Foto: Mark Rogers - © 2016 - Cross Creek Pictures Pty Ltd

Hasta el último Hombre: El regreso de Mel Gibson

Dirigida por Mel Gibson y escrita por Andrew Knight y Robert Schenkkan, es protagonizada por Andrew Garfield, Vince Vaughn, Hugo Weaving, Sam Worthington entre otros.

Mel Gibson volvió a la silla de director y lo hizo por la puerta grande, brindándonos una historia real con un mensaje fuertemente antibélico, la historia de Desmond Doss. Un soldado del ejército que debido a sus creencias cristiano protestantes le impedían matar a un soldado enemigo o incluso siquiera cargar con un arma. Desmond fue primer objetor de conciencia en la segunda guerra mundial, alguien que creía fuertemente en ir por el camino de la no violencia a la hora de resolver conflictos.

La primera escena nos muestra al protagonista en plena batalla en las trincheras pero rápidamente nos lleva 16 años hacia el pasado para mostrarnos su infancia y parte del origen de su aversión a la violencia, donde su familia fue fuertemente afectada por la primera guerra mundial. Ahí vemos a su padre Tom Doss (Hugo Weaving), un ex militar devenido en alcohólico que descarga su frustración con arranques de violencia hacia su esposa y sus dos hijos. Carga sobre su espalda la muerte de sus amigos más cercanos y todo lo de lo que fue testigo en la guerra en la que combatió. Pasan los años y sus hijos deciden enlistarse en el ejercito lo cual provoca más conflictos en la familia, pero no pueden evitar responder a la llamada del deber aún sabiendo que lo que los espera es una muerte segura.

Desmond debe enfrentarse a los prejuicios de sus congéneres y de sus superiores, los cuales no ven con buenos ojos que alguien quiera ir a la guerra con la condición de nunca matar a nadie. Harán hasta lo imposible con tal de no tener entre sus filas a un soldado que consideran simplemente un cobarde. Aunque ya sabemos como terminará todo, al tratarse de una película biográfica ya sabemos como será el desenlace de la historia.

Esa es la premisa de este film de Mel Gibson, que aún sabiendo como terminará todo nos sabe emocionar y mantener en vilo gracias a que sabe administrar el suspenso con gran maestría. La crudeza en el campo de batalla está a la orden del día pero no es el centro de atención sino que es uno de los tantos elementos que componen esta obra. El muy buen uso de la fotografía y la edición de sonido por momentos logra hacernos olvidar que estamos ante una película y no un documental o “found Footage”. Muchas veces vemos lo mismo que los soldados que están en pantalla y en ocasiones también nos quedamos a ciegas, puesto que tampoco sabemos donde se encuentra el enemigo, eso conlleva a que nosotros también contengamos la respiración. El director nos trae un relato que visualmente está muy cargado de verosimilitud, la guerra no es una coreografía, es un enfrentamiento a muerte, sucio y desprolijo, donde sale a la luz lo peor del ser humano pero también nos muestra que no todo está perdido.

 

Imagen portada: Mark Rogers – © 2016 – Cross Creek Pictures Pty Ltd

 

 

 

(Visited 44 times, 9 visits today)



Jonathan Gimenos

Jonathan Gimenos

Nacido en Montevideo, un día de mayo de 1981, desde niño le fueron inculcando el amor por el cine yendo todos los domingos, como si de asisitir a misa se tratase. A eso se le suma su afición por las computadoras, por lo que tiene cursos de diseño gráfico y reparación de PC en su haber. Actualmente trabajando para la empresa Unilever y dedicando su tiempo libre en una página en Facebook de su autoría que lleva por nombre "Cinefilia & Afines" (https://www.facebook.com/cinefines/) donde da rienda suelta a todas sus inquietudes relacionadas con el séptimo arte. Y en un país futbolero como es este, se jacta de jamás haber pisado el estadio centenario, entre otras cosas que muchas veces lo hacen sentir extranjero en este paisito un poco gris. Se integra a cooltivarte en 2015.

<





Recomendaciones destacadas