El Cuarteto de Nos en el Velódromo Municipal - Octubre 2013 © Federico Meneses

Ganar de locatarios

No seré yo el que descubra que lo que viene ocurriendo con El Cuarteto de Nos en los últimos 6 o 7 años impresiona. La banda viene disfrutando desde hace varios años, una popularidad y una masividad que pocos grupos uruguayos, contados con los dedos de una mano pueden jactarse de disfrutar. La explosión de El Cuarteto a nivel latinoamericano conmociona y reconforta, sobre todo porque también son una banda muy querida, afectivamente El Cuarteto está en el corazón de muchos que los conocemos desde hace diez, veinte o veinticinco años (este cronista los conoció allá por 1991), pero también se ganaron un lugar en estas nuevas legiones de fanáticos de los diferentes países de América, que gustan del grupo desde hace muy pocos años, chicos que promedian los veinte años de edad y que son una verdadera bocanada de frescura y renovación para las huestes cuarteteras.

El escenario montado en el Velódromo impactaba en su despliegue, imponente en largo y ancho, dos pantallas gigantes a cada lado y una más grande aún detrás y sobre la batería, una impresionante estructura de luces, sonido, cámaras, incluyendo una para tomas aéreas, y un recinto casi lleno por personas de las más variadas edades, muchos jóvenes, pero muchos aún más jóvenes llevados por sus padres, viejos seguidores de la banda, familias enteras con niños viendo a El Cuarteto.

 El show abrió con la proyección en las pantallas de los episodios de “El Cuarteto Vs. Cuartetitos”, y luego con la banda en el escenario vistiendo las cabezas de los muñecos “Cuartetitos” o debería decir que los que entraron fueron estos muñecos animados. Musicalmente la noche comenzó con el tema “El hijo de Hernández”, para seguir con “Algo mejor que hacer” y “Ya no sé qué hacer conmigo”. La banda basó su set más que nada en hits de sus últimos tres discos sí, pero también mezclaron algunos viejos clásicos de otra épocas, Santiago Tavella asumió el papel de cantante principal en algunos temas como “Enamorado tuyo”, “Pobre papá” y “No te invité a mi cumpleaños”, derivándole el bajo a Santiago Marrero. Luego “Nada es gratis en la vida” que fue enganchada con el primer tema de los viejos “El putón del barrio”. Siguieron con “Todos pasan por mi rancho” y “Mi lista negra”. Con un piano de cola, y en plan acústico, la banda interpretó “Todos pasan por mi rancho”, “Sólo un rumor”, “El calzoncillo a rayas”, llegando al momento estelar del baterista Alvin, cantando “Yo soy Alvin, el batero”, simulando recibir una divertida llamada por celular; hasta hubo una lámpara de pie en el escenario. Enseguida tocaron “Morcillo López”, para seguir, ya eléctricos de nuevo, rescatando clásicos y tocar la ya en lejanos tiempos polémica “El día que Artigas se emborrachó”. Ninguno de los cinco músicos fue pasivo, la tarea en la otra guitarra de Gustavo “Topo” Antuña también fue impecable, tanto como la de Marrero en los teclados, existiendo además algunos entretenidos diálogos entre Roberto Musso y Tavella. Volviendo a tiempos más recientes, tocaron “Lo malo de ser bueno”, “Cuando sea grande”, para luego, con una mesita y una máquina de escribir, dar paso a la interpretación de “Breve descripción de mi persona”, con Musso tipeando desaforadamente mientras cantaba. Con “Bipolar”, “Miguel Gritar” e “Invierno del 92” hicieron la primera pausa, para volver con “Buen día Benito” y “Yendo a la casa de Damián”.

 En el final vino “Me amo”, con la que deberían haber terminado, al tiempo que explotaba una nube de papel picado rojo por los aires, pero la gente no se iba,entonces los músicos retornaron y cerraron, ahora sí, con la conocidísima “Bó cartero”, logrando deslumbrar con un show de dos horas de nivel absolutamente internacional, y dejando felices y eufóricos a los asistentes. Mientras se retiraba el público, sobrevolaba por encima de la cancha un pequeño artefacto que cual “drone”, subía, bajaba, se movía iluminado por el aire, provocando un eufórico griterío. Para el Cuarteto era el primer Velódromo en su historia, y en gran modo, la culminación de una etapa; jugaban de locatarios en una cancha grande, y ganaron, por goleada.

Imagen portada: El Cuarteto de Nos en su primer Velódromo – Octubre 2013 © Federico Meneses

 

 

El Cuarteto de Nos en su primer Velódromo – Octubre 2013 © Federico Meneseswww.cooltivarte.com———————————————-

Posted by cooltivarte.com on Saturday, November 2, 2013

 

 

(Visited 20 times, 5 visits today)



Paulo Roddel

Paulo Roddel

Nació e1 13 de octubre de 1977, en Montevideo, Uruguay. Ha publicado poesía y cuentos en revistas y antologías de escritores. Editó fanzines y publicaciones de rock de circulación under en Montevideo (1997-2000). Co-fundó los grupos de poetas 7 Segundos y Seis50, grabó los cds de poesía “Siete Segundos en la vuelta de tu oreja” (Grupo 7 Segundos, 2002) y “Ablación del Habla” (Grupo Seis50, 2006). Ha publicado cuatro libros de poesía Trapos (2004), Palidezco (2010), Ama/zonas (2014), y "El ceño del sueño" (2016). Ha colaborado en los periódicos La Diaria y La República, fue co-redactor de la revista cultural Fango (Premio Fondos Concursables del MEC, 2010-2011), colaboró en las revistas culturales H-enciclopedia, El Boulevard, Revista Ricardo Reis, Revista Vadenuevo, Artesuburbano, Revista Once, Magazine Montevideando, Suplemento El País Cultural, entre otras publicaciones. En 2014 participa de la realización Poetas - Proyecto Cross Media. Colabora desde el 2010 en el portal cooltivarte.com. Participa en ciclos literarios y encuentros de escritores tanto en Uruguay como en Argentina, y como columnista invitado en radios tratando efemérides vinculadas al rock. Como periodista cultural ha entrevistado a numerosas destacadas figuras de la cultura, tanto uruguayas como extranjeras en diferentes disciplinas artísticas. Colabora también en la revista digital Lamás Médula, de Buenos Aires. Es docente de inglés, librero, y actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR.

<





Recomendaciones destacadas