, el fútbol es sólo una excusa para hablar de un momento en la vida de unas personas, como en “Historia Sudamericana”, que es el encuentro entre un chileno, un peruano y una argentina en un bar, bajo la mirada de un narrador, del que sólo sabemos que le gusta el fútbol y no mucho más.

En el fondo, el fútbol cruza los nueve cuentos, en algunos es el motor central, en otros un pretexto para hablar de otras cosas. Respecto a los criterios de orden, tienen que ver con la intuición e instinto de lector que creo tener y con la extensión de los relatos, de manera de hacerlo coherente en los temas y en las ideas que se van presentando desde el cuento 1 al cuento 9. El lector en algunos casos va a descubrir cosas en un relato, que también van a aparecer de manera secundaria en otro. Pero bueno, a veces el orden no sirve de mucho, porque el lector puede partir por el que quiera y saltarse el orden establecido. De hecho, es bastante probable que así sea (se ríe).

 

-Pudiste conocer a Alcides Ghiggia ¿qué elementos como personaje literario le puedes encontrar desde tu punto de vista como escritor?

-Tuve la suerte de conocerlo, fue un señor muy amable con nosotros, al igual que su mujer Beatriz, que se dieron el tiempo para recibirnos. Me parece que es un personaje muy interesante en la vida real, en el día a día, que irradia sabiduría, simpatía, y sobre todo, humildad. Me acuerdo que me quedaron grabadas algunas cosas que nos dijo sobre lo que para él era el fútbol. Al ser un personaje interesante en la vida diaria, también lo es como personaje literario o de otros soportes artísticos. En el cuento se describen algunas cosas del encuentro, pero otras no, quedaron sólo en el recuerdo real.

Alcides es un luchador, un mes después de cuando lo conocimos en el año 2012, tuvo un accidente de tránsito que lo dejó en coma, pero después despertó y se recuperó. Y cuando lo volvimos a ver, en el 2013, estaba entero y con mucha fuerza. Y nos dijo que en un par de meses iba a estar como nuevo.
-Palabras como añoranza, nostalgia, leyenda… han llegado a ser criticadas en referencia al Maracanazo en Uruguay, desde el punto de vista de un ancla que no nos deja avanzar hacia el futuro, no sólo en cuanto a lo deportivo sino a los social, cultural, etc. ¿Cuál es tu opinión acerca de este punto?

-Eso pasa en todas partes. Acá en Chile es igual, cuando algunos recuerdan el Mundial de 1962, aparecen voces diciendo que hay que olvidar el pasado y bla bla bla. Otros, no tienen problemas en tener memoria y recordar con gusto los buenos momentos del pasado, los ídolos, los eventos importantes de un país y que marcaron a generaciones anteriores. Hace unos días, me hicieron una entrevista en montevideo.comm y leí con atención los comentarios de algunos lectores, que decían eso que tú me preguntas, de que el pasado no te deja avanzar en el presente. Y qué te puedo decir, no lo comparto para nada. Si a alguien le pasa que el recuerdo del pasado lo frena en su presente, es un problema de él y únicamente de él, no de la historia. Cada uno sabrá cómo enfrentar el presente, vinculándose al pasado en la medida en que lo estime conveniente. El Maracanazo para mí es un hito admirable y como hincha del fútbol sudamericano, quise conocer a Ghiggia y conversar con él. Ahí descubrí que hay gente de todas partes del mundo que lo va a visitar y le lleva regalos. Creo que hay muchos uruguayos que desconocen la importancia que tiene en otras partes del mundo el Maracanazo. Sólo por mencionar un ejemplo, acá, el club Universidad de Chile usaba un video motivacional antes de algunos partidos, que contenía algunos fragmentos sobre el Maracanazo. Y así, hay una infinidad de futboleros que admiran lo ocurrido en el Maracaná en el 50.

 

-Muchas veces la temática del fútbol en el arte (literatura, cines, música, etc.) ha sido bastardeada en los ámbitos culturales ¿por qué piensas que se sigue dando eso a sabiendas de lo crucial que es para nuestros pueblos todo lo que se genera con este deporte?

-Por snobismo, por elitismo, porque quienes quieren ser especiales por sus gustos artísticos y culturales, intentan establecer una distancia con los códigos populares, como el fútbol. En general, todo lo popular es mirado por debajo del hombro y no se dan el tiempo de indagar en la complejidad que tiene como fenómeno cultural en su relación con el público.

Pasó con la película mexicana “Rudo y Cursi”, de Carlos Cuarón, que muchos la subestimaron de entrada por ser una película sobre fútbol, por su humor, por algunos elementos que podían ser vistos como caricaturescos, pero obviaron que detrás de esa superficialidad, había una muy lúcida visión de los periplos de los mexicanos de las provincias populares, hacia la capital para jugar al fútbol, de la descomposición moral que sufrían los sujetos que salían a buscar su oportunidad en el fútbol. Aparte de todos los valores estéticos que no fueron tomados en cuenta en esa película, por el solo hecho de ser una cinta en torno al fútbol.

En fin, creo que la mejor respuesta en torno a este tema, la dio uno de los maestros de la literatura futbolera, el gran Roberto Fontanarrosa: “…No me interesa demasiado la definición que se haga de mí. No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: me cagué de risa con tu libro…”

 

-Tú también estás ligado al cine (eres profesor) ¿tienes la idea de llevar a la pantalla grande en algún momento estas historias?

-No, yo renuncié a la creación cinematográfica hace un tiempo. Me hubiese encantado ser director de cine, pero lamentablemente, aunque ahora es más accesible, es un arte muy caro para mí. Me quedé feliz con la literatura, es un arte bueno, bonito y barato. Hay un amigo chileno que es realizador, Juan Millán Costa, que me ha dicho algunas veces que le gustaría filmar alguno de mis cuentos. Sería maravilloso ver un cuento mío en la gran pantalla.

 

-¿Cuál es tu expectativa de la presentación de “Elogio del Maracanazo” en Uruguay?

-Las expectativas que tengo ya se están cumpliendo. Y es que hayan uruguayos que se interesen por este libro. He tenido varios pedidos desde allá y también algunos medios como el vuestro, que se han interesado por saber un poquito más del “Elogio del Maracanazo”. Siempre me ha parecido curioso saber lo que pensarán los uruguayos que lean la historia de los dos chilenos que andan por Montevideo, a la espera del encuentro con Alcides Ghiggia, ya que si bien se encontrarán con cosas familiares, también se enfrentarán a un libro muy chileno en cuanto a su lenguaje. Eso es lo que me han dicho algunos uruguayos que viven en Chile, que ya lo han adquirido.

Por otra parte, debo decir que todas mis expectativas las mido en un contexto de un libro independiente (“Elogio del Maracanazo” es una autoedición), por lo que no aspiro a ser el más vendido del año, de hecho mi libro no está en las librerías. Sí aspiro a que haya un grupo importante de personas, que se sientan atraídas por una publicación diferente, que se distribuye de una forma distinta y que no van a encontrar en ninguna parte que no sea mediante el contacto directo con su autor. Así pasó al menos con “Al Pacino estuvo en Malloco”, y así está pasando con “Elogio del Maracanazo”, que no lleva más de una semana a la venta.

 

 

“Elogio del Maracanazo”

Autor: Víctor Hugo Ortega C.

Autoedición

Páginas: 136

Precio: 20 dólares + gastos de envío

A la venta únicamente a través de: elogiodelmaracanazo@gmail.com
 
 

   

 
 

(Visited 16 times, 11 visits today)

Mauricio Conde

Mauricio Conde

Nació en San José el 23 de mayo de 1983. En 2010 conoció a Federico Meneses, impulsor de óbolo cultural y más tarde de cooltivarte.com, y se incorporó como co-director y editor responsable de ese medio digital. En COOLTIVARTE también redacta y diseña artículos, entrevistas e información sobre el quehacer artístico y cultural existente en el país. Siempre curioso por seguir aprendiendo elementos vinculados a la cultura, el arte y la educación.







Recomendaciones destacadas