Franny Glass Presenta “Planes”, su Cuarto Disco

Conocí a Franny Glass (Gonzalo Deniz) hace dos años, en el cumpleaños de su guitarrista. Le llamó poderosamente la atención el obsequio que había escogido, un ejemplar del disco “Forever Changes” del grupo americano Love. Eso generó un diálogo instantáneo, y en el devenir de la charla me explicó cómo había recurrido a un esquema de financiación colectiva para la edición de lo que sería su próximo álbum, el cual recién hoy es una realidad. Se titula “Planes”, y ya puede descargarse de su sitio web. La versión física estará disponible en un mes, momento en el cual Franny volverá de una gira por México.

De momento, el disco será presentado en sociedad mañana en Periscopio, lo que derivó en la siguiente conversación con el músico y compositor.

Sos el primer artista que entrevisto que tiene un nombre claramente “de fantasía”. Sé que en realidad le correspondía a la banda que fundaste en su momento, pero a los efectos terminó siendo lo mismo. Así que mi primera pregunta es, ¿cómo te posiciona eso respecto a la creación artística? Porque automáticamente podés hablar de los demás de forma inconexa, las palabras salen de un alter-ego. Pero seguís siendo vos.

A mí eso me parece interesante, fue un poco la idea. Si bien Franny Glass comenzó como una banda (“Franny Glass & Los Bla Bla Bla’s”), después vi que no podía seguir con dos proyectos de banda a la vez (Franny Glass era un proyecto paralelo) y entonces decidí “estas canciones las voy a grabar solo” y mantener el nombre. No quería mantener el nombre que tengo en la cédula, quería que fuera un proyecto específico, y que si el día de mañana quiero desvincularme del proyecto no tenga que seguir con ese nombre, que es el nombre particular de estas canciones y de las inquietudes que tenía en ese momento. No fue que yo elegí ponerme un nombre, lo pensé como si fuera una banda. Obviamente, al ser un nombre propio la gente se confunde. Pero me hago cargo de eso, y si me dicen “¡Franny!” me doy vuelta.

En tu caso puntual me causa cierta gracia, porque tus letras son muy personales, incluso diría que están en un extremo de la ecuación. Y hasta pienso que si una canción fue dirigida a alguien y esa persona la escucha, enseguida le salta la señal de alarma. ¿Alguna vez alguien te llegó a recriminar algo?

Como decías, el ponerle un nombre de fantasía al proyecto es también una forma de marcar una distancia. No es “Gonzalo Deniz” cantando sus problemas” sino que es Franny Glass. Y las personas que escuchen las canciones deberían estar predispuestas de otra forma, de otra manera…

Igual, “tu mentira también habla de vos”…

[Risas] Totalmente. Pero con las letras, si parto de una anécdota real trato de disfrazarla hasta   que no sea reconocible. Y por lo general, no hablo literalmente de cosas que me pasaron sino que trato de pensar en situaciones determinadas y elaborar sobre eso las posibles variantes. Pero no son demasiado autobiográficas, no son como un diario íntimo. Hablo de personas, pero no soy yo mismo dando mi opinión. A veces sí, pero no trato de que sea un canal tan directo. De repente en una canción puedo estar diciendo una cosa y una persona entiende tal otra, pero a mí igual me sirvió para expresarme. Trato de que no sea tan aburrido como un cuento de lo que me pasa en la vida.

En general, estoy de acuerdo con los personajes de las canciones. Pero no soy siempre yo mismo.

Un compositor que me fascina es Richard Thompson, el guitarrista y fundador de Fairport Convention. Una vez confesó que en ocasiones llegó a meterse en problemas solo para tener algo de lo cual escribir luego. ¿Has hecho alguna vez algo comparable? ¿O es un límite que no hay que cruzar?

Justo hace poco estuve tocando con Javier Maldonado, un músico argentino. Su guitarrista me decía eso, que él hacía cosas para después poder contarlas. En mi caso, capaz que a partir de algo me imagino lo que podría haber pasado. No voy al hecho, no voy a la acción. Hay situaciones que pueden haber sido disparadores para escribir la historia, pero no siempre las viví, sino que a veces las imaginé.

Y en general, ¿qué tan válido es remitirse a la ficción para lidiar con la realidad?

Ah, ¡vale todo! [risas]

Y el hecho de que la gente cuando se apropie de tus canciones y les dé un valor determinado es algo que tenés asumido a priori, ¿no?

Sí, además hay una cosa que me parece graciosa… no estoy exagerando si digo que el 50% de las veces que alguien reproduce una frase de una canción mía en Facebook o en Twitter la reproduce casi bien. Pero siempre hay alguna palabra que cambia. Y ahí te das cuenta que –de última– cada uno escucha lo que quiere escuchar.

¿Qué temas son los más citados y parafraseados?

Sin dudas, hay uno llamado “Hoy No Quiero Verte Nunca Más” que las estadísticas de mi página además lo dan como el más escuchado. Y generalmente las del segundo disco, que es el que menos toco en vivo. Solo toco ese tema. Me gusta el disco, funciona como un todo. Pero las canciones sueltas no suelo incluirlas en el repertorio. Y a la vez es el disco que más personas han escuchado, y el más compartido.

Yo conocí tu música por ese disco, precisamente. Ese, y el primero. Muchas personas se aferran a ellos, o (al menos) les tienen una consideración especial.

Esos discos funcionan bien juntos. El primero es más descarnado y el segundo es más sofisticado, tiene más arreglos. Es como un intento de hacer que el primero sonara mejor. Y después pasa algo parecido con los dos que vinieron luego, pero ya son de otro estilo. La discografía podría separarse en dos partes, los dos primeros por un lado, y a partir del tercero hay como un quiebre. Y este cuarto (si bien es con formato banda) como que sigue con la idea que tenía del tercero.

Justamente, hablemos sobre “Planes”, tu disco nuevo.

El fin de semana salió el disco en formato digtal, la web, se anunció la gira por México, el sábado voy a festejar el lanzamiento del disco en Periscopio…

¿Has tocado ya ahí?

No, toqué en Perillán, arriba. La idea del sábado es que participen todos, pero no vamos a tocar en el formato banda que está grabado el disco. Va a ser en un formato más acústico, y la idea es que todos los que participaron en el disco (la banda, Florencia Núñez…) estén presentes, pero de manera simbólica. Como un festejo del disco. La presentación oficial va a ser el 5 de diciembre en La Trastienda. Ahí lo vamos a presentar tal cual está grabado.

¿Cómo fue el proceso de financiamiento colectivo del disco? Porque fue un proceso largo, cuando te conocí (diciembre de 2012) no era común hacerlo en nuestro país. ¿De dónde surgió esa idea? ¿Fue de alguna gira por el extranjero que hiciste, o…?

En realidad, fueron los mismo de Idea.me que me contactaron porque estaban teniendo proyectos en Argentina y en Chile, pero no habían empezado aún a trabajar con proyectos en Uruguay, salvo algún cortometraje. Y me contactaron y me dijeron si quería hacer algún tipo de proyecto por esa vía. Y yo tenía algunas canciones nuevas, y me arriesgue a hacer lo del disco. Me daba un poco de miedo que no funcionara, pero si llegaba a resultar estaba buenísimo porque se marcaba un precedente. Pero no tenía mucha fe de que fuera exitoso, porque además de que es una manera nueva, yo conozco gente que no tiene modo de comprar por Internet, ni la confianza de decir “voy a poner plata ahí”. Y la verdad que esto fue impresionante, porque empezó en 2012 y sale recién ahora, y hay un montón de gente que puso la plata hace tiempo.

Fue un disco con una gestación muy larga, pero que fue necesaria. Hay cosas que se definieron hace quince días, por ejemplo la tapa. No fue un disco que estaba pronto hace un año y había quedado congelado. El proceso siguió, algunas canciones maduraron, hubo arreglos que se definieron. En mi caso, creo que valió la pena la espera. Y ojalá que sea también así para los que lo escuchen.

¿Cuál era la meta?

Eran 5000 dólares.

¿Y llegaron al 100%?

Sí, llegamos justo. Estaba por terminarse el plazo, y coincidió con un concierto que hice en Espacio Guambia. Y ese mismo día me enteré que habíamos llegado al objetivo.

¿Ya determinaste los nuevos cortes de difusión del disco? ¿Van a filmar nuevos videos?

En realidad, como se había estirado mucho la espera en diciembre sacamos “Pasan Aviones”, (que es el tercer tema del disco) como adelanto. Y en marzo, “Las Princesas No Saben Nadar”. Ahora, estrenamos el video de la canción “El Amor Anda Suelto”.

Justo en setiembre…

Es verdad, ¡no lo había pensado eso! [risas]. Quizá filmemos algún nuevo videoclip, pero vamos a enfocarnos en tocar el disco, en presentarlo entero, como un todo. Porque fue pensado para que se escuche así. No es una colección de canciones que se puedan escuchar en otros lugares, sino que fue muy pensado como disco. No fue una cosa que saqué apurado. Y yo estoy completamente conforme.

Y ahora te vas de gira por México, y volvés en setiembre.

Si, y a la vuelta vamos a comenzar a trabajar en la presentación oficial en La Trastienda el 5 de diciembre. Queremos que sea lo más fiel al disco, vamos a ir preparando eso cuando vuelva del viaje. Y hay alguna otra presentación en Brasil, y Argentina. Por suerte salieron muchas presentaciones para los últimos meses. Y lo bueno es que me puedo presentar en muchos formatos. Solo, a dúo con Matías, en trío, banda…

Franny Glass se presenta mañana a las 22:00 en Periscopio (Jackson 1083, esq. Durazno). Pueden confirmar asistencia en la página del evento en Facebook.

 
 

   

 
 

(Visited 29 times, 8 visits today)



Emilio Pérez Miguel

Emilio Pérez Miguel

(Montevideo, 2 de diciembre de 1979) Traductor público de idioma inglés, periodista cultural y organizador de eventos a beneficio de hospitales pediátricos en Uruguay y Argentina. Su labor periodística comenzó en junio de 2009 con la fundación de MusicKO, un sitio dedicado a la reseña de artistas emergentes. En la actualidad colabora con diversos portales entre los que se incluye Cooltivarte, al cual se integró a inicios de 2011. Como escritor, publicó dos libros de poesía en 2009 y 2010 (“Once” y “Ten”) y uno en prosa que vio la luz en 2013 (“Ayer La Lluvia”). "Once" y "Ten" fueron libros híbridos, con una propuesta enraizada en igual parte en la música y la poesía. "Ayer La Lluvia" aunó esta pluralidad de formas, y se presentó con los artistas que lo inspiraron en un festival de música y literatura que se extendió durante dos años, al término del cual Pérez Miguel se retiró como escritor. Las experiencias vividas durante ese tiempo fueron entonces sintetizadas en la "Campaña Del Juguete", una gira de conciertos que beneficia al Hospital Pereira Rossell en Uruguay, y al Hospital Garrahan en Argentina. Pérez Miguel fue asimismo el primer escritor uruguayo en subir todos sus libros a Internet, amparándose en el sistema de derechos libres conocido como Creative Commons. Basándose en que "el arte es para compartir y no para competir" y buscando "una democratización real de los bienes culturales", el autor comparte su obra en su propio sitio y en diversas páginas que fomentan la literatura, de manera libre y gratuita.

<





Recomendaciones destacadas